Los cambios fundamentales al CEAM con la Barrick

Por septiembre 19, 2013Sin categoría

Los resultados de la renegociación del CEAM con la Barrick fue un aumento significativo en los montos a recibir como  impuestos durante la vida del proyecto por parte del Gobierno.  El Estado dominicano terminará recibiendo ingresos estimados  durante la vida del proyecto por unos US$11,615 millones, a un precio de US$1,600/oz. Este monto equivale al 51.3% del total de los beneficios disponibles durante la vida del proyecto para distribuir entre Accionistas y Prestamistas, es decir las utilidades antes del pago de intereses, impuestos, depreciación y amortizaciones  (EBITDA por su siglas en inglés).  Bajo el contrato anterior esta participación se estimaba en un 37.1%.  De estos US$11,615 el Gobierno recibirá US$2,200 en el período 2013 – 2016 por concepto de los ajustes y pagos retroactivos.

En el artículo anterior resumimos en 3 los aspectos fundamentales deE la renegociación del Acuerdo con PDVC.  Debajo encontrarán un resumen más detallado de los puntos afectados, y su impacto para el Gobierno y la República Dominicana.

Aspecto 1 – Mecanismo de Amortización de la inversión de PVDC: Cambios en el mecanismo de recuperación de la inversión permiten que el Gobierno pueda comenzar a recibir antes su participación en las ganancias netas, y hace más equitativa la distribución.

En el acuerdo anterior, el Gobierno Dominicano no recibiría los ingresos por Participación en Utilidades Netas (PUN) hasta que PVDC hubiese recuperado toda la inversión realizada más una tasa interna de retorno del 10%.  Bajo esa condición se estimó que el Gobierno comenzaría a recibir el PUN a partir del año 2019.  Esto fue eliminado y ahora el Gobierno Dominicano recibiría desde el año 2013 su participación en las utilidades, estimada en unos US$300 millones anuales.

Adicionalmente se realizó un ajuste en la forma en que el PVDC recuperaría su inversión.  Se estableció un esquema de amortización del capital invertido:  las inversiones  realizada por PVDC y acordada por las partes  se amortizarán durante un período de 10 años, comenzando en el 2017.  El PUN que recibiría el Gobierno se calcula luego de realizada esta amortización.  Adicionalmente el proceso de negociación conllevó una revisión de las inversiones amortizables, es decir, aquellas inversiones que serían tomadas en cuenta para ser amortizadas.  Las inversiones amortizables serán RD$3,789.3 millones, versus US$4,126.4 de inversiones presentadas por PVDC.  La diferencia corresponde a inversiones realizadas pero no reconocidas por el Gobierno Dominicano (incluyen intereses, pérdidas por retrasos incluidas como inversión, entre otros).

Aspecto 2 – Mecanismos para proteger al Estados Dominicano de una gestión poco eficiente de los Costos y Gastos:  Reglas y acuerdo en torno al ingreso mínimo del Gobierno y en acciones tendentes a reducir los costos y gastos de la institución.

Las partes acordaron que se aplicará una tasa uniforme de Impuesto Mínimo Anual (IMA) sobre los ingresos brutos derivados de las exportaciones de metales realizadas por PVDC.  A esta tasa se agrega el 3.20% de la Regalía,  obteniendo el Estado una tasa de impuesto mínimo de 26.25%,  tomando en cuenta un IMA de 23.05% para un precio de referencia del oro de US$1,600/oz para todos los años del período 2012-2016.  Este porcentaje varía con el precio del oro, ya que siendo el Estado Dominicano el dueño de la Reserva Minera, es esperable que para precios mayores mayor sea su beneficio.  Siendo el combustible un insumo importante en los costos de producción, se establecieron condiciones de fuerza mayor para el no pago del impuesto mínimo.

Siendo el combustible un elemento crítico en el costo de producción, era importante garantizar una gestión eficiente del uso de combustible.  La Empresa PVDC adquirió la planta de producción de energía Quisqueya I, la cual proveerá electricidad a la mina de Pueblo Viejo.  Esta planta opera con Fuel Oil #6, y fue acordado por las partes que este combustible seria sustituido gas natural  licuado (GNL), siempre y cuando el país tenga acceso a GNL a un precio que garantice una generación a menor costo y resulte por tanto factible comercialmente la sustitución del Fuel Oil No. 6 por GNL, siempre y cuando los  proveedores de GLN, públicos o privados, construyan la infraestructura física necesaria para el abastecimiento  a dicha planta.  Adicionalmente Las partes acordaron también que PVDC podrá vender  el excedente de energía     generada por Quisqueya I no consumido por PVDC al Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI).  Dichas ventas de energía de Quisqueya I al SENI se considerarán como ingresos dentro del proyecto y  por tanto, estarán sujetas al pago del impuesto sobre la renta del 25% y el PUN del 28.75%.  Lo anterior unido al uso por parte de Quisqueya II de la línea de transmisión de PVDC incrementaría la oferta de energía y podría tener un impacto positivo sobre el sector eléctrico.

Aspecto 3 – Corrección de algunos parámetros de imputación de gastos que tenía el modelo financiero inicial: Cambio en supuestos para la imputación de gastos y ajustes por cambios de mercado.

La depreciación constituye el desgaste de un activo, y como tal debe considerarse para como un gasto, ya que en algún momento debemos reemplazarlo.  Al ser un gasto, la depreciación debe quitarse de las ganancias, y con ello reduce las ganancias para fines impositivos.  Existen diversos métodos de depreciación. En el acuerdo inicial se utilizó el método de depreciación acelerada a ser aplicado al proyecto. Bajo este método se asumen que el desgaste de  los activos productivos es muy alto en los primeros años.  Por ejemplo, para el primer año bajo el acuerdo anterior los equipos y maquinarias se depreciaban en un 40% el primer año, lo cual hacía más largo el periodo de recuperación.  En esta nueva negociación la tasa de depreciación disminuyó al 15% anual, lo que  permite elevar los ingresos por concepto de impuesto sobre la renta durante los primeros 10 años del proyecto.

Durante el proceso de construcción de la mina, la empresa PVDC accedió a financiamiento internacional.  Los intereses generados por dicho financiamiento son parte de la partida de gastos de sus estados financieros. La empresa accedió a financiamientos de sus filiales Barrick/Gold Corp a tasas variables alrededor de 10.29% y 5.60%.  Durante la negociación se acordó que las tasas aplicables para fines impositivos estarían alrededor del equivalente hoy en día de 4%.  Esto implica una reducción de los gastos por intereses de unos US$907 millones durante la vida del proyecto, equivalente a un incremento en las ganancias.   Este incremento en las ganancias se reflejaría en mayores ingresos por ISR y en el monto del PUN.

A todo lo anterior se suman otras partidas puntuales de ingresos para el gobierno y pagos retroactivos, ya que la mina inició exportación desde noviembre 2012.  Ciertamente los beneficios mejorarán la situación fiscal de la República Dominicana y la posibilidad del Gobierno destinar más recursos en área críticas sin necesidad de endeudamiento.