Tag

FASE archivos - Analytica

Foto: Acento

Subsidios durante la pandemia

Por | Sin categoría | No Comments


La crisis actual ha puesto en una situación frágil a muchas familias dominicanas que han perdido sus empleos y ha agravado considerablemente sus condiciones económicas y calidad de vida. Ante esta situación, el gobierno dominicano, desde inicios de la crisis ha buscado la manera de suavizar el impacto hacia las familias, principalmente, a través del otorgamiento de subsidios destinados a cubrir las necesidades básicas. En este MacroChart analizamos cómo han crecido estos subsidios y en qué programas han sido destinados.

Podemos ver que, desde el mes de marzo, el gobierno ha venido incrementando considerablemente los subsidios enfocados en las necesidades primarias de los hogares, como es “comer es primero”, con aumentos hasta más de 600% de crecimiento interanual (llegando a los RD$ 5,000 millones), permitiendo así asegurar a los más de 800 mil beneficiarios de este programa una alimentación básica. Del mismo modo, hemos visto aumentos menores para partidas como “bonoluz” y “bonogas”, programas que han permitido mantener servicios básicos en los hogares más desprotegidos a causa de la crisis económica.

Por su parte, vemos crecimientos de más de 300% de manera interanual en la totalidad de los programas de subsidios del gobierno en los últimos 3 meses. Partidas como “bonogas chofer”, “incentivo a la educación superior” y los “incentivos a la policía preventiva” han mantenido crecimientos relativamente bajos para destinar estos recursos precisamente a cubrir las necesidades más urgentes y básicas de los individuos.

Además de lo previamente mencionado, es importante mencionar que el gobierno ha aplicado otros planes de ayuda social. Entre estos están, los programas “Fase” y “Pa’ ti”, ambos planes que buscan salvaguardar un ingreso mínimo para los trabajadores más vulnerables ante esta pandemia, gracias a las transferencias a los empleados formales y a los trabajadores independientes. Del mismo modo, el programa “Quédate en casa” fungiendo como alivio económico directamente para las familias más desprotegidas. Estos programas han sido extendidos hasta finales de este año, garantizando la estabilidad y mitigando el impacto de la crisis en los hogares.

Fuente: ADESS / Foto: Acento

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Efectos del COVID-19 en los préstamos por destino

El cierre de la economía por COVID-19 ha generado uno de los choques económicos más importantes para la economía mundial. De la mano del sector público, los gobiernos de todo…

Foto: Acento

Subsidios durante la pandemia

La crisis actual ha puesto en una situación frágil a muchas familias dominicanas que han perdido sus empleos y ha agravado considerablemente sus condiciones económicas y calidad de vida. Ante…

Exportaciones en el DR-CAFTA frente al COVID-19

En los últimos trimestres, República Dominicana aumentaba sus exportaciones hacia la región del DR-CAFTA y se observaba una ligera mejora en el deterioro de la balanza comercial, sin embargo, con…

Operaciones fiscales en el panorama actual

Por | Sin categoría | No Comments


La coyuntura actual ha generado un importante interés al análisis de las cuentas fiscales del Estado dominicano. Luego de la campaña mediática negativa al turismo dominicano y la desaceleración del crecimiento interno, los ingresos fiscales recibieron importantes disminuciones durante 2019 (con pérdidas estimadas en RD$1,000 millones según lo reportado por la DGII). Con ello, el Estado se vio en la necesidad de aprobar un presupuesto complementario, elevando el déficit presupuestado de 1.7% a 2.2% del PIB. Ante ese entorno de desaceleración económica, el cierre de la economía dominicana impacta de nuevo las cuentas fiscales incrementando el déficit y las necesidades de financiamiento.

La esperada recuperación del turismo y la reactivación económica durante 2020 suponía un mayor nivel de ingresos en el presente año. Sin embargo, los escenarios más conservadores hacen esperar caídas de los ingresos tributarios entre 1.0%-1.5%.

Más importante aún, el sector público ha tenido que modificar su política de gasto considerablemente, reorientándose hacia el sector salud (materiales, sueldos e inversión pública). Además, los programas de transferencias gubernamentales “Quédate en casa” y FASE también representarán un importante incremento sobre el gasto corriente. Los programas buscan subsanar la menor percepción de ingresos de más de 1.5 millones de hogares a través de un mayor gasto en transferencias (RD$5,000-RD$7,000 mensuales por persona para “Quédate en Casa” y RD$5,000-RD$8,500 mensuales por empleado para FASE).

Al mismo tiempo, otro cambio no anticipado durante el 2020 es la disminución de los precios de petróleo (US$57.1 por barril en Nov-19 a US$18.2 en abril-20) que pudiera representar importantes reducciones del subsidio eléctrico (que ascendió en 2019 a unos US$ 28 mil millones).

El potencial déficit buscará financiarse a través de RD$12 mil millones provenientes del Banco Central, US$150 millones del Banco Mundial y RD$ 12 mil millones del exceso de reservas del Instituto Do­minicano de Prevención y Protección de Riesgos Laborales (IDOPPRIL), según lo ha asegurado el presidente Danilo Medina en su primer discurso ante la pandemia. Sin embargo, una extensión de la situación actual producto de nuevos brotes por violación de cuarentena pudieran incrementar las necesidades de los hogares y de financiamiento por parte del sector público, agravando el impacto económico de la pandemia sobre República Dominicana. En el caso de prolongamiento, los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) destinan líneas de crédito a los países emergentes.

A pesar de que el Estado dominicano ya solicitó US$650 millones al FMI (lo que equivale a un 100% de la cuota del país frente al FMI) a través de su Instrumento de Financiamiento Rápido, todavía existe margen de redistribución del gasto e incluso oportunidades para plantear sobre la mesa oportunidades de reformas fiscales y laborales que pudieran impulsar la economía dominicana a niveles previos de crecimiento. Empero, incluso con potenciales recortes de gastos, se espera que este aumente de un escenario presupuestado de 17.1% (como porcentaje de PIB) a escenarios más adversos de 21.8%.

Existe mucha incertidumbre respecto al panorama actual. El impacto económico dependerá de cuánto tiempo se mantengan la economía dominicana y las grandes potencias en cuarentena. Lo más importante para mitigar el deterioro económico de todos los agentes (hogares, empresas, sistema financiero, gobierno) es aportar a un buen desenvolvimiento del distanciamiento, ser pacientes y continuar siguiendo las directrices de las autoridades.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Efectos del COVID-19 en los préstamos por destino

El cierre de la economía por COVID-19 ha generado uno de los choques económicos más importantes para la economía mundial. De la mano del sector público, los gobiernos de todo…

Foto: Acento

Subsidios durante la pandemia

La crisis actual ha puesto en una situación frágil a muchas familias dominicanas que han perdido sus empleos y ha agravado considerablemente sus condiciones económicas y calidad de vida. Ante…

Exportaciones en el DR-CAFTA frente al COVID-19

En los últimos trimestres, República Dominicana aumentaba sus exportaciones hacia la región del DR-CAFTA y se observaba una ligera mejora en el deterioro de la balanza comercial, sin embargo, con…