Tag

morosidad archivos - Analytica

El ranking financiero dominicano

Por | Sin categoría | No Comments


El sistema financiero de una economía funciona como las venas y arterias de un cuerpo, a través de él se mueve dinero de una actividad a otra, aumentando la producción en distintos sectores, y con eso dinamizando la nación. Para entender un poco más sobre la estructura de nuestro sistema, nos auxiliamos de los datos publicados por la Superintendencia de Bancos (SIB) acerca de la cartera de préstamos por facilidad y analizamos el panorama crediticio dominicano, sus principales jugadores, indicadores y actividades a las que se destinan el crédito.

Para agosto del 2018, el balance total de la cartera de crédito dominicana totalizó en RD$1.06 billones aproximadamente, de los cuales 46% pertenece al Distrito Nacional. La institución financiera con la mayor participación en el mercado del Distrito es el Banco de Reservas, con un 38% del total del balance. En segundo lugar, se encuentra el Banco Popular con un aporte de 22%. Sin embargo, si nos situamos en el norte del país, los bancos con mayor presencia en el sistema financiero son Popular y BHD León en promedio.

¿Cuál es la estructura de la cartera?

Los préstamos comerciales son a nivel nacional los principales objetivos de financiamiento, con un stock a agosto de RD$600 mil millones. En esta clasificación, los préstamos comerciales individuales, interbancarios y pool de bancos (Resto Préstamos Comerciales) registraron un monto de RD$382 mil millones (64%), seguidos por líneas de crédito y Microcrédito (33% y 1% respectivamente).

Las actividades económicas que más se benefician de este tipo de préstamos son Comercio con RD$160 mil millones (27%) aproximadamente, inmobiliario y construcción con RD$73 mil millones (12%) cada uno, y hoteles, bares y restaurantes con RD$50 mil millones (8%). Esto indica una relación complementaria entre estos sectores y el sistema financiero, especialmente para la actividad de comercio.

¿Cómo se diferencian las instituciones financieras?

La banca múltiple captura gran parte de la demanda por préstamos, concentrando el 61% de su cartera en créditos comerciales. En general, este tipo de institución cuenta con un balance promedio de RD$250,958, una tasa de interés promedio de 13.9%, y una tasa de morosidad de 1.9%.

Por su parte, la cartera de las Asociaciones de Ahorros y Préstamos registran un balance promedio de RD$236,502, una tasa de interés promedio de 14.8% y una morosidad de 2.2%. A diferencia de la banca múltiple, el crédito otorgado por las asociaciones está concentrado en un 50% en préstamos hipotecarios.

Los Bancos de Ahorro y Crédito tienen una cartera destinada en gran parte a préstamos de consumo, lo que se refleja en los demás indicadores. De manera específica, el balance promedio se encuentra en RD$74,472, la tasa de interés en 26% y la morosidad en 3.51% (exhibiendo marcadas diferencias con los registros de los otros tipos de instituciones).

Conocer la estructura del sistema financiero es de suma importancia para comprender su comportamiento y establecer relaciones de causa y efecto entre las medidas macroeconómicas y el mercado financiero.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

El ranking financiero dominicano

El sistema financiero de una economía funciona como las venas y arterias de un cuerpo, a través de él se mueve dinero de una actividad a otra, aumentando la producción…

Un breve panorama de la Inversión Extranjera Directa en el mundo

En el mundo globalizado en que vivimos, es muy común ver a inversionistas distribuyendo su capital en empresas de otras naciones. Los avances tecnológicos han permitido que los instrumentos financieros…

Exportaciones a países centroamericanos del DR-CAFTA en el 2018

La República Dominicana, a pesar de ser un país en vías de desarrollo y de tener una economía relativamente pequeña, goza de una ventaja comparativa respecto a sus países homólogos,…

Señales de alerta en la deuda de los hogares dominicanos

Por | Sin categoría | No Comments

La carga financiera de los hogares es una variable que tiene que vigilarse con mucho detenimiento a la hora de formar expectativas sobre el comportamiento de los consumidores. Al caso de República Dominicana, es especialmente importante prestarle atención, ya que es razonable esperar que suba de manera más acelerada en el futuro próximo.

Estimar la carga financiera de los hogares es una tarea que requiere de diferentes insumos. Primero, es necesario calcular la masa salarial total mensual de los hogares dominicanos. A través de las encuestas de trabajo del Banco Central de la República Dominicana (BCRD) se puede construir una estimación de la masa salarial a partir de las horas trabajadas, el ingreso por hora promedio y la cantidad de ocupados ─que fueron en 2017 igual a 41.1 horas semanales, RD$99.28 por hora en ingresos y 4.35 millones de ocupados respectivamente─, lo que resulta en una masa salarial de RD$76.3 mil millones al mes.

A partir de los datos de la Superintendencia de Bancos (SIB) se puede construir una serie de pagos de intereses mensuales promedio por concepto de préstamos hipotecarios y de consumo, que para el cierre de 2017 ascendía a RD$7.2 mil millones, equivalente al 9.4% de la masa salarial estimada. Medida de esta manera, la carga financiera de los hogares no ha aumentado mucho históricamente. Desde 2006 ─año en que la carga era igual a 7.5%─ apenas ha incrementado menos de 2%.

Para entender la invariabilidad de la carga financiera a la fecha, desde un período en que la deuda de las familias aumentó casi dos veces y media más que la masa salarial, se hace necesario analizar el segundo componente del pago de intereses: la tasa de interés.

Desde 2006 la tasa de interés promedio ponderada de los préstamos de consumo e hipotecarios ha disminuido desde 29% a 20%, una reducción de casi un tercio. La reducción de la tasa de interés promedio responde, principalmente, a un control efectivo y oportuno de la inflación en el país, especialmente después del año 2012, en que el BCRD adoptó un esquema de metas de inflación.

