Tag

desempleo archivos - Analytica

Desempleo: la primera desigualdad

Por | Sin categoría | No Comments

La desigualdad ha sido abordada numerosas veces como una de las principales razones de los conflictos sociales que se generan en cualquier país. Desde las revoluciones de derechos humanos y las guerras de independencia hasta las legislaciones que se presentan a diario a los congresos, el sentimiento de impotencia que abarrota a las personas al estar en un ambiente desigual suele ser el motor del cambio.

A inicios de este mes de febrero, Christine Lagarde, Directora General del Fondo Monetario Internacional (FMI), abordó la desigualdad planteando como primer peldaño un único elemento: el desempleo. Al describir la actual situación que se le presenta a los jóvenes de Europa, Lagarde reflexionó y abordó al desempleo como “la primera desigualdad que se presenta en una sociedad”. El estar desempleado es una característica que tiene todo ser humano en edad de trabajar hasta el momento en que se ofrece a entrar en el mercado laboral y logra formar parte de la actividad económica de una empresa. En base a esto, no dejamos de cuestionarnos: ¿es el desempleo también “la primera desigualdad” en República Dominicana?

Un vistazo rápido a la estructura poblacional y laboral y el contexto histórico de este país nos hace inclinar nuestra conclusión a un “sí” rotundo, pues desde la época de la colonización, el territorio al que pertenece República Dominicana fue víctima de esquemas de explotación laboral y un sistema de posición social impuesta. Hoy en día, los problemas de desigualdad de ingresos, de género y étnica pueden todos ser atribuidos en gran medida a que no existen las mismas oportunidades laborales entre los grupos afectados.

Evidentemente, se debe considerar un componente cultural que se mantiene en la psique de las personas a medida que pasan las generaciones dentro de un país que hacen que persistan algunos componentes de este flagelo. Pero, a pesar de esto, existen distintos estudios que indican que existe una estrecha relación entre los indicadores de desigualdad y la trayectoria de la tasa de desempleo de una nación; inclusive muestran que su impacto varía dependiendo del tipo de desigualdad que se está abordando.

También es importante resaltar que, para combatir el desempleo, se deben hacer revisiones exhaustivas y continuas de las estructuras impositivas y de incentivos gubernamentales que existen en las diferentes economías. Usualmente, este tipo de políticas son muy rígidas y tardan mucho tiempo en cambiar; y lo que pocos consideran es que mientras más se prolonga este cambio de medidas, más se profundiza el desempleo y, consecuentemente, la desigualdad.

Conociendo que se pueden presentar diferentes opiniones al respecto, esta visión sobre la desigualdad y el rol que tiene el desempleo sobre ella abren un gran espacio para discusión y reflexión. De hecho, en base a esto, se podría hasta argumentar que asegurar una estructura equitativa en el mercado laboral ayuda en gran medida a resolver los problemas de una economía. No obstante, en países como en Estados Unidos donde existen cifras de desempleo cercanas a cero, aún se perciben problemas de violencia y desigualdad.

A pesar de no ser la solución a todos nuestras problemáticas y adversidades, la idea que planteó Lagarde sigue siendo relevante para todo aquel que esté en la posición de toma de decisiones. La realidad es que la responsabilidad de atacar el desempleo no solamente recae sobre el gobierno y los funcionarios, pues el rol que tienen las empresas en la batalla contra la desigualdad es igual de importante o incluso más.

 

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Desempleo: la primera desigualdad

La desigualdad ha sido abordada numerosas veces como una de las principales razones de los conflictos sociales que se generan en cualquier país. Desde las revoluciones de derechos humanos y…

China y su efecto sobre el rumbo del dólar

En primera instancia debemos tener claro que, para que una moneda sea considerada como reserva global debe mantener firmemente la confianza como medio de pago y reserva de valor. Oficialmente…

El petro: 1 barril de petróleo = 1 moneda virtual

En medio de un clima de inquietud por el colapso de la producción de petróleo de Venezuela y la profundización de la crisis económica y social que le concierne, la…

No es lo mismo, pero es igual

Por | Sin categoría | No Comments

El 2018 se vislumbra como un año en que muchas cosas cambian en la economía dominicana, y en que otras tantas quedan iguales. Habiendo mantenido un ritmo de crecimiento muy acelerado en la historia reciente, es conveniente evaluar cómo una posible reversión de esta tendencia tiene implicaciones transversales a todos los sectores y los hogares de República Dominicana.

