Análisis: Puntos tocados y sin tocar en el discurso de Danilo Medina

Por febrero 29, 2016Sin categoría

Análisis: Puntos tocados y sin tocar en el discurso de Danilo Medina

El presidente Danilo Medina, como cada año, puntualmente, dio su discurso de rendición de cuentas, detallado en cada aspecto tocado… como siempre. Un discurso emotivo, extenso y lleno de energía.

El evento inició con las palabras de la presidenta del Senado, Cristina Lizardo. Una introducción un poco larga y quizás tocando puntos que no corresponden a su rol. Siendo la Sra. Lizardo una representante del Pueblo dominicano, su discurso debió tener quizás un menor sesgo “presidencialista”.

Los puntos bien tocados

El discurso de Danilo Medina fue lo que podemos llamar una rendición extendida, una rendición no del año sino de la administración, quizás porque sería el último de este período.

El Presidente inició hablando del éxito económico de la República Dominicana, sobre todo en comparación con América Latina, y la mejora en algunos índices internacionales. Ciertamente en los últimos años el país ha mostrado un desempeño económico bueno sobre todo de cara a las situaciones de países importantes de la región y el impacto positivo de la reducción de los precios del petróleo.

El Presidente habló de los resultados de las visitas sorpresa y el impacto en términos de inversión, empleo y compromisos. El tema de la educación claramente siempre estará presente en sus discursos, dado que fue sin lugar a dudas la gran conquista de este gobierno. El 4% en educación ha permitido incrementar la inversión en infraestructura escolar, implementar tanda extendida, mejorar el desayuno escolar y mejorar la capacitación de profesores. Destacó las becas internacionales para formar docentes.

En su alocución destacó el rol de 3 sectores: Agropecuario, Turismo y Zonas Francas. Estos tres sectores son fundamentales en la generación de divisas y empleo, y claramente claves en el crecimiento futuro del país. Las inversiones en Zonas Francas y Turismo ciertamente se notan, y son importantes sobre todo en este momento, cuando la apertura de Cuba y la reducción de los costos de transporte y tratados de libre comercio, imponen riesgos importantes a estos sectores. La llegada de este tipo de inversión es una indicación de la visión de los inversionistas extranjeros sobre el país, además de los beneficios que reciben estos sectores en particular.

Un punto interesante es la cifra de RD$ 16,000 mensuales como ingreso adicional o ahorro para los hogares beneficiarios de la educación y solidaridad, un monto suficiente para sacar un hogar de 4 personas de la pobreza (padre, madre y 2 hijos). Se podría decir que la política social ha impactado a un gran número de hogares pobres y quizás ha logrado redistribuir mejor el crecimiento. Sin embargo, esto es un tema de largo plazo, 4 años no serán suficientes para analizar esta estrategia.

La mejora de la infraestructura de salud es también uno de los logros importantes de esta administración, así como la expansión de las estancias infantiles. Este tipo de inversión mejora la dignidad humana e impacta la capacidad de las madres solteras de mejorar sus condiciones de vida.
Un aspecto destacado fueron los esfuerzos en alianzas público – privada para abordar temas importantes como vivienda e inversión sectorial. Ciertamente este ha sido un sello distintivo de este Gobierno.

El Presidente culmina con un tema emotivo, Bahía de las Águilas, una gran conquista que culmina en esta administración.

Los puntos menos tocados

El Presidente habló de los avances en el tema eléctrico. Aseguró que para el mes de abril el Pacto Eléctrico estará firmado y que en agosto el problema eléctrico estaría casi solucionado. Sin embargo, es difícil que los temas cruciales de pérdidas, respeto a la Ley y el Rol de Estado sean resueltos en los próximos meses. Recientemente un empresario eléctrico, el Sr. González Bunster, expresó su disposición a sumarse al esfuerzo de reducción de pérdidas de las distribuidoras e inversiones en mejoras de eficiente del sector, mediante una alianza público-privada. Sería una excelente oportunidad del Gobierno para comenzar con una real estrategia eléctrica. Este punto estuvo ausente en el discurso.

El tema del sector industrial estuvo ausente. Siendo este sector crítico para lograr un crecimiento integral debido a sus cadenas productivas y su capacidad de generar divisas, las iniciativas en torno a dicho sector son siempre bienvenidas.

El tema de la seguridad fue abordado de manera muy sutil, y no se habló sobre los avances en torno a la estrategia para reducirla. El tema de la seguridad se enfocó en la situación de policía y sus miembros. Ciertamente policías bien remunerados y con buena calidad de vida son cruciales para abordar la seguridad, sin embargo, la estrategia va mucho más allá de eso. Combatir la inseguridad debe hacerse de manera integral, lo que abarca los temas de depuración de la policía, capacitación, los sistemas de consecuencia, el combate de las drogas, entre otros. Con la fuerte disminución de la pobreza vs el avance lento en temas de seguridad, se podría inferir que la estrategia a corto plaza debe ir más allá de mejorar calidad de vida, está vinculada también a la situación de la juventud, un tema también tímidamente tocado.

Los puntos no tocados

El Presidente dejó de lado dos temas importantes: Transporte y Finanzas Públicas. La baja calidad del sistema de transporte impacta negativamente la calidad de vida del dominicano y la competitividad del país. Son temas cruciales y con grandes avances en países de la región.

Quizás el gran ausente en este discurso fue el tema de las Finanzas Públicas. Siendo una rendición de cuentas es esperable que el tema de la ejecución presupuestaria y su impacto a mediano plazo se abordado. La Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo (END), establecía como un objetivo claro una presión tributaria de 16% para este período, algo que claramente no se cumplió. Más aún, temas como la deuda y el cumplimiento de compromisos con el Banco Central tampoco fueron tocados. En el año 2015 el Gobierno debió pasar el Banco Central un 0.7% del PIB, sin embargo, el traspaso real fue más o menos la mitad, de lo cual la mayor parte correspondía a un atraso del 2014.

Y para concluir

Es importante reconocer que esta administración, como todas, recibe la herencia que acumula muchos años de gestión, con aciertos y desaciertos. Esperar que en 4 años va a resolver todos los temas críticos sería ingenuo. Desde el inicio de su administración y durante el discurso el Presidente dejó claro su enfoque de Gobierno: Una administración con un fuerte enfoque interno y social, siendo las alianzas con el sector privado el medio mediante el cual integra a dicho sector en sus iniciativas.

El tema fiscal sigue siendo un punto de quiebre, y quizás es el reflejo de una política con un fuerte componente social, pero con una ausencia de una estrategia fiscal que haga coherente el todo. Si no se mejoran las finanzas públicas, todas las iniciativas mencionadas por el Presidente Medina tienen el riesgo de ser descontinuadas. Quizás los próximos años deberían enfocarse en lograr hacer sostenibles estos avances.

Para finalizar, debemos recordar que el rol fundamental del quehacer político es generar un proceso de diálogo y negociación que dé como resultado acuerdos en torno a temas críticos para el bienestar de la sociedad. Se fundamenta en la diversidad de criterios y en la necesidad de llegar a acuerdos que de alguna forma representen un equilibrio entre las demandas e intereses de los diferentes jugadores. Así, para evaluar tanto el discurso como la administración del Presidente Medina, debemos tomar en cuenta que es el resultado del quehacer político, inherente a los procesos democráticos: siempre habrá ganadores, perdedores y ausentes.

La autora es directora ejecutiva de la firma Analytica.

Este artículo es un contenido original del Periódico elDinero