Un perfil económico de San Juan de la Maguana

Por agosto 15, 2016Sin categoría

Recientemente el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) realizó una subasta de cupos de crédito con las instituciones financieras del país, usando fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para financiar la actividad económica agrícola y MIPYMEs en la provincia de San Juan de la Maguana. Se adjudicaron RD$206 millones a una tasa de interés única de 3%. Es propicio evaluar a la provincia, en términos demográficos, económicos y financieros, para formar perspectivas sobre el posible efecto de este impulso por parte de los hacedores de política.

La provincia de San Juan de la Maguana, según estimaciones de la Oficina Nacional de Estadística (ONE), tiene una población de alrededor de 227 mil personas, y se espera que disminuyan en seis mil para el año 2020, explicado mayormente por una disminución de la población en los grupos de edad entre 0 y 20 años. Esta provincia actualmente tiene, según la Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo (ENFT) del BCRD, una población económicamente activa de 131 mil personas y 119 mil empleados. De esto resulta una tasa de desempleo de 10% (inferior al 15% del país) y una tasa de carga poblacional (empleados sobre población) de 52% (en contraste con el 42% del país).

Se dedica alrededor del 36% de su mano de obra a las actividades agropecuarias, en contraste con el 13% del país, y zonas urbanas como el Distrito Nacional (1%) y Santiago (6%). Esto significa que la focalización de estos préstamos por parte del BCRD está efectivamente concentrada en una provincia con un perfil claramente agropecuario.

Al cierre del mes de junio de 2016 en la provincia de San Juan de la Maguana se mantiene un balance de préstamos de RD$6 mil millones (0.72% de la cartera total del país), con una tasa de morosidad de 5%, que contrasta con el 2% del país. Sin embargo, en términos de préstamos agropecuarios aumenta su participación a 2.2%, y tiene una tasa de morosidad de 2%, inferior al 3% promedio del país en este tipo de préstamo. A pesar de que mantiene una mora en sus préstamos agropecuarios inferior al promedio del país, la tasa a la que los productores se financian en la misma casi duplica la del país (24% vs. 13%), lo que significa que hay espacio para que iniciativas como la mencionada del BCRD, junto con el BID, impulsen a un sector que tiene una vocación exportadora natural, existiendo la oportunidad de potenciar el crecimiento del mismo y generar mayores flujos de divisas al país.