Tag

Educación archivos - Analytica

Educación en línea: las dos caras de la moneda

Por | Sin categoría | No Comments

Los costos de la educación superior han mantenido un alza constante a través de los años. Específicamente en el caso dominicano, la misma ha aumentado en 78% desde el 2011 a la fecha, según datos del Banco Central. La situación actual abre la puerta a la búsqueda de otras opciones para formarse académicamente.

Considerando lo anterior, el desarrollo de la tecnología y el fácil acceso a la información se hace atractiva la opción de evaluar la educación en línea como alternativa. Este tipo de educación es capaz de otorgar certificados y hasta maestrías, compitiendo con la educación presencial. Pero ¿podría algún día llegar a sustituir o competir con la educación cara a cara? Para responder esto, primero es necesario entender la composición del sector de educación y cómo ha ido cambiando.

Datos importantes del sector

Para 2017, en los Estados Unidos un total de 6,657,460 estudiantes estaban inscritos en algún curso en línea, lo que conforma un 33% de la población estudiantil total. Esta cifra significaba un crecimiento de 6.4% respecto a los registros del año anterior.

Es interesante observar a la población que apunta la educación a distancia. El 40% de los estudiantes en línea superan los 30 años, y de igual manera, el 76% de los programas señalaron que su público principal eran adultos que desean volver a estudiar después de una ausencia. Por lo tanto, se puede concluir que el grupo específico que recibe el mayor impacto de la educación en línea, son adultos probablemente con trabajo que buscan nuevas oportunidades de estudio.

Ventajas y desventajas

El aprendizaje en línea tiene ventajas y desventajas frente al aprendizaje presencial. Las ventajas parecen claras, además del menor costo, el estudiante puede manejar su tiempo según su conveniencia y seleccionar los cursos que más le interesen. De alguna forma el estudiante sería capaz de diseñar su propio pénsum de estudio según sus preferencias e ir desarrollándolo al ritmo que más le convenga según su situación. Como desventaja destacan la falta de interacción social y el valor añadido que puede otorgar un profesor presencial.

Evidencia empírica

Por lo tanto, llegamos a la pregunta final ¿podría la educación en línea verdaderamente llegar a ser un sustituto de la presencial? La respuesta es incierta, Caroline Hoxby, investigadora de Stanford, intentó responderla en el año 2017 con el paper “The Returns to Online Postsecundary Education”. En el mismo se mide la diferencia en salarios que brinda estudiar al menos tres años exclusivamente educación en línea y los resultados llaman la atención. Contrario a lo que de antemano se pudo haber pensado, la investigación demuestra que el aumento en el salario de los estudiantes en línea fue significativamente menor al de la educación presencial y que en muchos casos ni siquiera llega a pagar la inversión realizada. Estos resultados son obtenidos controlando por capacidades de los estudiantes, tipo de curso y cualquier otra variable que pueda hacer que los grupos no sean comparables.

¿Qué nos dice esto? Demuestra que la educación virtual no ha obtenido todavía la suficiente rigurosidad o aceptación para competir con la presencial en el mercado laboral, pero no significa que debemos olvidar los beneficios de la educación en línea, su potencial, y su efecto en la población que busca impactar. El público objetivo de este mercado está compuesto (en una gran proporción) por personas que buscan complementar sus conocimientos por requerimientos laborales, y por ende, el beneficio puede estar reflejándose fuera del salario. Además, la variedad de cursos en línea puede servir como complemento ideal para un currículum universitario y el bajo costo de estos puede aumentar el alcance de la educación a poblaciones necesitadas. La enseñanza en línea tiene un camino que recorrer, pero su capacidad de penetración en el sistema educativo le podría terminar generando más aceptación, logrando algún día más impacto en el mercado laboral.


Las apreciaciones expresadas en este artículo no constituyen bajo ningún concepto recomendaciones que puedan utilizarse como punto de partida sobre decisiones inversión, gestión empresarial, finanzas personales o cualquier otro tipo de decisión. Este artículo es solamente un ejercicio intelectual y de opinión sin ningún fin de asesoría o toma de decisión.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

¿Fue Punta Catalina la decisión correcta?

Parece casi imposible tener un debate sobre el sector eléctrico que desemboque en un acuerdo o ideas afines. Parece ser que, sin importar el curso de acción de una política,…

¿Se avecina una crisis?

Quizás no se avecina una crisis para República Dominicana, pero hay indicios de una en el mundo. Actualmente la bolsa norteamericana ha perdido alrededor de 14% de su valor (aproximadamente…

Colores de Cuello: Clasificación del Mercado Laboral

Una forma en la que las personas solían clasificar a los trabajadores de una nación era a través de los colores del cuello laboral (colors of the collar in the…

Facturando a los estudiantes

Por | Sin categoría | No Comments

La educación es uno de los derechos humanos fundamentales, siendo capaz de transformar sociedades para bien y apoyar el desarrollo de las naciones; su poder no puede ser subestimado. Por lo anterior, es una pena que algunas iniciativas de los participantes del sector no parezcan estar potenciando el desarrollo académico y personal, sino facturando a los estudiantes.

