All Posts By

J. Ernesto González

Iniciarán negociaciones del TLCAN

Por | Sin categoría | No Comments

El próximo miércoles 16 de agosto iniciarán las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dónde Estados Unidos, Canadá y México estarán vinculados. Luego de numerosos meses de polémicas discusiones, se comenzará con las negociaciones que posiblemente llevarían a lograr crear un ambiente de comercio mejorado entre los países que se incluyen. De ser así la posición y la importancia que tienen estos países en sus respectivas estructuras de comercio internacional podría cambiar.

Se espera que el proceso de negociación se lleve a cabo por los representantes de los distintos países junto con expertos de la situación en materia de política comercial con tal de poder redactar el texto que constatará el documento final.

Fuente: Diario Libre

Duración de un bono

Por | Sin categoría | No Comments

En el análisis financiero del comportamiento de bonos y certificados de deuda, siempre es importante considerar una serie de factores que permitan evaluar el riesgo de un bono. En vista de que existe un sinnúmero de variables que afectan los precios de los bonos, es necesario buscar medidas alternativas que nos permitan comparar bonos entre sí. Uno de los conceptos que facilitan lo anterior es la duración de un bono.

Si bien la duración de un bono mide el promedio ponderado de lo que se espera que resta para culminar con la amortización del bono, también mide cuál es el efecto de un aumento de un punto porcentual en la tasa de interés sobre el precio de un bono. Entonces, la duración de un bono mide la sensibilidad de su precio a la tasa de interés, y depende de varios factores:

  • Los pagos que quedan por realizarse (↑)
  • La diferencia entre la fecha de vencimiento y hoy, conocida como madurez (↑)
  • La tasa cupón, que es la rentabilidad que paga el bono (↓)
  • El precio del bono (↑)

Por ejemplo, un bono con una duración de 5 años pierde 5% cuando las tasas de interés aumentan en 1%. Extendiendo el análisis, si las tasas de interés de mercado bajan en la misma magnitud, esperaríamos un aumento del precio en un valor similar. Este concepto entonces explica por qué en momentos en que la autoridad monetaria reduce la tasa de interés, se realizan importantes ganancias de capital en el sector financiero a través del aumento del precio de los bonos; los bonos de mayor duración aumentan de precio más que los de corta duración.

La duración tiene mucha incidencia en las decisiones de los agentes del mercado de valores, ya que un portafolio de inversiones con instrumentos de larga duración es más sensible a los movimientos de las tasas de interés. Conocer el concepto de la duración de un bono facilita determinar qué tan vulnerable es el precio del mismo a los cambios del mercado, así tomando mejores decisiones.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Duración de un bono

En el análisis financiero del comportamiento de bonos y certificados de deuda, siempre es importante considerar una serie de factores que permitan evaluar el riesgo de un bono. En vista…

¿Qué es el salario mínimo?

La discusión sobre el nivel del salario mínimo es un tema de larga historia en la República Dominicana y el mundo, y se debate con frecuencia entre los gremios empresariales…

Análisis marginal y la maximización de beneficios

En economía, uno de los supuestos primordiales para los análisis económicos es el de la racionalidad de los humanos. Este supuesto indica que, como el ser humano es racional, las…

Oportunidades de mejora en el sistema financiero

Por | Sin categoría | No Comments

Con la evolución de las entidades financieras, el mercado de valores y sus entidades reguladoras en la República Dominicana, se ha logrado identificar paulatinamente oportunidades de mejora. Actualmente, la regulación monetaria y financiera del país promete sufrir una serie de cambios que han sido abordados bajo diferentes puntos de vista. Al presente, se discuten un proyecto de ley del mercado de valores, el nuevo reglamento de conversión de la banca y la ley de recapitalización del Banco Central.

El presidente de la Liga Dominicana de Asociaciones de Ahorros y Préstamos (LIDAAPI), Francisco Melo, externó su preocupación al gobernador del Banco Central, sobre la disminución en la participación de mercado que han tenido las Asociaciones de Ahorros y Préstamos (AAyP) en los últimos meses, como resultado de las restricciones de funcionamiento de las AAyP. Como respuesta, el gobernador afirmó que se está trabajando en un reglamento de conversión para las entidades financieras que les permitiría pasar a ser entidades accionarias, tal y como lo estipula la Ley Monetaria y Financiera. Aun así, hay que definir la metodología de asignación del patrimonio de las AAyP, ya que los depositantes son a la vez accionistas por su naturaleza mutualista; esto representa un reto importante.

