Economía como ciencia joven

Por agosto 28, 2017Sin categoría

Desde la concepción de la economía como ciencia se ha establecido un sinnúmero de teorías que han permitido continuar con métodos rigurosos para el estudio de la misma. Existe un debate sobre la fecha real del nacimiento de la economía como ciencia, pero lo que sí podemos afirmar es que el uso de las matemáticas y la visión económica como la poseemos hoy en día tuvo sus inicios con Alfred Marshall a finales del siglo XIX.

Es importante enfatizar que la economía, a pesar de utilizar una amplia gama de procesos matemáticos y estadísticos para ofrecer resultados más interpretables, es una ciencia que estudia fenómenos productos de la sociedad. Por esto, la categorizamos como una ciencia social. A diferencia de otras ciencias como las matemáticas, la física, la antropología o la filosofía, el estudio de la economía no ha estado con nosotros desde hace muchos siglos. Por ende, lo que vemos hoy es meramente el génesis de lo que en el futuro se convertirá en un conocimiento más maduro. A consecuencia de esto, la economía aún posee numerosos retos que debe superar para poder ayudar a comprender mejor los fenómenos económicos.

El primer reto es hacer entender a las personas qué es la economía y para qué sirve. Una las principales premisas que utiliza la economía para poder llegar a conclusiones, es el hecho de que las personas toman decisiones racionalmente. No obstante, esto no necesariamente es cierto.

El pensamiento racional está fundamentado en el hecho de que las personas conocen sobre economía y las relaciones que existen entre las variables. Además, se entiende que una persona es racional cuando toma decisiones para maximizar su bienestar. Por ejemplo, si una persona sabe que tendrá un mejor bienestar trasladándose a otro país, y tiene los medios para hacerlo, lo hará. Para que las medidas de índole económico tengan más efecto sobre el bienestar de las personas se debe concientizar a la población sobre el funcionamiento de la economía.

El próximo aspecto por mejorar son los métodos aplicados para llegar a cifras que permitan conseguir información más cercana a la realidad. La verdad es que existen varias herramientas que ayudan a estudiar la economía y poder ofrecer informaciones que nos ayuden a tomar decisiones y aplicar políticas. Dentro de estas, podemos caracterizar el análisis marginal y la econometría. Sin embargo, como nos podríamos imaginar, si la economía es una ciencia joven, las herramientas que han surgido para analizarla son aún más jóvenes.

Con el pasar de los años, las metodologías antiguas se han ido mejorando y se trata de ampliar, cada vez más, el repertorio de elementos a evaluar durante un análisis económico. Por ejemplo, anteriormente, solo se consideraba el ingreso como medida de pobreza; pero en la actualidad se incluyen nuevas medidas como las necesidades básicas insatisfechas para obtener datos más congruentes con la realidad en la que vivimos.

A simple vista, el ciudadano promedio entendería que la economía es algo alejado de sí y que no puede hacer nada para cambiarla. La realidad es que la relación del individuo con la economía es mucho más estrecha de lo que se cree, pues la economía depende de todo lo que este dice, hace y piensa.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Colores de Cuello: Clasificación del Mercado Laboral

Una forma en la que las personas solían clasificar a los trabajadores de una nación era a través de los colores del cuello laboral (colors of the collar in the…

Señales de alerta en la deuda de los hogares dominicanos

La carga financiera de los hogares es una variable que tiene que vigilarse con mucho detenimiento a la hora de formar expectativas sobre el comportamiento de los consumidores. Al caso…

El poder revelador de lo aleatorio

¿Regalar laptops a los estudiantes aumenta sus calificaciones, su probabilidad de ir a la universidad, o su posterior salario? ¿Es efectivo incentivar a los padres a vacunar a sus hijos…