La desaceleración del crecimiento económico de República Dominicana desde 7% hasta menos de 5% dificultaría el logro de las ganancias de la reducción del desempleo. Ya hace varios años economistas de renombre como Magdalena Lizardo y Rolando Guzmán estimaron que las reducciones del desempleo, que vienen impulsadas por crecimiento económico, requieren que el mismo se encuentre por encima de la tendencia de largo plazo para ser consideradas significativas. El gobierno debería considerar lo anterior dentro de su estrategia de asistencia social para anticipar el caso hipotético en que la misma inversión de años pasados no retorne en el futuro los frutos acostumbrados.

En materia de reformas estructurales el 2018 no se augura muy diferente a años anteriores. Sigue pendiente una reforma real al sector eléctrico, una discusión sobre el balance de los derechos de los trabajadores y la rentabilidad de las empresas en una reforma laboral, y una reflexión sobre el tipo de Estado que queremos, y cómo se va a financiar, en una reforma fiscal de ingresos y gastos. La reducción del crecimiento económico introduce trabas a la efectiva implementación de estas reformas, ya que ningún sector quiere enfrentar más cargas en el momento que sus ventas desaceleran.

Paradójicamente, es posible que la ralentización del crecimiento beneficie marginalmente al mercado de valores. La colocación de bonos está relativamente lenta, por lo tanto, los bancos se ven en la necesidad de mantener más liquidez y buscar activos alternativos en el universo limitado de inversiones del país. Generalmente en este escenario, las empresas se mostrarían reacias a hacer ampliaciones de su capacidad productiva, por lo que una mayor parte del excedente que generan se destinaría a ahorros en el mercado de valores con rendimientos por encima de la banca comercial.

Sin embargo, estos rendimientos han caído desde la segunda mitad del 2017, fruto de la misma liquidez de la economía y las medidas monetarias del Banco Central. Esta reducción de tasa implicó ganancias importantes en el mercado de capitales para muchos de los actores, y en el mediano plazo esto podría estimular a más empresas del sector privado a hacer emisiones nuevas a tasas más atractivas, ampliando así la oferta de inversiones para el mercado.

La capacidad de generación de divisas se hace cada vez más importante en un momento de ritmo económico reducido. A pesar de que el crecimiento del turismo y las remesas se mantiene alto, la situación no es así para las exportaciones y la inversión extranjera directa. El tratamiento de estas dos actividades en las reformas estructurales que se hagan durante los próximos años será decisivo en el desempeño futuro de las industrias exportadoras.

Los bienes producidos en el país son de excelente calidad. No es sólo el cacao, banano, aguacate, oro y textiles básicos los que hacen de República Dominicana un productor reconocido en el exterior. El país produce en sus zonas francas maquinarias de alta tecnología. Se ha demostrado que es posible tratar el cacao localmente y convertirlo en un chocolate terminado, con mayor valor agregado, un sabor único y perfectamente competitivo en mercados internacionales. Estas son solo pinceladas de lo posible en un ambiente de impulso a la actividad exportadora dominicana.