Por otra parte, con el reglamento de mercado de valores ─aún pendiente de aprobación─ cuyo objetivo sería dinamizar el mercado y aumentar la oferta de instrumentos y soluciones. Un factor relevante es el aumento del capital mínimo necesario para operar en el mercado, lo que limita la entrada de nuevos participantes. Más allá de esto, el nuevo reglamento facilita que las empresas privadas puedan convertirse en públicas a través de la emisión de acciones. Aún quedan oportunidades importantes en el mercado que no se han aprovechado tanto por posibles emisores como inversionistas, pero dependen de que el marco regulatorio cuente con la flexibilidad necesaria para ser potenciadas.

La recapitalización del Banco Central es un tema que queda pendiente en la larga lista de reformas en materia monetaria, financiera y fiscal. Sin embargo, abordar las transferencias desde el Gobierno Central al Banco Central no puede hacerse al margen de una discusión integral sobre la fiscalidad.

A pesar de que este artículo muestra una pincelada de lo que depara el futuro del mercado financiero y valores, esta descripción busca traer a la atención del público lo que podríamos estar esperando en los próximos meses. Se debe siempre comprender que los cambios a cualquier marco regulatorio requieren de un esfuerzo colectivo y la discusión abierta y contradictoria de ideas. Es la responsabilidad de tanto los ciudadanos como los hacedores de política trabajar para que el mercado financiero dominicano funcione correctamente.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

La estrategia en los vuelos comerciales: ¿abusiva o inminente?

Para nadie es un secreto que la experiencia de un pasajero en un vuelo comercial, nacional o internacional, ha cambiado. Desde el reglamento en cuanto al equipaje hasta la oferta…

Implicaciones de tener un vehículo

Los vehículos sirven para solucionar una necesidad básica de los seres humanos, el transporte; cada día el uso de vehículos adquiere más relevancia debido a la diversidad de beneficios que…

Oportunidades de mejora en el sistema financiero

Con la evolución de las entidades financieras, el mercado de valores y sus entidades reguladoras en la República Dominicana, se ha logrado identificar paulatinamente oportunidades de mejora. Actualmente, la regulación…

¿Debemos temerle a la depreciación?

Por | Sin categoría | No Comments

Después de la crisis bancaria y cambiaria del 2003, y recordando la liberalización comercial de los 90s, los dominicanos nos hemos visto inmersos en la idea que la depreciación del tipo de cambio representa una amenaza para nuestro bienestar. De hecho, existe una percepción generalizada de que una moneda más depreciada significa que “estamos mal”, inspirando así la pregunta ¿debemos temerle a la depreciación?

En esencia, postcrisis 2003-2004 el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) se ocupó de cubrir casi la totalidad de los depositantes que habrían perdido su capital, haciendo así una emisión monetaria extraordinaria. Esto produjo un fuerte aumento generalizado de precios, deteriorando el poder adquisitivo real de las personas y causando desconfianza en la moneda dominicana. Esto incentivó al publico a refugiarse en otras monedas, especialmente el dólar estadounidense. El tipo de cambio pasó de RD$18 por dólar a RD$54 por dólar en tan solo un año. Es válido entender entonces que los dominicanos asociemos una depreciación súbita del tipo de cambio a momentos de crisis y reducido bienestar.

Habiendo destacado los diferentes factores que abrieron paso a la crisis, podemos distinguir que la depreciación del peso, más que ser una causa, fue una consecuencia. En economías de régimen de tipo de cambio flexible como la nuestra, el tipo de cambio funciona como una variable de ajuste para mantener el equilibrio macroeconómico. Cuando la moneda se deprecia, especialmente en momentos de recesión, los precios nacionales se abaratan en términos relativos, permitiendo que los extranjeros compren nuestros bienes a precios menores y las exportaciones impulsen el crecimiento económico.

En otra vertiente, la deprecación como causa de inflación, y consecuentemente menor bienestar, depende de la incidencia de los insumos importados en la producción nacional. Para el 2012 (último dato disponible en los cuadros de estructura económica detallada del BCRD), alrededor de un 17% de la oferta total de bienes y servicios en la economía es importada, ascendiendo incluso a alrededor de 100% para bienes como el trigo y los combustibles. Este componente importado de la oferta es de tal magnitud que algunos estudios recientes indican que el traspaso completo del tipo de cambio a la inflación se ubica alrededor de 70%.

