Impuestos Progresivos y Regresivos

Por febrero 15, 2017Sin categoría

La elaboración de un esquema de impuestos y los efectos que puede tener en los distintos niveles económicos de la población, constituye una de las principales dificultades a las que se enfrentan las autoridades a la hora de elaborar el “sistema tributario ideal”. Existe una clasificación específica de impuestos que tienen que ver con el ingreso del contribuyente, y que será definida en este nuevo Macroconcept. Dicha clasificación divide los impuestos en progresivos y regresivos.

Cuando los economistas describen un sistema tributario ideal, se refieren a uno con una recaudación simple, eficiente y progresivo. Es decir, que extraiga de las personas lo justo y al mismo tiempo, recaude de manera simple y eficiente lo necesario para la hacienda pública. El economista Jean Baptiste Colbert, describió que la eficiencia en términos de recaudación: “consiste en desplumar al ganso para obtener la mayor cantidad de plumas con el menor número posible de graznidos”.

Los impuestos progresivos son aquellos que se caracterizan por cobrar más a quien más tiene. Es decir, que mientras mayor es la ganancia o renta, mayor es el porcentaje de impuesto sobre la base. Estos impuestos se destacan por ser equitativos y redistribuir la riqueza.

Los impuestos regresivos se diferencian de los progresivos porque se les cobra más a quien menos tiene en términos relativos. Es decir, mientras mayor es la ganancia o renta, menor es el porcentaje de impuestos que efectivamente se paga sobre la base imponible. Estos se destacan porque afectan más a las personas de menos ingresos.

En la República Dominicana, se puede destacar como impuesto progresivo el impuesto sobre la renta a personas físicas. Por ejemplo, cuando un asalariado genera ingresos mayores a los RD$416,000 anualmente (RD$32 mil mensual), comienza a pagar una tasa de impuesto, y en la medida en que aumenta ese nivel de ingresos, comienza a aumentar la tasa escalonadamente hasta 25%. Por otro lado, el ITBIS, es de carácter regresivo, porque afecta más a las personas de bajos ingresos. Por ejemplo, una compra de un supermercado en la cual se pagó RD$2,000 de ITBIS, para una persona de ingresos mensuales de RD$15,000, el ITBIS que pagó representa un 13.33% de su ingreso. Mientras que, una persona que genera ingresos mensuales de RD$30,000, ese mismo monto de ITBIS solamente representa un 6.67%.

Evidentemente, el sistema tributario ideal, no es tan sencillo de alcanzar. Sin embargo, lo que siempre deberían tomar en cuenta los gobiernos, es tratar de lograr o acercarse a el punto óptimo de tributación, donde reine el principio de equidad, con la respectiva reducción de ineficiencias y eliminación de las distorsiones que se generen en el proceso.