Tag

2018 archivos - Analytica

No es lo mismo, pero es igual

Por | Sin categoría | No Comments

El 2018 se vislumbra como un año en que muchas cosas cambian en la economía dominicana, y en que otras tantas quedan iguales. Habiendo mantenido un ritmo de crecimiento muy acelerado en la historia reciente, es conveniente evaluar cómo una posible reversión de esta tendencia tiene implicaciones transversales a todos los sectores y los hogares de República Dominicana.

La desaceleración del crecimiento económico de República Dominicana desde 7% hasta menos de 5% dificultaría el logro de las ganancias de la reducción del desempleo. Ya hace varios años economistas de renombre como Magdalena Lizardo y Rolando Guzmán estimaron que las reducciones del desempleo, que vienen impulsadas por crecimiento económico, requieren que el mismo se encuentre por encima de la tendencia de largo plazo para ser consideradas significativas. El gobierno debería considerar lo anterior dentro de su estrategia de asistencia social para anticipar el caso hipotético en que la misma inversión de años pasados no retorne en el futuro los frutos acostumbrados.

En materia de reformas estructurales el 2018 no se augura muy diferente a años anteriores. Sigue pendiente una reforma real al sector eléctrico, una discusión sobre el balance de los derechos de los trabajadores y la rentabilidad de las empresas en una reforma laboral, y una reflexión sobre el tipo de Estado que queremos, y cómo se va a financiar, en una reforma fiscal de ingresos y gastos. La reducción del crecimiento económico introduce trabas a la efectiva implementación de estas reformas, ya que ningún sector quiere enfrentar más cargas en el momento que sus ventas desaceleran.

Paradójicamente, es posible que la ralentización del crecimiento beneficie marginalmente al mercado de valores. La colocación de bonos está relativamente lenta, por lo tanto, los bancos se ven en la necesidad de mantener más liquidez y buscar activos alternativos en el universo limitado de inversiones del país. Generalmente en este escenario, las empresas se mostrarían reacias a hacer ampliaciones de su capacidad productiva, por lo que una mayor parte del excedente que generan se destinaría a ahorros en el mercado de valores con rendimientos por encima de la banca comercial.

Sin embargo, estos rendimientos han caído desde la segunda mitad del 2017, fruto de la misma liquidez de la economía y las medidas monetarias del Banco Central. Esta reducción de tasa implicó ganancias importantes en el mercado de capitales para muchos de los actores, y en el mediano plazo esto podría estimular a más empresas del sector privado a hacer emisiones nuevas a tasas más atractivas, ampliando así la oferta de inversiones para el mercado.

La capacidad de generación de divisas se hace cada vez más importante en un momento de ritmo económico reducido. A pesar de que el crecimiento del turismo y las remesas se mantiene alto, la situación no es así para las exportaciones y la inversión extranjera directa. El tratamiento de estas dos actividades en las reformas estructurales que se hagan durante los próximos años será decisivo en el desempeño futuro de las industrias exportadoras.

Los bienes producidos en el país son de excelente calidad. No es sólo el cacao, banano, aguacate, oro y textiles básicos los que hacen de República Dominicana un productor reconocido en el exterior. El país produce en sus zonas francas maquinarias de alta tecnología. Se ha demostrado que es posible tratar el cacao localmente y convertirlo en un chocolate terminado, con mayor valor agregado, un sabor único y perfectamente competitivo en mercados internacionales. Estas son solo pinceladas de lo posible en un ambiente de impulso a la actividad exportadora dominicana.

En resumen, el 2018 se vislumbra como un año en que muchas cosas cambian, y en que otras quedan pendientes. Luchar para que los temas difíciles se trabajen es una tarea ardua pero necesaria. La discusión de algunos tópicos es incómoda, pero exactamente por eso es por lo que es tan urgente que se tengan. Aprovechemos los apuntes que trazarían de nuevo los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en las próximas semanas como punto de partida para conversar sobre la República Dominicana que queremos dejarle de legado a nuestros hijos, y los esfuerzos que hay que lograr para alcanzarla.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

El poder revelador de lo aleatorio

¿Regalar laptops a los estudiantes aumenta sus calificaciones, su probabilidad de ir a la universidad, o su posterior salario? ¿Es efectivo incentivar a los padres a vacunar a sus hijos…

Todo lo que necesitas saber sobre la economía dominicana en el T1 2018

En medio de un panorama internacional protagonizado por novedades económicas revolucionarias, fueron dados a conocer los resultados preliminares de la economía dominicana de enero a marzo 2018. Una expansión interanual…

¿Por qué el Gobierno gasta tanto en diciembre?