Hay que resaltar el rol del Banco Central, que ha realizado una labor de política cambiaria efectiva durante el pasado reciente. De hecho, la depreciación interanual promedio del peso frente al dólar estadounidense durante los últimos diez años se ubica en apenas 3.7%, con una desviación estándar de 1.5%. La pregunta sobre la razón del temor a la depreciación sigue siendo válida de todos modos, ya que aún somos un país predominantemente importador. En la medida que se impulsen políticas públicas e iniciativas privadas (con alianzas entre ambas idealmente) que eleven significativamente las exportaciones dominicanas, quizás en el futuro sea viable experimentar un mayor nivel de depreciación promedio.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Un vistazo a la natalidad dominicana en 2017

Algunos patrones de la natalidad dominicana son una problemática que continúa captando la atención de la sociedad y de los hacedores de políticas públicas. Asimismo, el tema del aborto continúa…

Tasa de Morosidad

Una gran parte de las entidades financieras funcionan en torno a un esquema de obtener recursos del público (depósitos) para luego prestarlos (créditos). Dado que existe el riesgo de que…

Analytica Espresso 15-Ago-2017

NACIONAL CEI-RD busca mejorar relación comercial con Taiwán De acuerdo con el Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CEI-RD), existen 24 empresas taiwanesas interesadas en invertir en…

Solvencia y Sostenibilidad Fiscal

Por | Sin categoría | No Comments

A la hora de evaluar el comportamiento del gasto del gobierno y el resultado financiero de sus operaciones, en ocasiones cometemos el error de afirmar que si el Estado mantiene un déficit constante estamos sufriendo de un problema de insostenibilidad fiscal. Para la sorpresa de muchos, cuando hacemos este tipo de aserción, nos estamos refiriendo particularmente a un problema de solvencia más que de sostenibilidad. Por esto, es necesario conocer cuál es la diferencia entre ambos conceptos.

Cuando se habla de sostenibilidad fiscal, nos referimos a la capacidad de un gobierno de mantener su conjunto de políticas – fiscal y monetaria – sin comprometer en el largo plazo la solvencia gubernamental. Algunos autores buscan definir la sostenibilidad fiscal como un esquema de políticas que permita que los impuestos dejen de aumentar en el largo plazo (Ghosh, KimMendoza). Otros indican que la sostenibilidad fiscal se refiere principalmente a que la política fiscal actual no deteriora la acumulación de deuda del Estado (Krejdl). A pesar de que no existe una definición completamente consensuada de a qué se le debería llamar sostenibilidad fiscal, todas se alejan del concepto de solvencia específicamente por un factor: políticas. Esencialmente, el estudio de la sostenibilidad fiscal se enfoca en la estructura de políticas que deparará el futuro en base a ellas.

Justo en el momento en el que mencionamos la palabra solvencia dentro del análisis fiscal, nos referimos a la posición financiera del Estado y a su capacidad de pagar su deuda. La aplicación de un análisis financiero de la deuda (descontando por tasa de interés para obtener el valor actual) es apropiado cuando buscamos distinguir si el Estado es solvente. Ahora, cuando evaluamos si la estructura actual del gasto gubernamental permite que se salde esta deuda, nos referimos a la sostenibilidad (Mendoza).

Bien es cierto que existe una relación estrecha entre la sostenibilidad y la solvencia fiscal de un Estado. Sin embargo, es de suma importancia conocer la diferencia entre conceptos que suelen utilizarse por el público en general de manera intercambiada. En el futuro, cuando veamos sostenibilidad sabremos que nos referimos a las políticas y cuando veamos solvencia sabremos que nos referimos a la deuda.


Referencias:

Ghosh, Atish, et al. “Fiscal Fatigue, Fiscal Space and Debt Sustainability in Advanced Economies.” 2011. <http://www.nber.org/papers/w16782.pdf>.

Krejdl, Aleš . “Fiscal Sustainability – Definition, Indicators and Assessment of Czech.” 2006. <https://www.cnb.cz/miranda2/export/sites/www.cnb.cz/en/research/research_publications/cnb_wp/download/cnbwp_2006_03.pdf>.

