Tag

Gran Bretaña archivos - Analytica

MacroTendencias 30-Agosto-2017

Por | Sin categoría | No Comments


A pesar de las acciones ejecutadas y a ejecutar por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de incrementar el precio del crudo, la tendencia del precio percibida en el 2017 indica lo contrario.  Para el 24 de agosto el precio del crudo se registraba en US$47.62 por barril. Desde inicio del 2017, el precio se ha depreciado en un 9%. En agosto, la OPEP aprobó las regulaciones pautadas entre los países miembros de reducir aún más la producción de 1.8 millones de barriles por día (bpd). El ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al Falih, afirmó que limitará sus exportaciones a 6.6 millones de bpd ─cerca de un millón por debajo de niveles 2016─. De igual manera su homólogo, el ministro de energía ruso Alexander Novak, afirmó que reduciría la producción en 200,000 bpd para agosto.

Para el 21 de agosto, las reservas internacionales netas se ubicaron cerca de US$6,400 millones. Luego de que las reservas fluctuaran en más de US$800 millones entre los meses de junio y julio, el monto actual para agosto iguala niveles percibidos en marzo. El mes de agosto se caracteriza por mantener una tendencia al alza, alcanzando US$95 millones por encima de la media anual.

La depreciación acumulada del tipo de cambio para la semana 34 se encontraba en 1.82%. Tomando en cuenta una mirada desde el 2014 en adelante, el 2017 sigue siendo el año el cual la moneda dominicana se ha depreciado con una mayor velocidad con relación al dólar estadounidense. Cabe destacar que eventos internacionales como las elecciones presidenciales en Estados Unidos y la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea han influenciado la apreciación del dólar, no obstante, existe espacio para que la misma siga fluctuando al son de los eventos nacionales e internacionales.

La reducción relativa en el margen de tasas indica cómo, para lo que va del mes de agosto, la tasa activa ha experimentado una mayor reducción absoluta que la tasa pasiva. De manera más detallada, desde el primero de agosto la tasa pasiva se ha reducido en 10 puntos básicos, mientras que la tasa activa en 30. Este comportamiento explica como para el 22 de agosto, el margen de tasas percibido sea de un 6.9%.

A raíz de la decisión emitida por el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) en reducir el encaje legal como medida de flexibilización monetaria, la tasa interbancaria percibió una reducción en más de 100 puntos básicos en lo que va del mes de agosto. Los depósitos remunerados indican como ─de manera especulativa─ el acervo de liquidez que existe en las instituciones financieras ha incrementado en lo que va del mes de agosto. Para el 24 de agosto los depósitos remunerados se encontraron en RD$39,394 millones, equivalente a RD$16 mil millones por encima de la media anual.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Reapertura del turismo ante COVID-19

El COVID-19 ha supuesto un desafío importante desde su aparición en el país a mediados del mes de marzo. El sector turismo, siendo uno de los principales diversificadores de la…

Efectos del COVID-19 en los préstamos por destino

El cierre de la economía por COVID-19 ha generado uno de los choques económicos más importantes para la economía mundial. De la mano del sector público, los gobiernos de todo…

Foto: Acento

Subsidios durante la pandemia

La crisis actual ha puesto en una situación frágil a muchas familias dominicanas que han perdido sus empleos y ha agravado considerablemente sus condiciones económicas y calidad de vida. Ante…

La economía y los conflictos armados

Por | Sin categoría | No Comments

Los conflictos armados traen consigo transformaciones sociales, políticas y económicas importantes. Desde una “guerra mundial” hasta un enfrentamiento local en una pequeña nación, estos tipos de conflictos logran alterar de alguna forma el curso “normal” del día a día del ciudadano.

En abril de 2017, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de su Consejo de Seguridad, realizó una petición pública para apoyar los esfuerzos para estabilizar la situación en la República Centroafricana. Tras cinco años inmersos de lleno en una guerra civil, los centroafricanos habitan hoy en día en la nación más pobre del mundo. Apenas de 2012 a 2013, el Producto Interno Bruto per cápita (PPP) de la nación se contrajo casi 40%. La precisión de estos números, provistos por el Banco Mundial, pudiese no ser clara, ya que hablamos de una nación donde apenas el 10.8% de los ciudadanos, a 2012, tenía acceso a la electricidad, y solo se conocen datos macroeconómicos, estimados, apenas a 2014.[1]

Es importante destacar que República Centroafricana es una nación rica en diamantes. Eso podría hacernos pensar que la exportación del bien pudiese ser una importante fuente de ingresos para la nación, suficientes para palear la carga del Estado al deber garantizar el bienestar socioeconómico. La realidad es que muchos enfrentamientos están sucediendo precisamente en zonas mineras.[2]

En la práctica, los conflictos armados derivan en un importante deterioro económico para las naciones en las cuales toman lugar. Si nos remontamos a la Segunda Guerra Mundial, la economía alemana post-guerra parecía irremediablemente afectada. La población de Colonia se había reducido a 32 mil, de 750 mil. La producción industrial estaba por los suelos y la población enfrentaba limitaciones establecidas por el gobierno al consumo de alimentos y controles de precios. Además, el mercado negro se había expandido considerablemente.[3]

No obstante, la Segunda Guerra Mundial trajo consigo la estimulación de la industria militar y armamentista. En 1941, al Estados Unidos involucrarse de lleno en ella, su industria produjo tanques, armas, aviones y otros vehículos especializados en cantidades exorbitantes, traduciéndose en un aumento de la demanda laboral. En consecuencia, el desempleo en Estados Unidos había disminuido a 1.2% para 1944, cifra récord histórico. A su vez, las cifras de exportación desde la nación totalizaron US$32.5 mil millones, y se dirigieron a Gran Bretaña y la Unión Soviética, mayormente. Los productos más exportados eran los provenientes de la industria armamentista.[4]

Para 2015, la exportación de armas aportó a los Estados Unidos US$40 mil millones, teniendo a naciones como Egipto o Arabia Saudita como clientes principales.[5]

El nivel al que una guerra pudiese ser beneficiosa a una economía es muy relativo, y depende desde qué óptica se enfoca. Para Alemania, sede de probablemente el mayor conflicto bélico de la historia reciente, los efectos fueron devastadores. Para naciones que, por su parte, pudiesen suplir de productos y materiales a naciones necesitadas en períodos de guerra, pudiese ser beneficioso. A su vez, habría que analizar factores aledaños para realmente medir el impacto económico de un conflicto. No obstante, independientemente, es difícil situar un evento que involucre la pérdida masiva de vidas en un contexto positivo.

En un mundo idealizado, no deberíamos preocuparnos por analizar los efectos económicos de un conflicto armado porque simplemente no existirían. No obstante, en el panorama actual, en el cual observamos día tras día la presencia de conflictos bélicos alrededor del mundo, dicho análisis toma relevancia. La intervención de organismos internacionales y la concientización ciudadana para la prevención de estos conflictos y la mitigación de sus efectos lascivos son acciones imperativas para la estabilidad global.


[1] Base de datos del Banco Mundial

[2] http://ewn.co.za/2017/05/17/red-cross-says-finds-115-bodies-in-central-african-republic-town

[3] Investopedia. Disponible en http://www.investopedia.com/articles/economics/09/german-economic-miracle.asp

[4] Economic History Association. Disponible en https://eh.net/encyclopedia/the-american-economy-during-world-war-ii/

[5] New York Times. Disponible en https://www.nytimes.com/2016/12/26/us/politics/united-states-global-weapons-sales.html