Es evidente que el gasto del gobierno dominicano aumenta considerablemente al cierre de año fiscal, ¿será que las estadísticas reflejan que en el Estado se intenta agotar la totalidad del…

2018: ¿mejor o peor que el año anterior?

Por | Sin categoría | No Comments

Precios más altos, tasas de interés con presiones al alza y sólido crecimiento económico, son los tres principales pronósticos sobre la economía global en 2018. A nivel nacional se registran para este año los más altos pagos de deuda pública interna en la historia dominicana, una inflación cercana al 4% y una depreciación del peso dominicano moderada.

Se espera que Estados Unidos ─país de donde recibimos el mayor porcentaje de remesas, turistas, inversión extranjera y al que exportamos más─ tenga un mejor resultado que el previsto anteriormente. De hecho, las estimaciones de crecimiento de la economía más grande del mundo fueron revisadas al alza y aumentadas de 2.3% a 2.7% en 2018. ¿Qué significa esto? Considerando los resultados de varios análisis que concluyen que cuando la economía estadounidense crece en 1%, República Dominicana lo hace en más de este porcentaje, se prevé un escenario favorecedor para el país.

La aprobación de la reforma tributaria provocará una alta migración de capitales de inversión hacia los mercados estadounidenses. Por ende, se vaticina un repunte de la demanda agregada estadounidense que influiría positivamente en la economía dominicana. En este sentido, el mercado de valores dominicano se enfrentaría a tasas de rendimiento de bonos más altas por un efecto de paridad de tasas de interés.

La trayectoria reciente del petróleo supuso un incremento de 20% en sus precios, y como esta variable es una fuente de volatilidad primordial para el país, es imperante dar seguimiento a los pronósticos en estos precios. Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) apuestan a un nivel de cotización del barril de crudo de US$58 para cierre de año, de ser así, no se prevén importantes perturbaciones para República Dominicana.

El riesgo de fugas de capitales como consecuencia del recorte tributario estadounidense se vería compensado parcialmente por facilidades tributarias dominicanas generales y sectoriales (como las zonas francas o el sector hotelero). Además, el costo de la mano obra dominicana, así como características climáticas del país, ayudarían a anular el atractivo que pueden presentar ahora los negocios en Estados Unidos.

Para Latinoamérica en su conjunto se espera una recuperación en su tasa de expansión. Sustentando lo anterior, se estiman un fortalecimiento de los precios de los productos básicos y una recuperación de Brasil y México. Si bien el país se vería beneficiado por un efecto dominó del desempeño de la región, la posición de República Dominicana en términos de competitividad debe ser reforzada.

Hasta septiembre 2017 más de 120 economías habían experimentado un repunte en términos de crecimiento; este fenómeno se tradujo en la aceleración global más sincronizada desde 2010. En agregado, las bajas tasas de interés introdujeron un grado importante de dinamicidad a las economías que aún se mantiene.

Este panorama positivo debe ser aprovechado, no solo para ostentar cifras de alto crecimiento, sino también para dar solución a cuellos de botella que afectan a las economías. En este sentido, el FMI enfatiza la importancia de remediar los problemas estructurales de las economías para que así incremente la productividad de los países y con ello, sus riquezas. En el caso de R.D. como uno de estos aspectos a mejorar podría señalarse la calidad y el costo del transporte y las deficiencias del sector eléctrico.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

El poder revelador de lo aleatorio

¿Regalar laptops a los estudiantes aumenta sus calificaciones, su probabilidad de ir a la universidad, o su posterior salario? ¿Es efectivo incentivar a los padres a vacunar a sus hijos…

Todo lo que necesitas saber sobre la economía dominicana en el T1 2018

En medio de un panorama internacional protagonizado por novedades económicas revolucionarias, fueron dados a conocer los resultados preliminares de la economía dominicana de enero a marzo 2018. Una expansión interanual…

¿Por qué el Gobierno gasta tanto en diciembre?

Es evidente que el gasto del gobierno dominicano aumenta considerablemente al cierre de año fiscal, ¿será que las estadísticas reflejan que en el Estado se intenta agotar la totalidad del…