Costo de Oportunidad

Por marzo 2, 2016Sin categoría

El costo de oportunidad, también conocido como el valor de la mejor opción no realizada, indica lo que una persona deja de ganar o de disfrutar cuando elije una alternativa entre varias disponibles. El costo de oportunidad (o costo económico), recoge tanto los costos explícitos en los que incurre un agente económico como los costos implícitos de sus decisiones.

Cuando los individuos son racionales, toman decisiones en las que intervienen los costos de oportunidad de forma más o menos consciente.  Por ejemplo, cuando un individuo decide realizar una actividad de ocio en su tiempo libre en vez de algún trabajo, el costo del ocio no es sólo el costo monetario, sino también el ingreso que dejó de percibir.

Diariamente las empresas tienen que tomar decisiones de inversión y financiamiento, con las que intentan optimizar los recursos disponibles con el objetivo de maximizar beneficios. Por lo tanto, tienen muy presente el concepto de costo de oportunidad a la hora de analizar las acciones a emprender. Por ejemplo: una empresa se plantea la compra de un terreno, ya sea con efectivo o a través de un préstamo. Normalmente, aun las empresas con un alto nivel de liquidez acuden al financiamiento con el objetivo de beneficiarse, entre otras cuestiones, de las reglas fiscales de los créditos. Para el caso de este ejemplo, aquella empresa que compra un terreno con capital propio, estaría incurriendo en un costo de oportunidad igual al valor actual de las desgravaciones fiscales que obtendría si recurre al financiamiento.

El costo de oportunidad en muchas ocasiones es algo objetivo, pero en otras ocasiones está matizado de subjetividad, por lo que depende de la persona que esté realizando el análisis, ya que se incurre en un juicio de valor. A la hora de valorar es de gran importancia tomar en consideración cuales son los objetivos que se quieren maximizar, y el valor que tiene para las personas aquello que se deja de ganar, es decir, los costos de oportunidad.