All Posts By

Georges Bournigal

Giro de probabilidades en la Reserva Federal

Por | Sin categoría | No Comments

Las decisiones que toma la Reserva Federal de los Estados Unidos respecto a su tasa de referencia son clave para la economía global, ya que da señales del rumbo al que se dirige el desempeño de Estados Unidos y las economías dependientes de este (como República Dominicana). Partiendo de las repercusiones que tienen las decisiones de política monetaria de Estados Unidos, son muchas las expectativas y proyecciones que se realizan sobre ella.

La Reserva Federal se reúne dos veces por trimestre para decidir el porvenir de su tasa de política. Los agentes han intentado desde siempre buscar la manera de predecir qué ocurrirá con la tasa.

Uno de los ejercicios más reconocidos en el espectro de proyecciones es la probabilidad de cambio de tasa publicado por el Chicago Mercantile Exchange Group (CME Group). La misma se calcula a través de las expectativas de los agentes que se ven reflejadas en el mercado de futuros de fondos federales. Si se espera que disminuya la tasa de política de la FED, los agentes tranzarán a un precio menor. Esto se puede observar en el último gráfico, como las expectativas han ido cambiando a la baja con el paso del tiempo, la curva de contratos de futuros se ha ido invirtiendo.

En la primera tabla se puede observar la probabilidad de que la tasa esté por encima, se mantenga, o por debajo del nivel de tasas actuales para cada una de las reuniones que restan del año. Esta probabilidad está de manera predeterminada en el MacroChart al último día disponible de información (14 de mayo 2019), pero, si se pulsa algún otro punto de la segunda gráfica, podremos filtrar para esa fecha, viendo así como han cambiado las probabilidades por día para cada una de las reuniones. Si por ejemplo, pulsamos algún punto en octubre 2018, se podrá notar que las probabilidades de subida de tasa estaban por encima de 70%, a diferencia del 0% actual.

En la primera gráfica se puede observar un histórico de la probabilidad de movimiento de tasas para alguna reunión en específico. De manera predeterminada se encuentra filtrada para la reunión de junio 2019, pero si se pulsa otra reunión en la tabla de arriba pasaremos a ver el histórico de esta. Si pasamos por ejemplo de junio 2019, a pulsar la reunión pautada para diciembre 2019, se puede apreciar que la probabilidad (medida al 14 de mayo) de que la tasa esté por debajo es más alta.

Actualmente, según los agentes lo más probable es que para la reunión de junio el rango objetivo de tasas se mantenga en el nivel actual (2.25-2.5%) con una probabilidad de 86.7%. La probabilidad de que las tasas suban se encuentra en 0% para lo que resta del año, y del entrante. En cambio, sí se espera que las tasas bajen, aunque no en el corto plazo, las expectativas apuntan a que esto ocurriría antes de que acabe el año. Para diciembre 2019 hay una probabilidad de 73.1% de que las tasas bajen del nivel que están. Ese es el panorama de hoy en día.

Lo que llama la atención es que justo hace un año, para el 11 de mayo del 2018 la expectativa era que las tasas estuvieran por encima del nivel actual para finales del 2019. La probabilidad que daban los agentes a una subida de tasas era de 58.4%, 27.4% de que se mantuvieran y 14.1% de que bajaran. El 8 de octubre 2018 se puede apreciar lo inclinada que estaban las expectativas hacia el alza. Las probabilidades de que subieran tasas antes de que cerrara el 2019 era de 90.9%, 8.1% de mantenerlas y tan solo 1% de que bajaran. Hoy en día ese 1% ha escalado a 73.1% y el 90.9% de que suba se ha desvanecido.

En tan solo un mes, del 3 de diciembre al 3 de enero la probabilidad de alza pasó de 74.7% a 0%, un giro brusco en las expectativas de los agentes. La perspectiva hoy es que bajen las tasas antes de que cierre el año, pero como se ha podido observar, el entorno global está envuelto en mucha incertidumbre y las expectativas de los agentes se encuentran muy sensibles al cambio. Lo ocurrido en diciembre fue un giro brusco, pero fue la reacción de muchos meses de incertidumbre.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

¿Cómo se distribuye el gasto turístico?

Si bien se sabe que el turismo constituye una de las principales fuentes de ingreso para los dominicanos, resulta relevante conocer hacia que sectores productivos de la economía se dirigen…

Expectativas sobre la economía dominicana

La encuesta de expectativas macroeconómicas es un sondeo hecho todos los meses por el Banco Central. Se recopila información acerca de lo que los agentes esperan que suceda con la…

Análisis del empleo por tipo de empresa

El sector privado juega un rol importante dentro de la economía dominicana, aportando en 2017 el 83% del Producto Interno Bruto (PIB) y, por ende, sobre el empleo. Este reglón…

¿Da lo mismo perder dinero que dejar de ganarlo?