La matemática básica que se enseña en primaria y secundaria no ha cambiado en el último siglo, igual así para la clase de lengua española, física, química y biología, entre otras materias. Habiendo visto esto, sorprende que sea necesario cambiar la edición de los libros de texto académico cada pocos años, haciendo imposible que se construyan bibliotecas compartidas de libros para que las familias dominicanas, que en su mayoría no tienen ingresos altos, no carguen con este alto costo.

El bienestar que traería una congelación de la edición de los compendios educativos que se obliga a comprar a los padres y madres no sólo tiene beneficios importantes en materia de reducción de costos, sino también reduce el pasivo ambiental del país. La impresión, y posterior desecho, de cientos de miles de libros regularmente es un tema que no puede ser ignorado en una discusión seria sobre la sostenibilidad ambiental del país; el cuidado de nuestro ambiente se siente especialmente relevante cuando acabamos de vivir semanas tensas, esperando el paso de un huracán que ha sido catalogado como uno de los más fuertes jamás registrado.

Proponer la congelación de las ediciones de los libros educativos en el país no es un tema poco controversial. El entramado de relaciones comerciales detrás de este negocio es complejo y arropa sectores con alto poder económico y político. La iniciativa debe venir desde agrupaciones de padres y el mismo sector público. El Ministerio de Educación evaluaría la justicia de las reglas de juego actuales y su pertinencia a la luz del importante impulso que el Gobierno ha dado a la educación.

Más allá de quedarnos con las ediciones actuales de los libros de texto que se exigen a los estudiantes, y evitar los sobre costos de sustituir el inventario completo con alta frecuencia, una propuesta más ambiciosa sería prescindir del todo de la figura del libro de texto. Actualmente un set de libros promedio para un estudiante, que tiene que ser comprado cada año, puede costar cinco mil pesos, o incluso más, mientras que por US$100 (RD$4,723 al tipo de cambio actual) se puede adquirir una tableta que duraría durante todo un bachillerato y tiene el potencial de guardar dentro de sí miles de libros, además de que libera al estudiante de cargar con el peso de una mochila llena.

El tratamiento justo de los estudiantes y el bienestar económico de sus familias, a través de políticas que abaraten el costo de la educación con la congelación de las ediciones actuales de los libros de texto o su sustitución por herramientas tecnológicas más eficientes y menos costosas, es un tema que queda pendiente en República Dominicana si se quiere trabajar seriamente la mejora de nuestro capital humano.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

¿Fue Punta Catalina la decisión correcta?

Parece casi imposible tener un debate sobre el sector eléctrico que desemboque en un acuerdo o ideas afines. Parece ser que, sin importar el curso de acción de una política,…

¿Se avecina una crisis?

Quizás no se avecina una crisis para República Dominicana, pero hay indicios de una en el mundo. Actualmente la bolsa norteamericana ha perdido alrededor de 14% de su valor (aproximadamente…

Colores de Cuello: Clasificación del Mercado Laboral

Una forma en la que las personas solían clasificar a los trabajadores de una nación era a través de los colores del cuello laboral (colors of the collar in the…

Educación pública en República Dominicana

Por | Sin categoría | No Comments

La educación pública es considerada como un bien público, siendo éste un bien que no es rival ni excluyente, es decir, un bien para todos. La República Dominicana, a partir del año 2000 (y más aún posterior al 2012 con la aprobación del 4%) comenzó y continua con proyectos para lograr la educación de toda su población.

La constitución dominicana plantea que a toda la población se le debe garantizar una educación con calidad e igualdad de condiciones a nivel inicial, básico y medio de forma gratuita. Según el Censo del 2010 de la Oficina Nacional de Estadística (ONE) más del 95% de la población con edad de 5-17 años estaba recibiendo educación, mientras que sólo un mínimo de 2% nunca asistió, ya sea por causas externas al gobierno u otras razones no determinadas en la encuesta.

En el período 2000-2012 se lograron estos resultados positivos aún con un presupuesto para educación de apenas 2.37% del Producto Interno Bruto (PIB). Posterior al 2012 se empezó a dedicar el mínimo de 4% establecido en la Ley 66-97. Con este nuevo presupuesto se maximizaría el impacto de la educación pública en el país, apoyando a los hogares de escasos recursos, no sólo con capacitación de sus miembros, sino también con el apoyo que brinda el hecho de que en la tanda extendida los estudiantes reciben desayuno y almuerzo. Este desarrollo requiere un conjunto de recursos, entre los que se encuentran infraestructura, personal capacitado, transporte, alimentación, entre otros. Ya con esta inversión se comenzaron a construir centros de educación, aumento a horarios extendidos, meriendas, entre otros factores positivos para el desarrollo de la educación.

Un país con una población capacitada eleva el nivel cultural, social y económico del mismo. Desde un sentido económico, sienta las bases para que se puedan realizar procesos más productivos e incrementar el capital humano necesario para elevar el ritmo de crecimiento del PIB. Si bien es cierto que República Dominicana está encaminada hacia un mayor nivel de desarrollo de la educación pública, se debe de considerar que esto requiere de tiempo, y que los frutos más importantes de este esfuerzo se harán notar en el largo plazo.