Educación en línea: las dos caras de la moneda

Por marzo 13, 2019Sin categoría

Los costos de la educación superior han mantenido un alza constante a través de los años. Específicamente en el caso dominicano, la misma ha aumentado en 78% desde el 2011 a la fecha, según datos del Banco Central. La situación actual abre la puerta a la búsqueda de otras opciones para formarse académicamente.

Considerando lo anterior, el desarrollo de la tecnología y el fácil acceso a la información se hace atractiva la opción de evaluar la educación en línea como alternativa. Este tipo de educación es capaz de otorgar certificados y hasta maestrías, compitiendo con la educación presencial. Pero ¿podría algún día llegar a sustituir o competir con la educación cara a cara? Para responder esto, primero es necesario entender la composición del sector de educación y cómo ha ido cambiando.

Datos importantes del sector

Para 2017, en los Estados Unidos un total de 6,657,460 estudiantes estaban inscritos en algún curso en línea, lo que conforma un 33% de la población estudiantil total. Esta cifra significaba un crecimiento de 6.4% respecto a los registros del año anterior.

Es interesante observar a la población que apunta la educación a distancia. El 40% de los estudiantes en línea superan los 30 años, y de igual manera, el 76% de los programas señalaron que su público principal eran adultos que desean volver a estudiar después de una ausencia. Por lo tanto, se puede concluir que el grupo específico que recibe el mayor impacto de la educación en línea, son adultos probablemente con trabajo que buscan nuevas oportunidades de estudio.

Ventajas y desventajas

El aprendizaje en línea tiene ventajas y desventajas frente al aprendizaje presencial. Las ventajas parecen claras, además del menor costo, el estudiante puede manejar su tiempo según su conveniencia y seleccionar los cursos que más le interesen. De alguna forma el estudiante sería capaz de diseñar su propio pénsum de estudio según sus preferencias e ir desarrollándolo al ritmo que más le convenga según su situación. Como desventaja destacan la falta de interacción social y el valor añadido que puede otorgar un profesor presencial.

Evidencia empírica

Por lo tanto, llegamos a la pregunta final ¿podría la educación en línea verdaderamente llegar a ser un sustituto de la presencial? La respuesta es incierta, Caroline Hoxby, investigadora de Stanford, intentó responderla en el año 2017 con el paper “The Returns to Online Postsecundary Education”. En el mismo se mide la diferencia en salarios que brinda estudiar al menos tres años exclusivamente educación en línea y los resultados llaman la atención. Contrario a lo que de antemano se pudo haber pensado, la investigación demuestra que el aumento en el salario de los estudiantes en línea fue significativamente menor al de la educación presencial y que en muchos casos ni siquiera llega a pagar la inversión realizada. Estos resultados son obtenidos controlando por capacidades de los estudiantes, tipo de curso y cualquier otra variable que pueda hacer que los grupos no sean comparables.

¿Qué nos dice esto? Demuestra que la educación virtual no ha obtenido todavía la suficiente rigurosidad o aceptación para competir con la presencial en el mercado laboral, pero no significa que debemos olvidar los beneficios de la educación en línea, su potencial, y su efecto en la población que busca impactar. El público objetivo de este mercado está compuesto (en una gran proporción) por personas que buscan complementar sus conocimientos por requerimientos laborales, y por ende, el beneficio puede estar reflejándose fuera del salario. Además, la variedad de cursos en línea puede servir como complemento ideal para un currículum universitario y el bajo costo de estos puede aumentar el alcance de la educación a poblaciones necesitadas. La enseñanza en línea tiene un camino que recorrer, pero su capacidad de penetración en el sistema educativo le podría terminar generando más aceptación, logrando algún día más impacto en el mercado laboral.


Las apreciaciones expresadas en este artículo no constituyen bajo ningún concepto recomendaciones que puedan utilizarse como punto de partida sobre decisiones inversión, gestión empresarial, finanzas personales o cualquier otro tipo de decisión. Este artículo es solamente un ejercicio intelectual y de opinión sin ningún fin de asesoría o toma de decisión.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Educación en línea: las dos caras de la moneda

Los costos de la educación superior han mantenido un alza constante a través de los años. Específicamente en el caso dominicano, la misma ha aumentado en 78% desde el 2011…

¿Fue Punta Catalina la decisión correcta?

Parece casi imposible tener un debate sobre el sector eléctrico que desemboque en un acuerdo o ideas afines. Parece ser que, sin importar el curso de acción de una política,…

¿Se avecina una crisis?

Quizás no se avecina una crisis para República Dominicana, pero hay indicios de una en el mundo. Actualmente la bolsa norteamericana ha perdido alrededor de 14% de su valor (aproximadamente…