Cuando los bancos no otorguen más préstamos

Por enero 8, 2018Sin categoría

Hace poco más de un año, en Suiza se planteó la posibilidad de un referéndum con el objetivo de conocer la opinión pública sobre la abolición del sistema bancario de reserva fraccionaria y sustituirlo por uno de reserva completa conocida como la Iniciativa Vollgeld. Esto significaría que los bancos tendrían que mantener bajo su posesión la totalidad (100%) del dinero de sus respectivos depositantes. Específicamente, no podrían prestar el dinero correspondiente a depósitos a la vista. La meta principal del sistema de reserva completa es evitar las corridas bancarias como las que se presentaron en la Gran Recesión – 2008 – y durante la Gran Depresión – 1929. Sin embargo, esto solamente se logra si se limita la capacidad de los bancos de otorgar préstamos; y es exactamente eso lo que sucede bajo una banca de reserva completa.

A finales de 2017 se confirmó que el plebiscito se llevaría a cabo en el 2018. Ahora, ¿qué repercusiones podría tener esto? Lo cierto es que los posibles efectos de la adopción de un sistema de reserva completa en Suiza son inmensurables. Tomando en cuenta que actualmente Suiza es considerado como un modelo a seguir en materia de administración bancaria y política monetaria, la decisión de seguir con la iniciativa Vollgeld podría influir sobre los sistemas vecinos en el mediano plazo, incentivando nuevos referéndums y nuevas políticas en contra del sistema fraccionario y a favor del sistema completo. Por esto, de ser aprobado el plebiscito, es fundamental que la propuesta sea estudiada meticulosamente.

A pesar de que se desconoce la propuesta de la Iniciativa Vollgeld a totalidad, existen diferentes maneras de abordar este enfoque bancario y lograr que el sistema pueda continuar generando empréstitos. Una de las técnicas más discutidas es la utilización de los depósitos a plazo fijo (o time deposits) como la base única de los préstamos. Otra alternativa puede ser acudir a la institución reguladora pública que existe bajo el sistema de reserva completa, financiarse y utilizar dicho dinero para ofrecer préstamos a tasas más elevadas. En ambos casos, la circulación del dinero estaría más restringida y la actividad economía sería más lenta, pero fenómenos como la inflación, la depreciación cambiaria y el desempleo serían más fáciles de manejar.

Para las instituciones financieras, esta modalidad truncaría en gran manera la capacidad de manejar dinero y transformaría las mismas esencialmente en bóvedas de dinero que cobrarían por salvaguardar el efectivo del público. Por esto y demás razones, existen quienes abogan por mezclar ambos sistemas, asegurando que los bancos sean más transparentes con el uso de los ahorros y aún mantenga su efecto dinamizador en la economía. Incluso, es primordial entender que el pilar de la banca de reserva completa está en la institucionalidad gubernamental y qué tan eficiente sería el trato que el gobierno poseería sobre estos.

El día de hoy, Suiza tiene en sus manos una gran responsabilidad. Pues, siendo considerada como la “caja fuerte del mundo”, un cambio en su sistema de reserva bancaria podría tener repercusiones sumamente significativas en el ámbito bancario mundial como lo conocemos hoy en día.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Desempleo: la primera desigualdad

La desigualdad ha sido abordada numerosas veces como una de las principales razones de los conflictos sociales que se generan en cualquier país. Desde las revoluciones de derechos humanos y…

China y su efecto sobre el rumbo del dólar

En primera instancia debemos tener claro que, para que una moneda sea considerada como reserva global debe mantener firmemente la confianza como medio de pago y reserva de valor. Oficialmente…

El petro: 1 barril de petróleo = 1 moneda virtual

En medio de un clima de inquietud por el colapso de la producción de petróleo de Venezuela y la profundización de la crisis económica y social que le concierne, la…