Acuerdos en el mercado petrolero: ¿rumbo a la estabilidad?

Por septiembre 12, 2016Sin categoría

La situación actual del llamado “Oro Negro”, o mejor conocido como petróleo, continúa siendo de gran intriga para las economías emergentes y desarrolladas. Durante los últimos meses el nivel de oferta del crudo se ha mantenido al alza a pesar de que los precios del mismo se han mantenido por debajo de los US$50 por barril. Los niveles de producción diaria, de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), desde el mes de julio de 2016 superan en alrededor de un millón de barriles al día a la producción promedio del 2015 y en dos millones a la del año 2014, según datos de la misma organización.

La alta volatilidad en el mercado petrolero parece ser que ha llegado a su fin con el acuerdo entre Arabia Saudita y Rusia. Dicho acuerdo busca estabilizar el mercado petrolero. Ambos países se han comprometido en establecer un grupo de trabajo, con nuevas medidas de apoyo para estabilizar un mercado que ha sido sacudido por la caída épica de precios desde el 2014. La idea principal es mantener los precios a un nivel suficientemente alto para que los países dependientes del crudo tengan un impulso financiero, pero no tan alto para que provea incentivos a sus rivales americanos de volver a producir en altas cantidades. Sin embargo, las condiciones del acuerdo aún no han sido esclarecidas, por ende, sigue generando incertidumbre la forma como se manipulará la oferta del crudo.

El inicio de estas negociaciones da indicios de que realmente el bajo nivel de precio del crudo ha creado daños en las finanzas de los principales países productores del bien, a pesar de que sus costos de producción sean relativamente bajos con respecto a los demás productores. Uno de estos países es Venezuela, donde el bajo nivel de precios del crudo, unido a la situación política, ha ocasionado escasez de alimentos y caos absoluto, que sigue sin encontrar pronta solución debido al deterioro en sus finanzas públicas. Incluso el capo del gran cartel, Arabia Saudita, se ha visto obligado a marcar el inicio de nuevas medidas de austeridad. Además, la situación del mercado petrolero, ha sido una de las principales causas de una profunda recesión en Rusia.

La actual situación en el mercado del crudo y las diferentes negociaciones para llevar a cabo el tratado de libre comercio como la TPP (Acuerdo Trans-Pacífico de Asociación Económica) es uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los países en vía de desarrollo como la República Dominicana. Algunos de los efectos de las negociaciones del tratado comercial, es la modificación de ciertas reglas de acceso al mercado de los Estados Unidos, principalmente dentro del marco del DR-CAFTA. Por el lado del petróleo, un aumento en los precios del mismo lleva a que los costos de producción local aumenten, al igual que el gasto de los consumidores, así como también el nivel de importación que afecta directamente a la balanza de pagos.

Realmente el ambiente macroeconómico que se está observando mundialmente es de suma importancia y debe ser tomado en consideración para el corto y largo plazo. Quizás la compra a futuro de crudo, o intentar tomar participación en algunos de los tratados comerciales, podría ser de gran ayuda para una economía que se encuentra con el mayor crecimiento de su región, como es la República Dominicana.