La baja relativamente constante de la tasa de interés promedio de la cartera de préstamos de los hogares, sin embargo, podría ser un fenómeno único en la historia financiera dominicana. La inflación comienza a repuntar y el futuro habla de aumentos graduales de las tasas de política monetaria internacionales, lo que empujaría al alza las tasas de interés en el país.

Es por esto por lo que vigilar el nivel de endeudamiento de los hogares es tan importante, ya que es posible verse rápidamente en una situación de sobreendeudamiento, reflejada a través de un aumento de la morosidad (lo que perjudicaría los estados de resultados de la banca privada de manera marcada). A este análisis habría que agregar el hecho de que las estadísticas de la SIB no muestran el endeudamiento total de los hogares, ya que no contiene información sobre el mercado informal al que acuden con frecuencia los hogares no bancarizados a tasas significativamente más altas que en el mercado formal.

Repensar las políticas de impulso al crédito, que en los últimos años se han enfocado mucho al consumo, es crucial para asegurar la sostenibilidad de la deuda privada en República Dominicana.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

El poder revelador de lo aleatorio

¿Regalar laptops a los estudiantes aumenta sus calificaciones, su probabilidad de ir a la universidad, o su posterior salario? ¿Es efectivo incentivar a los padres a vacunar a sus hijos…

Todo lo que necesitas saber sobre la economía dominicana en el T1 2018

En medio de un panorama internacional protagonizado por novedades económicas revolucionarias, fueron dados a conocer los resultados preliminares de la economía dominicana de enero a marzo 2018. Una expansión interanual…

¿Por qué el Gobierno gasta tanto en diciembre?

Es evidente que el gasto del gobierno dominicano aumenta considerablemente al cierre de año fiscal, ¿será que las estadísticas reflejan que en el Estado se intenta agotar la totalidad del…

Adictos al crecimiento

Por | Sin categoría | No Comments

Desde el tercer trimestre de 2013 al primero de 2017 la economía dominicana mantuvo un crecimiento interanual de su Producto Interno Bruto (PIB) por encima de 5%, su tendencia de largo plazo. Este nuevo normal nos enseñó a esperar tasas de expansión altas en perpetuidad, haciéndonos en la práctica adictos al crecimiento.

La historia nos enseña que alrededor del 40% del tiempo el crecimiento del PIB dominicano se encuentra por debajo de 5%, que es el nivel de crecimiento de tendencia o natural que se ha estimado desde tanto el sector público y privado como el coherente dados los fundamentos de la economía. Es entonces un poco atrevido pensar que siempre contaremos con tasas casi 2% por encima de la tendencia en promedio, como ocurrió en los últimos 15 trimestres.

Durante el pasado reciente la economía dominicana fue impulsada, entre muchos factores, por la reducción drástica del precio del petróleo, la recuperación de Estados Unidos y Europa (sector turismo), la entrada en vigor del mecanismo de los fideicomisos y fuertes obras de infraestructura gubernamental (sector construcción) y un crecimiento robusto de la cartera de préstamos (sector financiero).

Es importante resaltar que las perspectivas de crecimiento de Estados Unidos y Europa son moderadas, debido a una diversidad de factores como la normalización de su política monetaria, posibles reformas fiscales regresivas, bajo crecimiento de los salarios, entre otros factores. El impulso del gasto público del Estado Dominicano al sector construcción ya se ha reducido, notándose en los últimos resultados revelados preliminarmente por el Gobernador del Banco Central que la industria constructora creció 0% en el período enero-agosto de este año comparado con el pasado.

A pesar de que la cartera de préstamos de República Dominicana mantiene un crecimiento moderado, se nota una reducción de los desembolsos acumulados al mes de agosto de RD$23 mil millones, atribuida de manera importante al sector público relacionado a la salud, que fue contrarrestado por el alto crecimiento de los desembolsos para préstamos de consumo. La morosidad del sector también se mantiene tendiendo lentamente al alza, impulsada por exactamente estos préstamos destinados al consumo.

Un crecimiento promedio por debajo de 5% por cierto tiempo es inevitablemente una señal de alerta, pero no una de pánico. Las autoridades monetarias ya han tomado medidas importantes para evitar que el crecimiento caiga de manera precipitada, y la entrada en vigor del pacto eléctrico debe ser un componente importante de impulso a la productividad de los negocios dominicanos en el mediano y largo plazo. Queda pendiente una discusión seria de la fiscalidad, pero no se puede hacer todo a la vez. Es de esperar, entonces, que durante los próximos trimestres nos enfrentemos y asimilemos la realidad de que nuestro PIB no va a expandirse siempre a tasas elevadas, haciendo aún más importante trabajar las reformas estructurales necesarias para impulsar la productividad, exportaciones y la industria nacional, y quizás convirtiéndonos un poco menos adictos al crecimiento.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

El poder revelador de lo aleatorio

¿Regalar laptops a los estudiantes aumenta sus calificaciones, su probabilidad de ir a la universidad, o su posterior salario? ¿Es efectivo incentivar a los padres a vacunar a sus hijos…

Todo lo que necesitas saber sobre la economía dominicana en el T1 2018

En medio de un panorama internacional protagonizado por novedades económicas revolucionarias, fueron dados a conocer los resultados preliminares de la economía dominicana de enero a marzo 2018. Una expansión interanual…

¿Por qué el Gobierno gasta tanto en diciembre?

Es evidente que el gasto del gobierno dominicano aumenta considerablemente al cierre de año fiscal, ¿será que las estadísticas reflejan que en el Estado se intenta agotar la totalidad del…