El Presupuesto 2014 – Primera Parte

Por septiembre 27, 2013Sin categoría

En días recientes el Consejo de Gobierno aprobó el Proyecto de Presupuesto del año 2014 que será sometido al congreso. En el mismo se proyectan ingresos por 423.275 millones de pesos (15.3% PIB), incluyendo las donaciones, y gastos por 500.984 millones de pesos (18.2%PIB). Es decir, que el déficit estimado es de 2.8% del PIB, similar al de 2013. El Presupuesto prevé para el año próximo que la economía y la inflación alcanzarán un 4,5 % y que la tasa de cambio promediará 44,4 pesos por dólar americano.

Un factor que de inicio llama la atención es el déficit. Claramente el mismo implica un incremento de la deuda pública. Desde la firma del Acuerdo con el FMI, existe cierto consenso en la necesidad de ir reduciendo el déficit del Gobierno, para no provocar un incremento insostenible de la deuda. De hecho, mientras más déficit tenemos mayor será nuestros pagos futuros de intereses, y por ende menor nuestra capacidad de gasto en otros rubros. Este sigue siendo uno de los puntos de alerta que los analistas internacionales tienen sobre RD.

A pesar de no contar todavía con detalles del documento, las informaciones ofrecidas permiten realizar un análisis preliminar. El incremento de los ingresos parece ser consistente con una recuperación del crecimiento de 4.5%, la inflación, los ingresos de Barrick y la implementación de las medidas impositivas contempladas en la reforma fiscal del 2012 y no ejecutadas en 2013. Con todo y esto la presión tributaria es menor al 16%, una de nuestras grandes debilidades. La alta informalidad de la economía no ha permitido alcanzar niveles de recaudaciones consistente con una estrategia de desarrollo sostenible.

Por otro lado, las partidas de mayor incremento están asociadas a elementos políticos y regulatorios. Estas partidas son el gasto en Educación, pagos de intereses de deuda y el subsidio eléctrico.

En el caso del gasto en educación, su incremento se asocia al cumplimiento con la Ley del 4% del PIB. Durante el 2013 observamos brechas en la capacidad de ejecución se este gasto. Esperemos que para 2014 exista un plan integral para el uso eficiente de estos recursos. Sin embargo, todavía no contamos con un plan integral que apunté mejoras de la calidad y la educación técnico profesional. Una buena noticia es que ya se dio inicio al pacto por la educación.

En cuanto al pago de deuda, el mismo es un reflejo de la acumulación de déficits en el pasado. Aquí radica la importancia de la calidad y eficiencia del gasto. En la medida que el gasto del gobierno incremente la capacidad de crecimiento de la economía, el incremento futuro de impuestos pagará la deuda asociada, mejorando nuestra capacidad de gastar en sectores sociales.

Finalmente y no menos importante es el tema del sector eléctrico. El subsidio eléctrico sigue siendo una fuerte retranca fiscal. El incremento del subsidio refleja que para 2014 tampoco se estarán abordando de manera intensa los temas que pueden aliviar a corto plazo esta carga (tarifa y pérdidas no técnicas).

En resumen el presupuesto del 2014 no refleja reformas ni cambios fuera de lo común. Es un reflejo de la urgencia de ejecutar las reformas que hagan posible estructurar un Pacto Fiscal sostenible.