En resumen, el 2018 se vislumbra como un año en que muchas cosas cambian, y en que otras quedan pendientes. Luchar para que los temas difíciles se trabajen es una tarea ardua pero necesaria. La discusión de algunos tópicos es incómoda, pero exactamente por eso es por lo que es tan urgente que se tengan. Aprovechemos los apuntes que trazarían de nuevo los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en las próximas semanas como punto de partida para conversar sobre la República Dominicana que queremos dejarle de legado a nuestros hijos, y los esfuerzos que hay que lograr para alcanzarla.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Desempleo: la primera desigualdad

La desigualdad ha sido abordada numerosas veces como una de las principales razones de los conflictos sociales que se generan en cualquier país. Desde las revoluciones de derechos humanos y…

China y su efecto sobre el rumbo del dólar

En primera instancia debemos tener claro que, para que una moneda sea considerada como reserva global debe mantener firmemente la confianza como medio de pago y reserva de valor. Oficialmente…

El petro: 1 barril de petróleo = 1 moneda virtual

En medio de un clima de inquietud por el colapso de la producción de petróleo de Venezuela y la profundización de la crisis económica y social que le concierne, la…

Cuando los bancos no otorguen más préstamos

Por | Sin categoría | No Comments

Hace poco más de un año, en Suiza se planteó la posibilidad de un referéndum con el objetivo de conocer la opinión pública sobre la abolición del sistema bancario de reserva fraccionaria y sustituirlo por uno de reserva completa conocida como la Iniciativa Vollgeld. Esto significaría que los bancos tendrían que mantener bajo su posesión la totalidad (100%) del dinero de sus respectivos depositantes. Específicamente, no podrían prestar el dinero correspondiente a depósitos a la vista. La meta principal del sistema de reserva completa es evitar las corridas bancarias como las que se presentaron en la Gran Recesión – 2008 – y durante la Gran Depresión – 1929. Sin embargo, esto solamente se logra si se limita la capacidad de los bancos de otorgar préstamos; y es exactamente eso lo que sucede bajo una banca de reserva completa.

A finales de 2017 se confirmó que el plebiscito se llevaría a cabo en el 2018. Ahora, ¿qué repercusiones podría tener esto? Lo cierto es que los posibles efectos de la adopción de un sistema de reserva completa en Suiza son inmensurables. Tomando en cuenta que actualmente Suiza es considerado como un modelo a seguir en materia de administración bancaria y política monetaria, la decisión de seguir con la iniciativa Vollgeld podría influir sobre los sistemas vecinos en el mediano plazo, incentivando nuevos referéndums y nuevas políticas en contra del sistema fraccionario y a favor del sistema completo. Por esto, de ser aprobado el plebiscito, es fundamental que la propuesta sea estudiada meticulosamente.

A pesar de que se desconoce la propuesta de la Iniciativa Vollgeld a totalidad, existen diferentes maneras de abordar este enfoque bancario y lograr que el sistema pueda continuar generando empréstitos. Una de las técnicas más discutidas es la utilización de los depósitos a plazo fijo (o time deposits) como la base única de los préstamos. Otra alternativa puede ser acudir a la institución reguladora pública que existe bajo el sistema de reserva completa, financiarse y utilizar dicho dinero para ofrecer préstamos a tasas más elevadas. En ambos casos, la circulación del dinero estaría más restringida y la actividad economía sería más lenta, pero fenómenos como la inflación, la depreciación cambiaria y el desempleo serían más fáciles de manejar.

Para las instituciones financieras, esta modalidad truncaría en gran manera la capacidad de manejar dinero y transformaría las mismas esencialmente en bóvedas de dinero que cobrarían por salvaguardar el efectivo del público. Por esto y demás razones, existen quienes abogan por mezclar ambos sistemas, asegurando que los bancos sean más transparentes con el uso de los ahorros y aún mantenga su efecto dinamizador en la economía. Incluso, es primordial entender que el pilar de la banca de reserva completa está en la institucionalidad gubernamental y qué tan eficiente sería el trato que el gobierno poseería sobre estos.

