La realidad detrás de la percepción de los precios

Por abril 25, 2016Sin categoría

En ocasiones, cuando un individuo busca la razón de sus problemas, el mismo puede equivocarse simplemente por el hecho de no indagar lo suficiente. Esto mismo puede estar ocurriendo actualmente en la República Dominicana, precisamente al momento de preguntarse qué sucede con los precios a nivel internacional. Muchos argumentaran que el simple hecho de que hayamos crecido un 7% a lo largo del 2015 y que la inflación general mensual se encuentra a niveles casi nulos debería asegurar cierto nivel de bienestar sobre los dominicanos. No obstante, a la hora de pensar en esto, nos preguntamos: ¿en qué habremos crecido?, realmente ¿qué tiene más peso sobre nuestra economía? y ¿nos afectará la situación por la que atraviesan los demás países?

De acuerdo a los datos publicados por el Banco Central de la República Dominicana (BCRD), el sector de construcción equivale aproximadamente a un 10% del Producto Interno Bruto (PIB), al igual que el sector de comercio y transporte. Asimilando esto, y observando el comportamiento de los precios del petróleo desde el 2014, se podría pensar que la relación que existe entre el crudo y estos sectores de la economía podría ser la razón de este crecimiento. En caso de que esto sea cierto, ahora podríamos preguntarnos: al igual que el petróleo, ¿existen más bienes cuyos precios a nivel internacional afectan nuestra economía?

Luego de haber realizado un análisis exhaustivo en una entrada anterior sobre la composición de las exportaciones y conociendo de antemano que la República Dominicana es un país importador neto, se hace pertinente proceder a realizar también un análisis sobre la composición de sus importaciones. De acuerdo a los datos publicados por la Dirección General de Aduanas (DGA), nuestras importaciones registraron un total de US$1,284 millones para febrero de 2016 y crecieron un 2.7% en febrero de este año, al dividirse por régimen arancelario, las mismas se dividen entre bienes de capital, bienes de consumo y materias primas. Dichos componentes registraron un 20%, un 41% y un 35% del total de las importaciones del mes de febrero, respectivamente.

La mayoría de las importaciones de República Dominicana, componente que afecta negativamente los indicadores de la actividad económica, están compuestas principalmente por cinco tipos de productos: maquinaria (21%), minería (9%), productos químicos (9%), alimentos (9%) y metales (8%). Estos cinco productos totalizan alrededor del 56% de las importaciones.

Al observar la distribución de dicha matriz, no se hace difícil determinar de cuáles recursos o bienes dependen principalmente tales componentes, pues todo dominicano sabría que gran parte de la maquinaria utilizada en el país es importada, el principal mineral importado es el petróleo y gran parte de los alimentos procesados y enlatados en los supermercados son provenientes del exterior. Todos estos poseen una ponderación prominente sobre la canasta de consumo de todos los individuos en el país.

En efecto, los datos presentados por el BCRD indican que dentro de la canasta de consumo por bien se tiene que los automóviles poseen un 4.61%, los servicios de energía eléctrica un 3.19%, la gasolina regular un 3% y el gas licuado de uso doméstico un 2.26%, solo para mencionar algunos bienes y servicios específicos. Al igual que estos estratos en específico, los sectores de alimentos y bebidas no alcohólicas (25.10%), transporte (17.95%) y vivienda (11.6%) van de la mano con el comercio internacional, específicamente con la importación.

Bien es cierto que se debería realizar un análisis de mayor profundidad para alcanzar las conclusiones presentadas en esta entrada; no obstante, la evidencia muestra que no es necesario. Han sido más que indiscutibles los efectos que han tenido sobre los costos de transporte en la economía las recientes fluctuaciones de los precios internacionales y la importancia de esto no es algo que es tomado en cuenta por todos los dominicanos. Nuestra economía, al depender de bienes importados, depende de la misma manera del costo de los mismos; por lo que se debe considerar que el tipo de cambio y su depreciación juegan un papel fundamental.

En fin, debemos recordar que nuestro país es un importador neto y gran parte de los bienes consumidos a nivel nacional están ligados a bienes o maquinarias adquiridas en el exterior, dejando por entendido que los precios y las monedas de los demás países también tienen un efecto fundamental en los percibidos nacionalmente.