Por | Sin categoría | No Comments

En las últimas décadas se ha ido desarrollando una rama de la economía relativamente nueva: la economía conductual. La misma incorpora al análisis económico factores psicológicos, sociales, cognitivos y emocionales, y observa cómo estos afectan a las decisiones de los individuos y empresas. La evidencia ha mostrado que en ocasiones las decisiones tomadas difieren de lo que señalaría la teoría económica clásica y por lo tanto es importante añadir los hallazgos de la economía conductual.

Son múltiples los nuevos conceptos que ha introducido esta rama de la ciencia, pero el día de hoy el MacroConcept se basa en lo conocido como: aversión a la pérdida. Este término pertenece a una teoría más grande llamada La Teoría de las Perspectivas, basada en un modelo que concluye que las decisiones de las personas están llenas de incertidumbre y riesgo, y que, por lo tanto, los agentes económicos deciden considerando bienestar o utilidad esperada. Al observar los resultados de la teoría se verificó que ocurría un fenómeno que el modelo clásico no predecía, los individuos eran adversos a las pérdidas.

La aversión a la pérdida consiste en preferir evitar una pérdida, a ganar la misma cantidad. Por ejemplo, el malestar o tristeza de perder mil pesos que ya teníamos es mucho peor que la felicidad que obtendríamos por ganar los mismos mil. O estaríamos dispuestos a apostar muy poco para ganar algo, pero tomaríamos mayores riesgos si se trata de recuperar una derrota. Igual se aplica para la motivación, en la mayoría de los casos actuaremos de manera más rápida ante un castigo que ante un premio. Se ve un comportamiento consistente a evitar una pérdida, aunque cuando se trata de una ganancia equivalente, el comportamiento no es igual.

Esta manera de actuar no se consideraba en los modelos económicos. Analítica y matemáticamente el agente debería comportarse igual ante ambas situaciones, pero esto no es lo que ocurre en la realidad. Asumir que no hay un peso adicional en las pérdidas sería un error grave al momento de realizar alguna política pública o un proyecto que afecte las decisiones de las personas. Estos podrían terminar siendo ineficientes.

La afirmación anterior se ve corroborada con el estudio “Can Small Incentives Have Large Effects? The Impact of Taxes versus Bonuses on Disposable Bag Use” escrito por Tatiana Homonoff en el 2017. En este se comparan dos políticas similares realizadas en los Estados Unidos para combatir el uso excesivo de bolsas plásticas. En algunos Estados se decidió imponer un impuesto de cinco centavos a la bolsa, en otros dar un bono de cinco centavos por cada bolsa que no utilizaban (ya que tenían una bolsa reusable o algo por el estilo).

Los resultados demuestran justo lo que se acaba de definir. La reacción de los agentes fue mínima ante el bono de cinco centavos, no cambiaron su comportamiento. Por el otro lado, los Estados con impuestos redujeron su uso de bolsas plásticas cerca de un 50% ya que no estaban dispuestos a pagar por algo que antes era gratis, a pesar de ser tan solo cinco centavos, eran adversos a las pérdidas.

He ahí la importancia de analizar los comportamientos de las personas. Desconociendo este principio, cualquiera podría ser indiferente entre otorgar un bono o aplicar un impuesto, cuando la medida óptima para reducir el uso de plástico era evidentemente un castigo al uso (impuesto), más que una recompensa a no usar (bono). Esta es la visión añadida que otorga la economía del comportamiento y sus conceptos.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Los tipos de bienes en economía

La canasta óptima de consumo de los individuos depende de aquella combinación de bienes que les dé mayor felicidad y que se ajuste a su renta disponible. También depende de la…

La curva de indiferencia

A la hora de analizar la forma en que los consumidores toman decisiones, un concepto clave es la curva de indiferencia, que completa el análisis hecho anteriormente sobre la restricción…

El riesgo financiero

Como inversionista o empresario conocer sobre los riesgos que afectan de alguna manera tu entorno, resulta de vital importancia para mantenerte en el mercado en el cual te desenvuelves con…

Educación en línea: las dos caras de la moneda

Por | Sin categoría | No Comments

Los costos de la educación superior han mantenido un alza constante a través de los años. Específicamente en el caso dominicano, la misma ha aumentado en 78% desde el 2011 a la fecha, según datos del Banco Central. La situación actual abre la puerta a la búsqueda de otras opciones para formarse académicamente.

