Tag

morosidad archivos - Analytica

Evolución del uso de tarjetas de crédito en RD

Por | Sin categoría | No Comments

El volumen promedio por transacción por medio de tarjetas de crédito de bancos múltiples y asociaciones de ahorro y préstamo se ha mantenido por encima de RD$ 2,430 y RD$ 1,925 por transacción, respectivamente. Esto incluye tanto las compras por internet como las que se realizan en los puntos de venta locales. Se nota, al comparar el consumo promedio de cada mes con el mismo mes del año anterior, que la factura promedio pagada en el país con una tarjeta de crédito ha disminuido en su valor; es posible que esto esté asociado a la masificación de este producto en segmentos de ingreso más bajos.

La cantidad de tarjetas de crédito en la economía asciende actualmente a 2,546,353 plásticos, manteniendo un crecimiento sostenido desde agosto de 2018, de los cuales el 90% fueron emitidos por bancos múltiples. Al mes de abril del 2019, existen 112,945 puntos de venta en República Dominicana, y estos han mantenido un decrecimiento interanual sostenido durante los últimos meses. En la medida que los canales electrónicos de consumo logren un mayor nivel de penetración, la demanda de puntos de ventas podría experimentar una disminución aún más fuerte.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Impacto del COVID-19 en el uso de tarjetas en mayo 2020

Desde el mes de marzo, el gobierno dominicano ha estado implementando una serie de medidas para mitigar el impacto del COVID-19 en el país, provocando la suspensión de operaciones de…

Índices bursátiles ante la crisis actual

Las bolsas de valores en todo el mundo se caracterizan por una alta volatilidad cuando aumenta la incertidumbre en torno a la evolución de la economía mundial. Dicho esto, con…

Evolución de los commodites en el 2020

El mercado mundial de commodities ha estado condicionando por la pandemia de COVID-19 desde su aparición en China a inicios del 2020. Desde entonces los precios de las principales materias…

Señales de alerta en la deuda de los hogares dominicanos

Por | Sin categoría | No Comments

La carga financiera de los hogares es una variable que tiene que vigilarse con mucho detenimiento a la hora de formar expectativas sobre el comportamiento de los consumidores. Al caso de República Dominicana, es especialmente importante prestarle atención, ya que es razonable esperar que suba de manera más acelerada en el futuro próximo.

Estimar la carga financiera de los hogares es una tarea que requiere de diferentes insumos. Primero, es necesario calcular la masa salarial total mensual de los hogares dominicanos. A través de las encuestas de trabajo del Banco Central de la República Dominicana (BCRD) se puede construir una estimación de la masa salarial a partir de las horas trabajadas, el ingreso por hora promedio y la cantidad de ocupados ─que fueron en 2017 igual a 41.1 horas semanales, RD$99.28 por hora en ingresos y 4.35 millones de ocupados respectivamente─, lo que resulta en una masa salarial de RD$76.3 mil millones al mes.

A partir de los datos de la Superintendencia de Bancos (SIB) se puede construir una serie de pagos de intereses mensuales promedio por concepto de préstamos hipotecarios y de consumo, que para el cierre de 2017 ascendía a RD$7.2 mil millones, equivalente al 9.4% de la masa salarial estimada. Medida de esta manera, la carga financiera de los hogares no ha aumentado mucho históricamente. Desde 2006 ─año en que la carga era igual a 7.5%─ apenas ha incrementado menos de 2%.

Para entender la invariabilidad de la carga financiera a la fecha, desde un período en que la deuda de las familias aumentó casi dos veces y media más que la masa salarial, se hace necesario analizar el segundo componente del pago de intereses: la tasa de interés.

Desde 2006 la tasa de interés promedio ponderada de los préstamos de consumo e hipotecarios ha disminuido desde 29% a 20%, una reducción de casi un tercio. La reducción de la tasa de interés promedio responde, principalmente, a un control efectivo y oportuno de la inflación en el país, especialmente después del año 2012, en que el BCRD adoptó un esquema de metas de inflación.

La baja relativamente constante de la tasa de interés promedio de la cartera de préstamos de los hogares, sin embargo, podría ser un fenómeno único en la historia financiera dominicana. La inflación comienza a repuntar y el futuro habla de aumentos graduales de las tasas de política monetaria internacionales, lo que empujaría al alza las tasas de interés en el país.

Es por esto por lo que vigilar el nivel de endeudamiento de los hogares es tan importante, ya que es posible verse rápidamente en una situación de sobreendeudamiento, reflejada a través de un aumento de la morosidad (lo que perjudicaría los estados de resultados de la banca privada de manera marcada). A este análisis habría que agregar el hecho de que las estadísticas de la SIB no muestran el endeudamiento total de los hogares, ya que no contiene información sobre el mercado informal al que acuden con frecuencia los hogares no bancarizados a tasas significativamente más altas que en el mercado formal.