El día de hoy, Suiza tiene en sus manos una gran responsabilidad. Pues, siendo considerada como la “caja fuerte del mundo”, un cambio en su sistema de reserva bancaria podría tener repercusiones sumamente significativas en el ámbito bancario mundial como lo conocemos hoy en día.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Desempleo: la primera desigualdad

La desigualdad ha sido abordada numerosas veces como una de las principales razones de los conflictos sociales que se generan en cualquier país. Desde las revoluciones de derechos humanos y…

China y su efecto sobre el rumbo del dólar

En primera instancia debemos tener claro que, para que una moneda sea considerada como reserva global debe mantener firmemente la confianza como medio de pago y reserva de valor. Oficialmente…

El petro: 1 barril de petróleo = 1 moneda virtual

En medio de un clima de inquietud por el colapso de la producción de petróleo de Venezuela y la profundización de la crisis económica y social que le concierne, la…

Seguros de desempleo: ¿Aplicables a República Dominicana?

Por | Sin categoría | No Comments

El desempleo afecta a todos los países, pero no todos los agentes económicos sufren las mismas consecuencias. En muchos países aquellos trabajadores que sufren de cesantía son subsidiados por un período, con el fin de que estos puedan mantener un nivel de vida de subsistencia mientras encuentran un nuevo trabajo. Ahora, ¿es esto necesario en la República Dominicana?

En momentos en los que el desempeño del consumo privado y la inversión comprometen el ritmo de expansión que anteriormente protagonizaba la coyuntura dominicana, es necesario estudiar la factibilidad de respuestas a la desaceleración económica. En períodos económicos lentos el recorte de personal en muchas empresas incrementa para disminuir costos. Sin embargo, aquellos trabajadores que caen en el desempleo como producto del ritmo mermado de la economía enfrentan regularmente un largo período sin recibir ingresos para subsistir, por esto la calidad de vida de muchas personas cae.

Tomando el ejemplo de Estados Unidos, el programa de seguros de desempleo provee a aquellos trabajadores (que cumplen con un número de características específicas) que han renunciado o fueron despedidos de su trabajo con un subsidio del gobierno durante 6 meses para que estos mantengan un nivel de vida aceptable en el tiempo que buscan otro trabajo.

Otro tipo de seguro frente al desempleo es el que se aplica en algunos países de la Unión Europea como Dinamarca y Suecia. Estos pagos a desempleados recaen en sindicatos y no en el gobierno directamente. Sin embargo, dichas transferencias de subsistencia son reguladas por el Estado o son subsidiados en parte este. Este tipo de seguros de desempleo se conoce como el sistema Ghent.

Mientras que en la República Dominicana este tipo de seguro no existe, aquellos que enfrentan este desempleo cíclico pueden ver su calidad de vida reducida significativamente al entrar en el desempleo. Este cambio puede tener efectos en los individuos que permanezcan mucho tiempo como desempleados, como lo es la pérdida de habilidades por la falta de práctica. Considerando lo anterior, se puede sostener que un soporte frente a períodos lentos o recesivos previene una caída mayor en el desempleo.

Los seguros de desempleo, a pesar de presentar un gasto adicional para el gobierno y provocar distorsiones en el mercado laboral, proveen a los trabajadores del país de una mayor calidad de vida en momentos difíciles. Para que la República Dominicana potencie no sólo su crecimiento, sino también su desarrollo, es necesario que las personas disfruten de mejores condiciones de vida. Al momento de evaluar la pertinencia de un seguro de esta naturaleza en el caso dominicano, es necesario incorporar en el análisis el incentivo perverso que viene de la mano con este y las medidas necesarias para evitar el desempleo intencionado.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Desempleo: la primera desigualdad

La desigualdad ha sido abordada numerosas veces como una de las principales razones de los conflictos sociales que se generan en cualquier país. Desde las revoluciones de derechos humanos y…

China y su efecto sobre el rumbo del dólar

En primera instancia debemos tener claro que, para que una moneda sea considerada como reserva global debe mantener firmemente la confianza como medio de pago y reserva de valor. Oficialmente…