Mendoza, Enrique. “International Evidence on Fiscal Solvency: Is Fiscal Policy “Responsible”?” 2007. <https://www.imf.org/external/pubs/ft/wp/2007/wp0756.pdf>.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

MacroTendencias 15-Agosto-2017

Los principales cambios de tendencias en los indicadores de mercado durante los últimos días han sido la manifestación de una depreciación acumulada del tipo de cambio estable y continua, la…

Al son de las tasas de interés

Cuando en la economía está circulando mucho dinero, esta se dinamiza porque las personas tienen más para gastar y los productores buscan satisfacer estas nuevas necesidades. Hay una variable que…

Analytica Espresso 11-Ago-2017

NACIONAL Ministro de Economía apoya a ACIS para que se convoque pacto fiscal El 10 de agosto de 2017, el Ministro de Economía, Isidoro Santana, apoyó a la Asociación de…

La carrera ante el cambio climático y la senda del desarrollo sostenible

Por | Sin categoría | No Comments

Durante años, los científicos nos han advertido que los procesos productivos, el consumismo masivo y los desechos que estas dos actividades generan, están deteriorando cada vez a mayor ritmo, nuestro planeta Tierra. Además, consigo se ha traído una nueva ola de información para las personas a través de los medios de comunicación. Las diferentes tecnologías han ido sustituyéndose a sí mismas con el fin de poder mitigar los efectos secundarios negativos de sus antecesoras. Esto y más ha venido de la mano con el esquema de desarrollo económico que ha dominado a los países en los últimos 50 años.

La revolución industrial, junto con grandes avances tecnológicos que han permitido posicionar el nivel de bienestar de las personas del presente, trajo consigo un esquema de producción basado en la explotación de recursos. Numerosas empresas, sin conocer los efectos perpetuos que esto podía tener sobre el planeta Tierra y sobre la economía de los países, se ubicaron sobre esta senda direccional y motivaron así la explotación de recursos a nivel global. Científicos y economistas han argumentado que una de las principales causas del cambio climático ha sido dicha estructura de producción que, con la colaboración de todos los países del mundo, está dirigiéndose, cada vez más, por un camino más sostenible.

Es increíble ver que ese esquema de producción masiva desarrollado desde la perspectiva de los productores posee una conducta homóloga desde la parte de los demandantes. Esto es a lo que llamamos consumismo. El consumo masivo de bienes motiva a las empresas productoras, cada vez más, a producir bienes para el público. Así como se han tomado medidas para disminuir la huella ecológica de los medios de producción, se debe hacer todo lo posible por inculcar una nueva cultura de consumo sobre las personas, incentivando una mayor conciencia a nivel social y medioambiental. Indiscutiblemente, la concienciación social juega un papel fundamental sobre el desarrollo sostenible de los países, puesto a que crea un ambiente de cooperación más inclusivo.

En ocasiones, se pudiera argumentar que las labores de responsabilidad social que llevan a cabo las empresas poseen también un rol sumamente relevante en el desarrollo sostenible. En ocasiones, a pesar de no poder realizar mejoras en sus procesos productivos, ya sea por falta de capital o porque no se tienen acceso a dichos mejoramientos, las empresas acuden a efectuar labores que mejoran las condiciones del planeta de forma directa e indirecta.

El día de hoy nos encontramos en la era de la tecnología y la información. Poseemos los medios para conocer, día a día, lo que sucede alrededor de nosotros. De hecho, personas que vivieron en el pasado pudieran argumentar que la actualidad es “el paraíso de la información”. Lo que algunos no ven es que, a medida que recibimos más y más información, la atención que podemos prestar a ella es cada vez menor. Constantemente, las noticias nos permiten conocer cuáles son los problemas del mundo; y esto sucede con tanta frecuencia que nos adaptamos y acostumbramos. Esta sobrecarga de información no ofusca nuestra capacidad de discernir entre los problemas individuales y los problemas sociales y esto ya se ha concertado como un obstáculo ante la batalla sobre el cambio climático.

