Tag

debate republicano archivos - Analytica

El debate republicano: ¿radicalismo o no?

Por | Sin categoría | No Comments

A pesar de las diferentes trayectorias que los pre-candidatos tomaron hacia la candidatura presidencial, Donald Trump, John Kasich y Ted Cruz se posicionan como los mayores representantes republicanos para las elecciones. Trump se ubica como el republicano con más delegados (739), convirtiéndose estadísticamente en el favorito con un 59.74% de los votos necesarios para ser nominado. En caso de que ninguno de los candidatos alcance los votos internos suficientes, la carrera a Washington podría concluir con alguna alianza estratégica entre ellos.

Donald Trump es un empresario y mediático, que desde sus inicios en la política ha participado en movimientos tanto republicanos como demócratas. John Kasich, por otra parte, es el actual gobernador de Ohio, que ha servido en nueve términos en la casa de representantes del congreso de Estados Unidos. Ted Cruz es un político y senador de Texas, graduado de Princeton y Harvard Law, cuyo sistema refleja la forma de pensar republicana.

Si bien es cierto Trump lidera los votos, si el mismo no logra alcanzar los delegados necesarios, las encuestas indican que, a pesar de que Cruz lleva ventaja, el partido optaría por Kasich para hacerle frente a los demócratas en las elecciones presidenciales el próximo noviembre; alegando que este ha tenido un recorrido eficaz de electibilidad y experiencia basándose en los valores republicanos.

Ahora bien, ¿por qué Trump genera tanta controversia? Posiblemente porque, aunque tiene influencia significativa en el mundo empresarial, su carrera como figura política apenas inicia y desde ya aspira al trono presidencial; además de proponer medidas muy radicales, en una sociedad caracterizada por gran diversidad ideológica. Por otra parte, la visión política de nuestros días está influenciada por la división generacional. Nuestros abuelos buscaban un trabajo y tenían una casa, hoy en día lo normal entre estudiantes es buscar un trabajo, habiendo pasado por varios trabajos sin paga, con el fin de poder financiar su deuda. Luego de desligarse de este compromiso, entonces tienen mayor libertad para tomar decisiones económicas. El sector empresarial ha ganado más peso en las decisiones gubernamentales a través de los años. Al ser Trump un empresario exitoso, la inclusión del dinero y del poder empresarial encaminan su candidatura.

Tanto Trump como Kasich desean reestructurar y simplificar sistemas de impuestos, argumentando que esto beneficiaría a las empresas y a las familias de clase media y baja. Kasich propone reducir el impuesto sobre la renta de un 35% a un 25% para las grandes empresas, mientras que Cruz alega que dicho impuesto debería establecerse en 16%. Trump, en un sentido más ambicioso, propone que, sin importar el tamaño de la empresa, el impuesto no supere el 15%. En cuanto a impuestos personales se refiere, Trump propone que los solteros con ingresos menores de US$25,000 al año o matrimonios que entre ambos perciben menos de US$50,000 anuales, quedarían exentos del impuesto sobre la renta. De ser así, se eliminaría el impuesto en 75 millones de hogares.

Ambas medidas se han considerado un tanto extremas por sus oponentes, ya que el impacto en la recaudación tributaria sería más que significativo, lo que compromete los programas sociales del Estado. La posible incidencia de esta reforma para República Dominicana es ambigua. Por un lado, podría esperarse que aumente el flujo de remesas como consecuencia del mayor ingreso disponible de los trabajadores; no obstante, la menor carga impositiva para las empresas incentiva la inversión en Estados Unidos, lo que podría resultar en menor flujo de capitales hacia nuestro país, así como menor inversión extranjera directa.

En el sector educativo, Kasich defiende la no intrusión del gobierno federal, inclinándose por el manejo de los entes educativos exclusivamente por su distrito. La reforma planteada apunta a reducir el costo de la educación, disminuir la deserción escolar y fortalecer las capacidades de la fuerza de trabajo. A pesar de su política de no intrusión por el gobierno federal, propone aumentar los subsidios del gobierno a las universidades públicas e incentivar los estudios en línea. Muchos dominicanos optan por migrar a los Estados Unidos para que sus hijos tengan un mejor futuro; las tarifas, tanto de educación temprana y superior, toman un gran peso en estas decisiones para las familias dominicanas.

Los tres candidatos se encuentran a favor de defender la segunda enmienda de la constitución, que promulga el derecho del porte de armas a toda persona con el fin de auto-protección. También proponen eliminar las prohibiciones de diferentes tipos de armas y municiones. La sensibilidad de este tema lo convierte en controversia: por un lado incita a los malhechores y criminales a portar armas, pero por otro, brinda protección y seguridad a los civiles. Como una forma de contrarrestar lo anterior, ambos proponen reforzar el sistema de regulación de armas, como fortalecer el sistema de verificación de antecedentes.

Los Republicanos siempre se han posicionado en contra del sistema actual de la seguridad social, estos entienden que un individuo debe de velar por su propio futuro. Trump y Kasich no son la excepción, ya que ambos están a favor de eliminar el actual sistema de la seguridad social llamado “pay as you go”, optando por la privatización del mismo. También se oponen al Obamacare, argumentando que este sistema ha influenciado en el alza de los precios de seguros médicos, afectando especialmente a las familias más pobres.

Por otro lado, en cuanto al comercio internacional, según los analistas de Trump, desde la entrada en vigor del acuerdo de noviembre de 1999, entre E.E.U.U. y China, se han perdido más de 10 millones de puestos de trabajo estadounidenses y más de 50,000 empresas. Trump se compromete a exigir el respeto de las leyes de propiedad intelectual y patentes como condición para entrar al mercado chino. El candidato también planea poner fin a las subvenciones de exportación y al mal manejo de las normas ambientales de empresas chinas.

Estados Unidos apoya el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), el tratado de libre comercio que involucra a países de Europa, América Latina y Asia, pero excluye a China. Este nuevo tratado de libre comercio, en la medida que hace más competitivas a las exportaciones asiáticas a EE.UU., podría perjudicar a los productores dominicanos. La postura republicana en relación a este tipo de acuerdo es crítica. Trump mantiene una visión proteccionista en cuanto a acuerdos como el anterior y comercio internacional en términos generales. El pre-candidato ha propuesto la implementación de barreras financieras y físicas entre EE. UU y el exterior. Al ser EE.UU. el socio comercial principal de nuestro país, estas medidas incidirían de manera significativa en nuestra economía.

Los tres candidatos han realizado propuestas catalogadas como radicales, aun dentro de los estándares del partido republicano. Las encuestas indican que Trump se encuentra mejor posicionado para ganar las elecciones internas y ser el candidato republicano en las elecciones presidenciales. En el marco del actual mandatario estadounidense Barack Obama, y su trayectoria en lo últimos ocho años, Donald Trump representa una tendencia totalmente contraria a la estructura e ideología actual del gobierno. El mercado global espera con ansias el resultado de las elecciones de la economía líder a nivel mundial, ya que las políticas estadounidenses siguen modelando el comercio y las relaciones internacionales.