El petro: 1 barril de petróleo = 1 moneda virtual

En medio de un clima de inquietud por el colapso de la producción de petróleo de Venezuela y la profundización de la crisis económica y social que le concierne, la…

En lo que el hacha va y viene

Por | Sin categoría | No Comments

Desde inicios de 2014, la economía dominicana logró mostrar un excelente desempeño económico. Trimestre a trimestre pudimos ver altos niveles de crecimiento atado a bajas tasas de inflación, fluctuaciones cambiarias estables, dinamización de los préstamos, reducciones del desempleo, entre muchas otras cosas. Se reconoce que dicho dinamismo fue el producto de políticas internas conjunto con diversas condiciones en el mercado externo que fueron aprovechadas por la administración. Sin embargo, como se esperaba, el mismo no perduró.

A partir del cierre de 2016 se evidenció una ralentización de la actividad económica que se consolidó en el primer semestre del 2017 (crecimiento de 4.0% en 2017 Vs 7.7%, 7.2% y 7.4% en el período 2014-2016, respectivamente). Desconcertados con lo manifestado por los mercados, el pasado agosto, las autoridades monetarias volvieron a apostar por una dinamización del crédito para reactivar la actividad económica (al igual que en 2013). Para ello se implementaron dos medidas para hacer atractivo un crédito que además de haberse ralentizado, comenzó a tener problemas de morosidad.

Esto último es parcialmente producto de la postura de crédito tomada en 2013, que incrementó los niveles de flexibilidad de crédito (conocido como Z en los modelos crediticios). Como era de esperar, las consecuencias de estas iniciativas no comienzan a asimilarse hasta un plazo aproximado de un año cuando disminuye considerablemente el poder adquisitivo de los individuos y no tienen con qué pagar sus deudas.

La actual inclinación a la canalización de crédito al sector privado debe considerar las deficiencias del sector financiero. A de noviembre el comportamiento de la cartera se ha mantenido prácticamente igual, y como resultado, la banca cuenta con un exceso de liquidez y debe hacer frente a su costo de oportunidad.

El panorama coyuntural sugiere que el gobierno busca un mecanismo para generar crecimiento, aunque esto venga con su costo. En nuestra economía, en lo que el hacha va y viene, el crecimiento de corto plazo se hace más relevante para los tomadores de política en la incesante búsqueda de un ambiente de estabilidad política y económica.

Exceptuando las más recientes reformas educativas, las políticas gubernamentales actuales no están comprometidas a incrementar la productividad, la eficiencia, la calidad del capital humano y muchos otros elementos que permiten explotar el potencial de la economía. Es necesario que comencemos a invertir en otros sectores para expandir las posibilidades de producción.

Ahora que los mecanismos tradicionales comienzan a verse menos efectivos, la evaluación de políticas (y de sus costos de oportunidad) que puedan enfocarse en estos objetivos mencionados anteriormente se hace mucho más relevante. Todo esto con la ayuda de medidas de Monitoreo y Evaluación (M/E) que permitan estudiar de manera robusta la efectividad e impacto real de dichas iniciativas es lo que nos facilitará la visualización de una mejora macroeconómica que provenga desde los hogares.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Desempleo: la primera desigualdad

La desigualdad ha sido abordada numerosas veces como una de las principales razones de los conflictos sociales que se generan en cualquier país. Desde las revoluciones de derechos humanos y…

China y su efecto sobre el rumbo del dólar

En primera instancia debemos tener claro que, para que una moneda sea considerada como reserva global debe mantener firmemente la confianza como medio de pago y reserva de valor. Oficialmente…

El petro: 1 barril de petróleo = 1 moneda virtual

En medio de un clima de inquietud por el colapso de la producción de petróleo de Venezuela y la profundización de la crisis económica y social que le concierne, la…

Estanflación

Por | Sin categoría | No Comments

En ciertas ocasiones hemos podido presenciar elevados niveles de precios que persisten durante largos periodos de tiempo, en otras hemos notado cómo las economías crecen a muy bajas tasas ─incluso inferiores a cero─ al tiempo que existe un arraigado nivel de desempleo que mantiene en paro a una gran masa de personas. Estos dos eventos pueden ser perjudiciales por sí solos para el bienestar económico de cualquier país, sin embargo, la problemática se agrava cuando ambas situaciones coinciden dando lugar al fenómeno económico conocido como estanflación.

