Desempeño y perspectivas de la India

Por octubre 27, 2016Sin categoría

En términos generales, el 2016 ha sido un año caracterizado por la ralentización económica de numerosas naciones (Venezuela, Brasil, China, Italia, Grecia, entre otros). Sin embargo, dentro de este entorno económico internacional se destaca la figura de la India, que cuenta uno de los crecimientos más sólidos del mundo hasta la fecha, esperando que continúe siendo una potencia mundial.

Según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en su reporte “World Economic Outlook (WEO)”, la economía de la India tuvo un crecimiento interanual en el 2015, de 7.3% y un crecimiento interanual (a Q2) en el 2016, de 7.6%. Además, el PIB per cápita de 2016 se ubica en 93,263 rupías, con un crecimiento absoluto acelerado de 5,461 rupías.

Cabe destacar que el crecimiento logrado en los últimos años, ha involucrado una tasa de inflación por debajo a la de años anteriores. En el período 2008-2013, todas las tasas de inflación interanual con respecto a Q2 fueron por encima de 9% (en República Dominicana, la meta de inflación es 4% +/-1%). Pero, a partir de 2014 comenzamos a ver una inflación normalizada con un valor de 5.49% y se proyecta que la misma comience una tendencia a la baja.

Pero, ¿Qué está generando el impulso económico de la India? A partir del nombramiento de Narendra Modi como primer ministro de la India (mayo 2014), se inició una campaña de reestructuración del país. Modi ha aplicado políticas en los ámbitos políticos, económicos y sociales.

Luego de un proceso de investigación, diversas fuentes constatan que entre las más destacadas se encuentra la modificación del sistema tributario, la creación de cuentas bancarias para cada hogar, incremento de cantidad de pensiones, fomento de la inversión extranjera en India, mejora de la defensa nacional, incrementar la confianza del consumidor, reestructuración de las calles y puentes (a nivel nacional), mejora de la calidad de las fuentes de energía, el establecimiento de acuerdos de tecnología nuclear y la mejora de transparencia gubernamental. En conjunto, estas medidas han creado un panorama de desarrollo en el país y han permitido una mejora del nivel económico de sus ciudadanos, abriendo las puertas a una mejor calidad de vida.

Otras medidas que reflejan el buen desempeño económico de India son la deuda y el ahorro del sector público, y la balanza comercial. La deuda bruta del sector público representa el 69% del PIB de la India, con estimaciones de 59.2% para 2021. En cuanto al ahorro bruto del sector público, el mismo ha caído desde 2011 a 30.25% del PIB, estimándose un leve incremento hacia 2021. Por su parte, la balanza comercial registra déficit de US$32billones en 2016 (1.4% del PIB de 2016), proyectando una estabilización alrededor de 2% del PIB.

De acuerdo al entorno económico de la India, el crecimiento acelerado ha generado un incremento en la demanda de bienes que se está satisfaciendo por medio de un aumento de las importaciones. Esto ha generado un alza en el déficit de la balanza comercial, la cual se está tratando de compensar con la llegada de inversionistas extranjeros (Campaña “Make in India”) para poder incrementar la producción y la entrada de dólares al país.

Un mayor déficit en la balanza comercial no es necesariamente algo malo para la economía; simplemente deben de aplicarse las medidas adecuadas para generar superávits en otras cuentas de la balanza de pagos.

Además, cuando estimamos el peso de la balanza comercial sobre el PIB, entendemos que India puede manejar un mayor déficit comercial porque el aumento del PIB va muy cercano al aumento del déficit haciendo que la relación tenga cambios pequeños.

En términos generales, el ritmo de crecimiento, junto con los otros datos proporcionados, nos da una imagen del excelente desempeño económico de la India. La República Dominicana, como país que trata de mantener un crecimiento sostenible y mejorar su entorno económico, debería de observar y analizar minuciosamente cada una de las medidas implementadas en la India para así tratar de adaptarlas a nuestro país o mejorar las existentes.