La migración como agente reestructurador del desarrollo económico

Por agosto 8, 2016Sin categoría

Desde los inicios de la humanidad, el ser humano ha migrado constantemente de un lugar a otro con el objetivo de poder sobrevivir o mejorar sus condiciones de vida. Hoy en día, a pesar de que la razones por las cuales aún migramos no sean exactamente las mismas, nuestro objetivo final no se ha alejado mucho del que teníamos hace miles de años. Cuando nos detenemos a reflexionar sobre los posibles efectos que los cambios en las matrices poblaciones pueden tener sobre nuestras sociedades, y especialmente sobre nuestras economías, podríamos quedar asombrados. Ya se han realizado análisis económicos sobre cómo hay un traspaso entre los cambios sobre las estructuras poblacionales y las variables económicas como el salario y el consumo. Sin embargo, se hace necesario simplificarlos con tal de asegurar su pleno entendimiento. Es debido a esto que entender la mecánica y las razones de la migración, ya sea local o internacional, se ha vuelto primordial para poder tomar apropiadamente las decisiones de política en una economía.

Inicialmente, es importante mencionar que no necesariamente debemos definir la migración como el hecho de cambiar de residencia de un país a otro, pues en muchas ocasiones la misma se da principalmente de la zona rural a la urbana en un mismo país; situación que puede tener un mayor impacto que la migración internacional en las economías de las naciones. Es bien conocido que, en general, los salarios en las zonas rurales son inferiores a los que perciben las personas en las zonas urbanas. Usualmente, esto sucede porque las actividades realizadas en las zonas urbanas requieren de un nivel de especialización mayor. No obstante, sin importar esto, las personas en las zonas rurales suelen verse atraídas por los salarios urbanos, por lo que deciden migrar y posiblemente obtener un sueldo mayor. Algo similar sucede cuando las personas migran de un país a otro, pues salen en búsqueda de mejores oportunidades que las que tienen en su país de residencia. Esto permitiría entender por qué las personas migran mayormente de los países en vías de desarrollo a países más desarrollados.

Tomando esta información en cuenta, se sigue el siguiente razonamiento, el cual funciona tanto para la migración rural-urbana como para la internacional. A pesar de que constantemente migran personas a las zonas con mayores niveles de salario –y posiblemente mejores condiciones de vida– las empresas que están alojadas en esas zonas solo necesitan una cantidad específica de empleados. Esto provoca que exista una mayor cantidad de personas buscando trabajo que la cantidad de personas que efectivamente se necesitan en las empresas. De aquí pueden surgir dos situaciones: (i) la persona que no encuentra empleo decide crear su propia empresa, lo que puede seguir generando empleo para algunas otras personas; o (ii) esta persona se emplea en el sector informal o queda desempleada. Lo cierto es que se podría esperar que la primera situación cause que se depriman los salarios a nivel general, dado que hay más personas dispuestas a trabajar a salarios bajos. No obstante, al observarlo en términos generales, más personas están percibiendo un salario digno, por lo que hay una mayor distribución del bienestar. En el segundo caso, los niveles de desempleo aumentan y las condiciones de vida de la población en general se deterioran.

El lector podría preguntarse ¿por qué estos últimos individuos no deciden volver a la zona rural o a su país de origen? Posiblemente las personas tengan una esperanza continua de obtener un trabajo, además de que existen costos adheridos a la migración, amerita mucha incertidumbre y la brecha salarial entre las dos regiones aún sigue siendo muy significativa.

Como se puede observar, tan solo un análisis de la superficie nos permite abrir los ojos frente a una situación que afecta nuestras vidas todos los días. Es debido a esto que las autoridades, tanto locales como internacionales, deben considerar esto a la hora de tomar decisiones y velar por que los salarios sean dignos y enfocarse en que las razones para la migración sean meramente por deseo de las personas y no por la necesidad de sobrevivir.