Previo a los años 70, se consideraba que en periodos expansivos caracterizados por niveles de empleos elevados y bajas tasas de interés que incentivaban el consumo y que desembocaban en una mayor demanda agregada, existía un equilibrio con un mayor nivel de precios, pero también con una mayor producción.

Asimismo, se pensaba que, en periodos restrictivos influenciados por altos tipos de interés y elevados niveles de desempleos, que provocaban una caída abrupta del consumo, el equilibrio se localizaba en una menor producción con una inflación moderada. En pocas palabras, se tenía la creencia de que resultaba imposible presenciar un espiral ascendente de los precios y una recesión económica de forma simultánea.

A mediados de la década del 60 e inicios de los 70 el rumbo del pensamiento cambió definitivamente, al evidenciarse en Reino Unido la coexistencia de una inflación desmedida y descontrolada, con un estancamiento económico y altos índices de desempleo. Estos hechos de manera conjunta profundizaban la gravedad de la situación económica posicionando a los agentes en una posición de pérdida.

La estanflación significa un reto para cualquier economista o hacedor de políticas económicas, debido a que las medidas tradicionales para atacar las problemáticas de forma individual son totalmente adversas. Por ejemplo, para reducir la inflación los bancos recurren a aumentar las tasas de interés lo que culmina en una ralentización del crecimiento económico (un estancamiento de la actividad económica).

Por el contrario, si desean reactivar la situación económica la regla por excelencia sería aplicar una política expansiva para inducir a una disminución de los tipos de interés, hecho que puede provocar desajustes considerables en el nivel de precios (inflación) y alterar aún más la estabilidad.

Los mejores resultados se han obtenido de políticas destinadas a mejorar el mercado laboral otorgando mayores facilidades a los empleadores y empleados, mediante la creación incentivos con tasas impositivas al sector empresarial más bajas, con un mercado menos intervenido por el Estado y una distribución dada por la naturaleza misma, entre otras.

La estanflación es un problema que merece suma atención, dada la dificultad a la hora de atacar sus males. Es por ello, que las economías deben mantenerse alerta cuando presentan las situaciones planteadas anteriormente de forma simultánea.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Outsourcing y Offshoring

Uno de los principales supuestos de la teoría económica tradicional es que los individuos y las empresas son agentes racionales y, por ende, siempre tratarán de maximizar su utilidad y…

Impuesto Inflación

La inflación se puede generar por diferentes razones. Una de ellas es que, a medida que el tiempo pasa, la cantidad de personas que viven en un país suele aumentar….

La economía ambiental

Economía suele pensarse como sinónimo de finanzas, proyecciones o modelos econométricos. Sin embargo, existe una amplia gama de temas que son objeto de estudio para esta ciencia (dentro de estos…

Indicadores Económicos

Por | Sin categoría | No Comments

En muchas ocasiones, las personas escuchan hablar que existen algunos indicadores que muestran si una economía está pasando por un proceso de auge o de recesión. No obstante, no nos detenemos a preguntar concretamente ¿qué es un indicador económico? A groso modo, un indicador económico es sencillamente una medida (usualmente un valor numérico) el cual permite observar cuál es la condición de algunos de los aspectos de la economía. Algunos ejemplos de indicadores de económicos pudieran incluir el siguiente listado:

  • Inflación
  • Desempleo
  • Crecimiento económico real
  • Presión tributaria
  • Depreciación cambiaria

Tal y como fue mencionado anteriormente, los indicadores económicos son usualmente valores numéricos; sin embargo, esto no siempre es la regla. Por ejemplo, un indicador económico no numérico pudiera ser la calificación de riesgo de un país. Es decir, la evaluación que otorgan las calificadoras de riesgo con tal de proveer una perspectiva sobre si es viable invertir o no en un país o región.