Se puede continuar concretando cómo esta serie de elementos han abierto paso al cambio climático, sin embargo, la idea ya ha sido expresada. Debemos reconocer que los avances alcanzados respecto al trato del medio ambiente son prometedores, y muchos ya forman parte de nuestro día a día, pero aún hay mucho por hacer. Estos elementos representan una amenaza para el desarrollo sostenible y las políticas que lo promueven. Debemos concertar maneras de reestructurar la producción y el consumo de bienes y servicios de manera que minimicemos la producción de desechos, y hacer todo lo posible por evitar que el efecto por exposición a los medios sobre la reacción de las personas ante el problema climático no disminuya con el tiempo. En este sentido, se debe responsabilizar más a las personas por decisiones individuales que dejen una huella ecológica. Es decir, así como existe la necesidad de poseer una Responsabilidad Social Corporativa (RSC) para el caso de las corporaciones, debe existir una Responsabilidad Social Individual (RSI) para el caso de las personas. De esta manera podremos acercar a los individuos al problema climático y disminuir con mayor rapidez el efecto negativo de las actividades del ser humano sobre el medio ambiente.

Indicadores Económicos

Por | Sin categoría | No Comments

En muchas ocasiones, las personas escuchan hablar que existen algunos indicadores que muestran si una economía está pasando por un proceso de auge o de recesión. No obstante, no nos detenemos a preguntar concretamente ¿qué es un indicador económico? A groso modo, un indicador económico es sencillamente una medida (usualmente un valor numérico) el cual permite observar cuál es la condición de algunos de los aspectos de la economía. Algunos ejemplos de indicadores de económicos pudieran incluir el siguiente listado:

  • Inflación
  • Desempleo
  • Crecimiento económico real
  • Presión tributaria
  • Depreciación cambiaria

Tal y como fue mencionado anteriormente, los indicadores económicos son usualmente valores numéricos; sin embargo, esto no siempre es la regla. Por ejemplo, un indicador económico no numérico pudiera ser la calificación de riesgo de un país. Es decir, la evaluación que otorgan las calificadoras de riesgo con tal de proveer una perspectiva sobre si es viable invertir o no en un país o región.

Es importante mencionar que existen indicadores económicos que son observados para poder establecer o analizar otros indicadores. Esto así, porque existen muchos indicadores que definen el comportamiento de otros, tal y como se pensaría que la depreciación cambiaria afecta la inflación y cómo el desempleo posee un efecto sobre el crecimiento económico. Como estas relaciones existen múltiples, entender si una economía está en óptimas condiciones implica estudiar la mayor cantidad de indicadores posibles.

Es interesante ver cómo la relación entre los indicadores económicos es la que utilizan los hacedores de políticas para la toma de decisiones. Incluso, es posible que la falta de presencia de indicadores económicos frustre el proceso de administración efectiva de una economía o nación.

La economía que corre por las venas

Por | Sin categoría | No Comments

La salud no lo es todo, pero sin ella todo lo demás no es nada. Esto mencionado en una ocasión por el filósofo alemán Arthur Schopenhauer abre espacio para una plétora de incógnitas que nos hacen cuestionar cómo todo está relacionado con la salud. La economía como concepto y disciplina no es la excepción.

En muchas ocasiones el ciudadano común puede poseer un concepto erróneo de lo que es la economía y asociarla solamente al dinero y a algunas informaciones que escuchan en las noticias como los son las cifras de inflación y desempleo. Sin embargo, economía es mucho más que eso, y es posible hacer una analogía entre economía y salud para demostrarlo.

Podemos identificar a un economista y sugerir que, dentro de su área de trabajo, este puede ser considerado como un médico. Al igual que no todas las personas son iguales, no todas las economías lo son (ver sistemas económicos), y por ende no reaccionarán de igual manera a las medidas de solución que existen. Cuando lo vemos detenidamente, nos percatamos de que el economista observa síntomas (indicadores económicos) y receta distintos medicamentos (políticas) para poder curar la enfermedad (fenómeno económico). Así como muchos de estos malestares aún no son curables por la medicina moderna, aún no conocemos todas las políticas necesarias para curar todos los fenómenos económicos.

La relación realmente interesante se da al momento de entender el efecto que tiene la opinión y experiencia de un economista sobre la salud (el bienestar) de su paciente (economía). Si imaginamos un país cuya economía está sufriendo de altos niveles de desempleo, bajos niveles de crecimiento y además de eso posee elevada inflación, a este fenómeno se le llama estanflación y puede ser catastrófico para una economía. Lamentablemente, no se conoce la causa exacta que produce una estanflación por lo que esta no puede ser atacada. No obstante, sí se conocen los síntomas que está presentando, por lo que se decide tratar de controlar estos.

