Poder Adquisitivo

Por mayo 25, 2016Sin categoría

El poder adquisitivo es la cantidad de bienes y servicios que se pueden obtener con una cantidad fija de dinero, según sea el nivel de precios. En otras palabras, es el valor monetario con el cual se puede adquirir una determinada cantidad de bienes y servicios. El poder adquisitivo designa la relación que se establece entre el nivel de ingreso y los precios.

Es importante distinguir entre los dos tipos de ingresos, ingreso nominal y real. El ingreso nominal, es aquel que está expresado en unidades monetarias del periodo en el que se recibe el ingreso. En cambio, el ingreso real, es aquel que mantiene su valor o poder adquisitivo a través del tiempo. Este último se obtiene dividiendo el ingreso nominal sobre un índice de precios.

Las personas, empresas o países emplean sus recursos para lograr satisfacer sus propias necesidades. La relación entre el precio que se paga por estas necesidades y el nivel de recursos que se posee es conocida como el poder adquisitivo.

Es de gran importancia tomar en cuenta la idea básica que plantea esta definición: se tendrá un mayor poder adquisitivo cuantas más necesidades se logren cubrir con una cantidad de dinero determinada. Por ende, se debe de definir la situación en la que nos encontramos, es decir el valor de la moneda con la que estamos adquiriendo estos bienes y servicios.

En el ámbito nacional, el poder adquisitivo se verá afectado por la inflación y, en el ámbito internacional, por el tipo de cambio en la moneda nacional con respecto al resto de monedas de los demás países.

La medición del poder adquisitivo es una buena herramienta para realizar comparaciones entre sujetos de diferentes países o diferentes periodos de tiempo. Por medio de estas comparaciones se puede identificar el nivel económico de los individuos desde el pasado hasta el presente, o de algunos otros individuos que comparten el mismo tiempo, pero diferentes países o monedas. Además, no solo se mide a través del valor de los bienes o de un bien, sino que se crea un conjunto de bienes, normalmente de primera necesidad, para lograr establecer una comparación coherente.