Es importante mencionar que existen indicadores económicos que son observados para poder establecer o analizar otros indicadores. Esto así, porque existen muchos indicadores que definen el comportamiento de otros, tal y como se pensaría que la depreciación cambiaria afecta la inflación y cómo el desempleo posee un efecto sobre el crecimiento económico. Como estas relaciones existen múltiples, entender si una economía está en óptimas condiciones implica estudiar la mayor cantidad de indicadores posibles.

Es interesante ver cómo la relación entre los indicadores económicos es la que utilizan los hacedores de políticas para la toma de decisiones. Incluso, es posible que la falta de presencia de indicadores económicos frustre el proceso de administración efectiva de una economía o nación.

El ciclo de vida como causa natural del desempleo

Por | Sin categoría | No Comments

Consideraciones sobre los sistemas de pensiones

Hubo una vez un economista italiano refugiado en los Estados Unidos durante la Posguerra que estaba interesado en la macroeconomía y el funcionamiento de la economía financiera. Franco Modigliani fue quien planteó la Teoría del Ciclo Vital como una idea vinculada al consumo y el desarrollo. En síntesis, su tesis es sumamente intuitiva, pues argumenta que las personas cuando somos jóvenes no generamos ingresos porque no formamos parte de la fuerza laboral, luego nos incorporamos al mercado de trabajo y acumulamos algún nivel de ahorro el cual es utilizado en el futuro para el momento en el que nos retiremos.

El desempleo es una de las variables macroeconómicas más observadas para medir el comportamiento y estatus de una economía, por lo que se ha vuelto objeto de mucho estudio con tal de tomar decisiones sobre políticas públicas. Dentro de las políticas públicas que influyen en el desempleo, existe una particular que posee un fuerte vínculo con el ciclo de vida. Esta es, nada más y nada menos que, el sistema de pensiones.

Luego de entender la teoría del ciclo de vida planteada por Modigliani, se hace evidente comprender cómo esta describe al pie de la letra el razonamiento bajo el cual funciona el sistema de pensiones de Pay-as-you-go, que traducido al español es “capitalización individual”. La idea principal de este esquema es básicamente crear una cuenta de ahorro, en la que se deposita una parte del ingreso de manera obligatoria desde el momento de la inserción en el sistema de pensiones, para así poder tener ingresos disponibles al momento de un retiro laboral.

La idea de esto es presentarlo como una alternativa al Sistema de Reparto, el cual esencialmente se refiere a la contribución del fondo de pensiones por los integrantes del mercado de laboral para los beneficiarios del momento. En el futuro, los nuevos trabajadores aportarían al fondo de pensiones de los trabajadores del pasado.

Existen argumentos para indicar por qué uno de estos sistemas presenta más beneficios que el otro, o por qué puede ser considerado más justo que su contraparte. No obstante, lo importante en este momento es establecer el vínculo entre el desempleo y el sistema de pensiones en general. Generalmente, en el esquema de capitalización individual, se incentiva a los contribuyentes a continuar trabajando, aun cuando están en edad de retiro laboral. Esto produce que la rotación de trabajo y de puestos de empleo disminuya, por lo que las oportunidades de empleo para los que aún no forman parte del mercado laboral son menores, consecuentemente produciendo un desempleo latente.