Repensar las políticas de impulso al crédito, que en los últimos años se han enfocado mucho al consumo, es crucial para asegurar la sostenibilidad de la deuda privada en República Dominicana.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Resumiendo el Plan Nacional de Educación

La educación en tiempo de pandemia ha sido un reto para los sistemas educativos en todo el mundo, al verse obligados a cerrar los centros como medida para la prevención…

Perfil: Sr. Raúl Ovalle Marte

El Sr. Ovalle es economista, con una Maestría en Macroeconomía Aplicada de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En adición, ha recibido múltiples capacitaciones en instituciones como el Fondo Monetario…

Resumen – Plan de Gobierno PRM (2020-2024)

Resumen Ejecutivo: El programa se apalanca en la construcción de credibilidad y mejora de la inclusión como piedras angulares del proceso de reforma, cambio y modernización. En cuanto a la…

Adictos al crecimiento

Por | Sin categoría | No Comments

Desde el tercer trimestre de 2013 al primero de 2017 la economía dominicana mantuvo un crecimiento interanual de su Producto Interno Bruto (PIB) por encima de 5%, su tendencia de largo plazo. Este nuevo normal nos enseñó a esperar tasas de expansión altas en perpetuidad, haciéndonos en la práctica adictos al crecimiento.

La historia nos enseña que alrededor del 40% del tiempo el crecimiento del PIB dominicano se encuentra por debajo de 5%, que es el nivel de crecimiento de tendencia o natural que se ha estimado desde tanto el sector público y privado como el coherente dados los fundamentos de la economía. Es entonces un poco atrevido pensar que siempre contaremos con tasas casi 2% por encima de la tendencia en promedio, como ocurrió en los últimos 15 trimestres.

Durante el pasado reciente la economía dominicana fue impulsada, entre muchos factores, por la reducción drástica del precio del petróleo, la recuperación de Estados Unidos y Europa (sector turismo), la entrada en vigor del mecanismo de los fideicomisos y fuertes obras de infraestructura gubernamental (sector construcción) y un crecimiento robusto de la cartera de préstamos (sector financiero).

Es importante resaltar que las perspectivas de crecimiento de Estados Unidos y Europa son moderadas, debido a una diversidad de factores como la normalización de su política monetaria, posibles reformas fiscales regresivas, bajo crecimiento de los salarios, entre otros factores. El impulso del gasto público del Estado Dominicano al sector construcción ya se ha reducido, notándose en los últimos resultados revelados preliminarmente por el Gobernador del Banco Central que la industria constructora creció 0% en el período enero-agosto de este año comparado con el pasado.

A pesar de que la cartera de préstamos de República Dominicana mantiene un crecimiento moderado, se nota una reducción de los desembolsos acumulados al mes de agosto de RD$23 mil millones, atribuida de manera importante al sector público relacionado a la salud, que fue contrarrestado por el alto crecimiento de los desembolsos para préstamos de consumo. La morosidad del sector también se mantiene tendiendo lentamente al alza, impulsada por exactamente estos préstamos destinados al consumo.

Un crecimiento promedio por debajo de 5% por cierto tiempo es inevitablemente una señal de alerta, pero no una de pánico. Las autoridades monetarias ya han tomado medidas importantes para evitar que el crecimiento caiga de manera precipitada, y la entrada en vigor del pacto eléctrico debe ser un componente importante de impulso a la productividad de los negocios dominicanos en el mediano y largo plazo. Queda pendiente una discusión seria de la fiscalidad, pero no se puede hacer todo a la vez. Es de esperar, entonces, que durante los próximos trimestres nos enfrentemos y asimilemos la realidad de que nuestro PIB no va a expandirse siempre a tasas elevadas, haciendo aún más importante trabajar las reformas estructurales necesarias para impulsar la productividad, exportaciones y la industria nacional, y quizás convirtiéndonos un poco menos adictos al crecimiento.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Resumiendo el Plan Nacional de Educación

La educación en tiempo de pandemia ha sido un reto para los sistemas educativos en todo el mundo, al verse obligados a cerrar los centros como medida para la prevención…

Perfil: Sr. Raúl Ovalle Marte

El Sr. Ovalle es economista, con una Maestría en Macroeconomía Aplicada de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En adición, ha recibido múltiples capacitaciones en instituciones como el Fondo Monetario…

Resumen – Plan de Gobierno PRM (2020-2024)

Resumen Ejecutivo: El programa se apalanca en la construcción de credibilidad y mejora de la inclusión como piedras angulares del proceso de reforma, cambio y modernización. En cuanto a la…