El verdadero desafío del economista hacedor de política está en detectar cuál es la mejor medida para solventar los problemas de una economía. Sin embargo, siempre debe tomar en cuenta que dicha decisión afectará la vida de miles o millones de personas y que esto no debe ser tomado a la ligera. Una situación similar se le presenta al médico cuando este debe tomar una decisión respecto a la salud de su paciente.

Además, es necesario mencionar que las decisiones de los hacedores de política poseen un fuerte efecto sobre todos los sectores de la economía, entre esos el sector salud. Por ejemplo, un simple aumento de los precios de petróleo lleva a un aumento en los costos de transporte de los suministros de salud; por lo que se encarece el costo de poder obtener una buena atención médica y consecuentemente puede significar algo desastroso para muchas personas que necesiten dicha atención. Es por esto y más que el economista debe considerar una amplia gama de factores a la hora de tomar una decisión.

Este análisis es tan solo una pincelada de toda la relación que posee la economía con la salud, pero es un primer acercamiento para permitir la compresión de nuestro trabajo como economistas. No hace falta nada más que hacer un llamado a la población a entender que la economía y las medidas que se toman para estabilizarla son objeto de mucho análisis y a pesar de ser virtualmente imposible, se intenta controlar mediante todos los factores posibles. Al igual que los pacientes, un país no reacciona de la misma manera a un conjunto de políticas (recetas); aunque siempre se esperarán los mejores resultados.

El ciclo de vida como causa natural del desempleo

Por | Sin categoría | No Comments

Consideraciones sobre los sistemas de pensiones

Hubo una vez un economista italiano refugiado en los Estados Unidos durante la Posguerra que estaba interesado en la macroeconomía y el funcionamiento de la economía financiera. Franco Modigliani fue quien planteó la Teoría del Ciclo Vital como una idea vinculada al consumo y el desarrollo. En síntesis, su tesis es sumamente intuitiva, pues argumenta que las personas cuando somos jóvenes no generamos ingresos porque no formamos parte de la fuerza laboral, luego nos incorporamos al mercado de trabajo y acumulamos algún nivel de ahorro el cual es utilizado en el futuro para el momento en el que nos retiremos.

El desempleo es una de las variables macroeconómicas más observadas para medir el comportamiento y estatus de una economía, por lo que se ha vuelto objeto de mucho estudio con tal de tomar decisiones sobre políticas públicas. Dentro de las políticas públicas que influyen en el desempleo, existe una particular que posee un fuerte vínculo con el ciclo de vida. Esta es, nada más y nada menos que, el sistema de pensiones.

Luego de entender la teoría del ciclo de vida planteada por Modigliani, se hace evidente comprender cómo esta describe al pie de la letra el razonamiento bajo el cual funciona el sistema de pensiones de Pay-as-you-go, que traducido al español es “capitalización individual”. La idea principal de este esquema es básicamente crear una cuenta de ahorro, en la que se deposita una parte del ingreso de manera obligatoria desde el momento de la inserción en el sistema de pensiones, para así poder tener ingresos disponibles al momento de un retiro laboral.

La idea de esto es presentarlo como una alternativa al Sistema de Reparto, el cual esencialmente se refiere a la contribución del fondo de pensiones por los integrantes del mercado de laboral para los beneficiarios del momento. En el futuro, los nuevos trabajadores aportarían al fondo de pensiones de los trabajadores del pasado.

Existen argumentos para indicar por qué uno de estos sistemas presenta más beneficios que el otro, o por qué puede ser considerado más justo que su contraparte. No obstante, lo importante en este momento es establecer el vínculo entre el desempleo y el sistema de pensiones en general. Generalmente, en el esquema de capitalización individual, se incentiva a los contribuyentes a continuar trabajando, aun cuando están en edad de retiro laboral. Esto produce que la rotación de trabajo y de puestos de empleo disminuya, por lo que las oportunidades de empleo para los que aún no forman parte del mercado laboral son menores, consecuentemente produciendo un desempleo latente.

