Tendencias de la pobreza e inequidad mundial

Por mayo 15, 2017Sin categoría

Analizar las tendencias de la pobreza e inequidad mundial es de gran importancia. El bienestar de los menos afortunados en la lotería genética de nacer con ciertas necesidades básicas cubiertas no puede ser minimizado, sus derechos básicos deben ser atendidos. Es por esto que en este MacroChart, nos apoyamos en los datos ofrecidos libremente por el Banco Mundial que, aunque mantienen un rezago relativamente alto de actualización (cuatro años), brindan información valiosa sobre tendencias de largo plazo.

Verificando un indicador bastante importante en materia de inequidad, el Índice de Gini revela que los países con la mayor desigualdad histórica son Namibia, Sudáfrica, Haití y Botsuana, entre otros. Estas son naciones particularmente carentes de estructuras económicas que permitan un alto grado de movilidad social y económica. Notamos que la tendencia histórica de la inequidad, medida por este indicador, ha sido a disminuir, aunque durante 2013 y 2014 ocurre un repunte que debe ser vigilado.

En los mismos países mencionados anteriormente, el 10% más rico de la población posee alrededor del 45% o más de los ingresos totales; esto es claramente una situación extrema que sirve de caldo de cultivo para disturbios civiles y abuso de los derechos humanos. No es coincidencia que estos mismos países tienen alto grado de pobreza.

En República Dominicana se notan tendencias alentadoras. El porcentaje del ingreso correspondiente al 10% más rico ha disminuido, mientras el del 10% más pobre ha aumentado. El Índice de Gini, por igual, ha disminuido, indicando que la inequidad se hace menor. El número de personas por debajo de la línea de pobreza, por igual, ha disminuido considerablemente desde su alto incremento alrededor de la crisis bancaria de 2003-2004. Esto no significa que no queda mucho camino por recorrer, pero da señales de buenas políticas públicas en materia de combate de la pobreza y la inequidad.

A la vez que reconocemos los lugares donde queda mucho trabajo en materia de pobreza e inequidad, podemos visualizar que, por lo menos en República Dominicana, ya se ha logrado mucho.