Considerando lo anterior, el desarrollo de la tecnología y el fácil acceso a la información se hace atractiva la opción de evaluar la educación en línea como alternativa. Este tipo de educación es capaz de otorgar certificados y hasta maestrías, compitiendo con la educación presencial. Pero ¿podría algún día llegar a sustituir o competir con la educación cara a cara? Para responder esto, primero es necesario entender la composición del sector de educación y cómo ha ido cambiando.

Datos importantes del sector

Para 2017, en los Estados Unidos un total de 6,657,460 estudiantes estaban inscritos en algún curso en línea, lo que conforma un 33% de la población estudiantil total. Esta cifra significaba un crecimiento de 6.4% respecto a los registros del año anterior.

Es interesante observar a la población que apunta la educación a distancia. El 40% de los estudiantes en línea superan los 30 años, y de igual manera, el 76% de los programas señalaron que su público principal eran adultos que desean volver a estudiar después de una ausencia. Por lo tanto, se puede concluir que el grupo específico que recibe el mayor impacto de la educación en línea, son adultos probablemente con trabajo que buscan nuevas oportunidades de estudio.

Ventajas y desventajas

El aprendizaje en línea tiene ventajas y desventajas frente al aprendizaje presencial. Las ventajas parecen claras, además del menor costo, el estudiante puede manejar su tiempo según su conveniencia y seleccionar los cursos que más le interesen. De alguna forma el estudiante sería capaz de diseñar su propio pénsum de estudio según sus preferencias e ir desarrollándolo al ritmo que más le convenga según su situación. Como desventaja destacan la falta de interacción social y el valor añadido que puede otorgar un profesor presencial.

Evidencia empírica

Por lo tanto, llegamos a la pregunta final ¿podría la educación en línea verdaderamente llegar a ser un sustituto de la presencial? La respuesta es incierta, Caroline Hoxby, investigadora de Stanford, intentó responderla en el año 2017 con el paper “The Returns to Online Postsecundary Education”. En el mismo se mide la diferencia en salarios que brinda estudiar al menos tres años exclusivamente educación en línea y los resultados llaman la atención. Contrario a lo que de antemano se pudo haber pensado, la investigación demuestra que el aumento en el salario de los estudiantes en línea fue significativamente menor al de la educación presencial y que en muchos casos ni siquiera llega a pagar la inversión realizada. Estos resultados son obtenidos controlando por capacidades de los estudiantes, tipo de curso y cualquier otra variable que pueda hacer que los grupos no sean comparables.

¿Qué nos dice esto? Demuestra que la educación virtual no ha obtenido todavía la suficiente rigurosidad o aceptación para competir con la presencial en el mercado laboral, pero no significa que debemos olvidar los beneficios de la educación en línea, su potencial, y su efecto en la población que busca impactar. El público objetivo de este mercado está compuesto (en una gran proporción) por personas que buscan complementar sus conocimientos por requerimientos laborales, y por ende, el beneficio puede estar reflejándose fuera del salario. Además, la variedad de cursos en línea puede servir como complemento ideal para un currículum universitario y el bajo costo de estos puede aumentar el alcance de la educación a poblaciones necesitadas. La enseñanza en línea tiene un camino que recorrer, pero su capacidad de penetración en el sistema educativo le podría terminar generando más aceptación, logrando algún día más impacto en el mercado laboral.


Las apreciaciones expresadas en este artículo no constituyen bajo ningún concepto recomendaciones que puedan utilizarse como punto de partida sobre decisiones inversión, gestión empresarial, finanzas personales o cualquier otro tipo de decisión. Este artículo es solamente un ejercicio intelectual y de opinión sin ningún fin de asesoría o toma de decisión.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Unión Europea y Reino Unido logran nuevo acuerdo sobre el Brexit

Luego de innumerables negociaciones, los equipos de negociación de la Unión Europea (UE) y Reino Unido alcanzaron un acuerdo para la salida de este país de la comunidad europea. El…

Una Propuesta InDocente? La Autonomía del Ministerio de Educación

Mucho se ha escrito en República Dominicana sobre la necesidad de incrementar la calidad del gasto en educación inicial con el fin de elevar la competitividad, atraer inversión, mejorar los…

¿Fue oportuna la colocación de bonos soberanos?

La colocación de bonos por US$ 2,500 millones en el mercado internacional del Estado Dominicano fue oportuna, al analizar las condiciones logradas, la situación actual de los mercados, y el…