Por el otro lado, la debilidad del Sistema de Reparto yace en el mismo lugar en el que está su fortaleza: la pirámide poblacional. Esta pirámide es sencillamente la representación gráfica de la población de un país por edad y género. Intuitivamente, se podría pensar que se le llama pirámide porque la cantidad de jóvenes en una población es mayor a la cantidad de envejecientes. No obstante, esta situación ha empezado a revertirse, especialmente en países de Europa. El Sistema de Reparto es bastante funcional a medida que la cantidad de contribuyentes y el monto con el que estos contribuyen es superior al procurado por los beneficiarios; pero al momento en el que la pirámide se invierte esta situación no puede darse. Más tarde, el sistema de pensiones deficitario viene sucedido de una crisis de financiamiento público y la nación debe endeudarse. De esta manera la condición económica del país empeora y antes de percatarnos nos encontramos con altos niveles de desempleo.

Claramente, entendemos que esta línea de razonamiento sigue una serie de supuestos que son necesarios para que la relación entre el desempleo y el ciclo de vida exista. Empero, también cabe resaltar que, si dichos supuestos no representan la generalidad, están en proceso de hacerlo. Teniendo todo esto en mente no hace falta más nada que decir que los gobiernos deben percatarse de la situación y comprender que es posible que en el futuro necesitemos una alternativa al esquema de pensiones que utilizamos en el presente.

El costo oculto de la apertura comercial

Por | Sin categoría | No Comments

Imagina que formas parte de una sociedad que, desde sus inicios, se ha desarrollado en un lugar alejado de los demás asentamientos. En este lugar todas las personas han aprendido a hacer las cosas por sí mismas; esto incluye cazar, cocinar, construir, lavar la ropa, entre otras actividades. No obstante, luego de algunos años, Alejandra – la líder del asentamiento – se ha percatado de que María es muy buena en la pesca y Manuel muy hábil para la elaboración de herramientas, por lo que les sugiere enfocar sus esfuerzos en estas actividades y brindar de sus servicios a Juan y a Daniela, a cambio de ropa y alimentos.

Todos los miembros, aunque dudando del nuevo sistema de trabajo, deciden aceptarlo y trabajar en colaboración. Así, dependiendo de las condiciones y la evolución de las necesidades y curiosidades de los miembros de la sociedad, súbitamente alcanzaron desarrollar un sistema monetario donde se empezaban a ver instituciones como los bancos, que todos conocemos, e instituciones reguladoras del intercambio y las ventas. Con el tiempo aparecieron industrias, las cuales se desarrollaron de tal manera que finalmente lograron establecer un contacto con los demás asentamientos, lo que abrió espacio para el comercio. Alejandra, aún líder de la sociedad, se ve con la disyuntiva de comercializar o no, pues los pobladores están gozando de una calidad de vida ejemplar.

Las personas comúnmente dirían que comercializar es la mejor opción, pues argumentarían que actualmente ninguna sociedad es autosuficiente y necesita de la cooperación interdependiente con el objetivo de garantizar un desarrollo integral. Además, tú también sabes que el comercio puede traer una gran variedad de productos del extranjero, los cuales no contemplabas anteriormente; y, adicionalmente, lo mejor de esto es que ahora los pobladores de tu sociedad podrían expandir sus ventas hacia otros países. Puede parecer muy bueno, ¿no? Sin embargo, esta situación no puede ser tomada a la ligera, puesto que es un poco más complicada que lo que comúnmente se cree.

Por ejemplo, imaginemos que Alejandra decide comercializar y todos esos beneficios que mencionamos anteriormente vienen con el proceso; pero empiezas a observar que algunas cosas no son tan perfectas como lo esperabas. Podemos percatarnos de que este proceso de comercialización está permitiendo que todos los productos extranjeros compitan con los suyos. Ahora se necesita establecer un nuevo sistema de relación cambiaria, el cual compara su moneda con la extranjera, y, asimismo, si aún no ha sucedido, la sociedad podría perder dinero si los pobladores deciden enviarlo hacia el extranjero.

En este momento, podemos entender por qué Alejandra no ha podido decidirse entre aceptar o no este nuevo esquema de comercio. Alejandra comienza a pensar que, al igual que muchos sistemas económicos de hoy en día, preferiría lanzarse a la incertidumbre, sabiendo que la sociedad obtendría los beneficios del comercio, pero sin saber si vendrá con las desventajas.

Debemos tomar en cuenta que esta sociedad es pequeña y estaría lanzándose a un mundo completamente desarrollado, el cual, si se aprovecha y regula de la manera correcta, podría traer un sinnúmero de beneficios tecnológicos y comerciales que nunca antes se habían visto.

Teniendo ahora en mente todo lo que podría suceder, ¿qué esperaríamos que haga Alejandra?