Por el otro lado, la debilidad del Sistema de Reparto yace en el mismo lugar en el que está su fortaleza: la pirámide poblacional. Esta pirámide es sencillamente la representación gráfica de la población de un país por edad y género. Intuitivamente, se podría pensar que se le llama pirámide porque la cantidad de jóvenes en una población es mayor a la cantidad de envejecientes. No obstante, esta situación ha empezado a revertirse, especialmente en países de Europa. El Sistema de Reparto es bastante funcional a medida que la cantidad de contribuyentes y el monto con el que estos contribuyen es superior al procurado por los beneficiarios; pero al momento en el que la pirámide se invierte esta situación no puede darse. Más tarde, el sistema de pensiones deficitario viene sucedido de una crisis de financiamiento público y la nación debe endeudarse. De esta manera la condición económica del país empeora y antes de percatarnos nos encontramos con altos niveles de desempleo.

Claramente, entendemos que esta línea de razonamiento sigue una serie de supuestos que son necesarios para que la relación entre el desempleo y el ciclo de vida exista. Empero, también cabe resaltar que, si dichos supuestos no representan la generalidad, están en proceso de hacerlo. Teniendo todo esto en mente no hace falta más nada que decir que los gobiernos deben percatarse de la situación y comprender que es posible que en el futuro necesitemos una alternativa al esquema de pensiones que utilizamos en el presente.

Desempleo: más allá de no tener trabajo

Por | Sin categoría | No Comments

Hablar de desempleo parecería una conversación corta. Incluso, es natural considerar que una persona desempleada es simplemente aquella que no tiene empleo. Si bien esta es una condición más que necesaria, no es una condición suficiente. Hay individuos que no tienen la edad legal para trabajar. Existen otros que simplemente, no buscan trabajo. Un individuo sin empleo, y con al menos una de estas dos características anteriores no es considerado una persona desempleada.

El conjunto de personas con la edad legal de trabajar y que tiene empleo o se encuentra en busca de uno conforma la Población Económicamente Activa (PEA). Solo aquella porción de la PEA que no tiene empleo, se considera desempleada. Por ende, cuando escuchas que el nivel o la tasa de desempleo en una población equivalen a un porcentaje en específico, esa tasa hará referencia a la proporción de la PEA total que se encuentra desempleada.

No obstante, no todos los individuos desempleados llegaron a este estado bajo las mismas condiciones o por las mismas razones.  En este sentido, la teoría económica distingue distintos tipos de desempleos. Entre estos: i.) estructural, ii.) cíclico, iii.) friccional, y iv.) estacional. Desglosemos cada uno de estos conceptos.

i) Desempleo estructural

El desempleo estructural es causado por cambios debidos a la evolución tecnológica y variaciones en los procesos de producción. En este tipo de desempleo, las capacidades de los empleados no son ya necesariamente requeridas por el proceso que estos realizarían, a pesar de que pudiesen realizar el mismo trabajo mediante otro proceso. La industrialización, por ejemplo, ha sentado históricamente las bases para este tipo de desempleo. Labores que alguna vez fueron más manuales, demandando la participación de más empleados, han sido sustituidas por la utilización de maquinaria o herramientas que han causado que no se necesite mano de obra para realizarla. El cese del empleo de estos individuos, o la no demanda de los mismos, da lugar al desempleo estructural.

ii) Desempleo cíclico

El desempleo cíclico, por su parte, es producido por variaciones en la actividad económica. En situaciones de crisis económica, cuando disminuye la demanda de bienes y servicios por parte de la sociedad, en consecuencia, disminuye la actividad y, por ende, el nivel de empleo ofertado. El desempleo causado por situaciones de esta índole es considerado cíclico.

iii) Desempleo friccional

Este desempleo se produce cuando las personas cambian de trabajo y se encuentran temporalmente desempleadas en el período de transición entre un empleo y otro. Dicho empleo no es necesariamente causado por discrepancias entre la oferta y demanda laboral.

iv) Desempleo estacional

El desempleo estacional surge en actividades que solo se realizan en épocas del año determinadas. Por ejemplo, en naciones donde las estaciones del año están muy marcadas, existen actividades que sólo pueden realizarse durante el invierno o el verano. Al no poder realizarse estas actividades tras los cambios de temporada, el desempleo derivado es considerado estacional.