La carrera ante el cambio climático y la senda del desarrollo sostenible

Por Junio 1, 2017Sin categoría

Durante años, los científicos nos han advertido que los procesos productivos, el consumismo masivo y los desechos que estas dos actividades generan, están deteriorando cada vez a mayor ritmo, nuestro planeta Tierra. Además, consigo se ha traído una nueva ola de información para las personas a través de los medios de comunicación. Las diferentes tecnologías han ido sustituyéndose a sí mismas con el fin de poder mitigar los efectos secundarios negativos de sus antecesoras. Esto y más ha venido de la mano con el esquema de desarrollo económico que ha dominado a los países en los últimos 50 años.

La revolución industrial, junto con grandes avances tecnológicos que han permitido posicionar el nivel de bienestar de las personas del presente, trajo consigo un esquema de producción basado en la explotación de recursos. Numerosas empresas, sin conocer los efectos perpetuos que esto podía tener sobre el planeta Tierra y sobre la economía de los países, se ubicaron sobre esta senda direccional y motivaron así la explotación de recursos a nivel global. Científicos y economistas han argumentado que una de las principales causas del cambio climático ha sido dicha estructura de producción que, con la colaboración de todos los países del mundo, está dirigiéndose, cada vez más, por un camino más sostenible.

Es increíble ver que ese esquema de producción masiva desarrollado desde la perspectiva de los productores posee una conducta homóloga desde la parte de los demandantes. Esto es a lo que llamamos consumismo. El consumo masivo de bienes motiva a las empresas productoras, cada vez más, a producir bienes para el público. Así como se han tomado medidas para disminuir la huella ecológica de los medios de producción, se debe hacer todo lo posible por inculcar una nueva cultura de consumo sobre las personas, incentivando una mayor conciencia a nivel social y medioambiental. Indiscutiblemente, la concienciación social juega un papel fundamental sobre el desarrollo sostenible de los países, puesto a que crea un ambiente de cooperación más inclusivo.

En ocasiones, se pudiera argumentar que las labores de responsabilidad social que llevan a cabo las empresas poseen también un rol sumamente relevante en el desarrollo sostenible. En ocasiones, a pesar de no poder realizar mejoras en sus procesos productivos, ya sea por falta de capital o porque no se tienen acceso a dichos mejoramientos, las empresas acuden a efectuar labores que mejoran las condiciones del planeta de forma directa e indirecta.

El día de hoy nos encontramos en la era de la tecnología y la información. Poseemos los medios para conocer, día a día, lo que sucede alrededor de nosotros. De hecho, personas que vivieron en el pasado pudieran argumentar que la actualidad es “el paraíso de la información”. Lo que algunos no ven es que, a medida que recibimos más y más información, la atención que podemos prestar a ella es cada vez menor. Constantemente, las noticias nos permiten conocer cuáles son los problemas del mundo; y esto sucede con tanta frecuencia que nos adaptamos y acostumbramos. Esta sobrecarga de información no ofusca nuestra capacidad de discernir entre los problemas individuales y los problemas sociales y esto ya se ha concertado como un obstáculo ante la batalla sobre el cambio climático.

Se puede continuar concretando cómo esta serie de elementos han abierto paso al cambio climático, sin embargo, la idea ya ha sido expresada. Debemos reconocer que los avances alcanzados respecto al trato del medio ambiente son prometedores, y muchos ya forman parte de nuestro día a día, pero aún hay mucho por hacer. Estos elementos representan una amenaza para el desarrollo sostenible y las políticas que lo promueven. Debemos concertar maneras de reestructurar la producción y el consumo de bienes y servicios de manera que minimicemos la producción de desechos, y hacer todo lo posible por evitar que el efecto por exposición a los medios sobre la reacción de las personas ante el problema climático no disminuya con el tiempo. En este sentido, se debe responsabilizar más a las personas por decisiones individuales que dejen una huella ecológica. Es decir, así como existe la necesidad de poseer una Responsabilidad Social Corporativa (RSC) para el caso de las corporaciones, debe existir una Responsabilidad Social Individual (RSI) para el caso de las personas. De esta manera podremos acercar a los individuos al problema climático y disminuir con mayor rapidez el efecto negativo de las actividades del ser humano sobre el medio ambiente.