Comportamiento de los ingresos tributarios en República Dominicana

Por diciembre 29, 2016Sin categoría


Para octubre 2016, las recaudaciones tributarias de la Dirección General de Impuestos (DGII) y de la Dirección General de Aduanas alcanzaron un monto consolidado de RD$40,143 millones con un crecimiento interanual acelerado de 9.91%, en comparación con 1.24% en el mismo mes de 2015.

Al desglosar los impuestos por tipo, se observa que desde 2012 se mantiene la tendencia de las ponderaciones de cada grupo sobre las recaudaciones. Las principales recaudaciones, al mes de octubre, provienen de los impuestos sobre mercancías y servicios (54.22%), impuestos sobre los ingresos (30.75%) e impuestos sobre comercio exterior (7.09%). Al discriminar por subcategorías vemos que, en la categoría de impuestos sobre las mercancías, el ITBIS es el que tiene mayor representación, con una recaudación de RD$13,372 millones; en los impuestos sobre los ingresos, el impuesto sobre la renta de las empresas lidera la categoría con RD$7,565 millones (61% del total); y en el último grupo (comercio exterior), lideran los aranceles con RD$2,451 millones (86%).

Cabe destacar que, para el primer semestre de 2016, según las cuentas nacionales, las importaciones representan el 28% del PIB, mientras que las recaudaciones arancelarias son solamente el 0.8% del PIB. Dado que la República Dominicana es un país con vocación importadora neta, las recaudaciones por concepto de aranceles tienden a ser bajas si las comparamos con otros impuestos. Esto responde a la multiplicidad de acuerdos comerciales, dentro de los cuales podemos destacar el DR-CAFTA, que incluyen reglas que desmontan tasas arancelarias para así fomentar el comercio entre los miembros de los acuerdos.

Debemos de entender que estas son estrategias comerciales que le permiten al país producir aquellos bienes en los cuales somos competitivos y, por lo tanto, tener ganancias comerciales en la medida que aprovechemos las ventajas generadas por los diferentes acuerdos.

Las estadísticas descritas se pueden contrastar con el producto interno bruto para verificar lo que se conoce como presión tributaria (ingresos tributarios / PIB). Se nota que posterior al 2012 (última reforma fiscal), la presión se ha incrementado, de 12% en 2011 a 14% en el 2016 (primer semestre). Los impuestos que más han aumentado dicho indicador han sido ITBIS, y los impuestos sobre la renta (personas y empresas).

La importancia de este breve análisis radica en la inminente reforma fiscal que se espera en el 2017 como fruto del proceso de aplicación de la Estrategia Nacional de Desarrollo. En la medida en que entendamos cómo se han comportado los ingresos tributarios, y la estructura de los mismos, podemos formar perspectivas sobre el futuro y encontrar oportunidades de mejora en la estructura de recaudaciones del Gobierno Central.