Tag

Sector Financiero archivos - Analytica

Corrida Bancaria

Por | Sin categoría | No Comments

Uno de los riesgos más importantes que enfrenta la banca comercial es el cambio en las expectativas de los clientes. El hecho de que la colectividad de los agentes piense que sus depósitos peligran, aunque no sea cierto, hará que estos acudan de manera masiva a retirar el dinero que tengan disponible. Este contexto es conocido como corrida o pánico bancario, y tiene como consecuencia una situación insostenible por la banca que podría acabar en una crisis bancaria individual o sistémica.

Las corridas pueden ser iniciadas por una ola especulativa o por indicadores de insostenibilidad de la banca. A partir de este punto, la idea de que una entidad financiera no tiene suficiente dinero como para responder a todos sus pasivos puede ser difundida hasta al punto de alcanzar una proporción significativa de clientes; es de prever que las personas racionales quieran evitar riesgos y retiren el dinero de la banca.

Aunque un cliente no esté bien informado sobre la situación de la banca, es probable que reclame sus depósitos como una medida de prevención, únicamente porque los demás lo están haciendo.

Ahora bien, ya se expuso cómo los agentes corren a recuperar sus depósitos ante riesgos especulados o latentes, pero ¿cómo afecta a la banca que sus clientes quieran reclamar sus depósitos? Esto se explica por la función de intermediación financiera de dichas entidades.

Las entidades financieras captan depósitos ofreciendo a cambio una tasa de interés (pasiva), y otorgan préstamos por los que cobran una tasa de interés (activa) mayor a la que pagan por los depósitos. Esta dinámica de administración de recursos permite que las personas que tienen exceso de liquidez o ahorros (depositantes) pongan su dinero a disposición de los que necesitan préstamos. Esto quiere decir, que el monto total de los depósitos no está disponible para ser entregado en un momento determinado.

Entonces se puede afirmar que, como resultado de la naturaleza operacional de los bancos y demás entidades financieras, es inevitable que una corrida bancaria no eleve significativamente su probabilidad de quiebra. Del mismo modo, especulaciones positivas harán aumentar la salud financiera de este tipo de organismos.

La incapacidad de pago de un banco, por ejemplo ─aunque no tenga una gran participación en el mercado─ puede llevar a una crisis bancaria individual. Si bien este caso no es señalado como dañino para todo el sistema bancario, tiene el problema de que puede extenderse a otros organismos. Y es cuando los defaults se dan en una proporción significativa del sistema bancario, es que se dice que hay una crisis sistémica ─perjudicial para toda la economía─.

Regularmente, en situaciones de pánico bancario, se concluye adoptar medidas de inconvertibilidad de depósitos (refiérase al Corralito -llamado así desde la crisis financiera del 2001 en Argentina-) o a intervención gubernamental. Pero ambas soluciones podrían desencadenar problemas peores como devaluación o inflación. Ante la experiencia de crisis bancarias internacionales y nacionales, la transparencia y la confianza de los clientes se han convertido en pilares importantes de la banca múltiple.

Economía dominicana crece un 4.6% en 2017

Por | Uncategorized | No Comments

De acuerdo con los resultados preliminares de la economía dominicana en 2017 presentados en la rueda de prensa realizada por el Banco Central este 30 de enero, el crecimiento interanual real de la economía dominicana fue en 4.6%, sustentado en los elevados incrementos percibidos en algunos sectores económicos que permitieron el aumento en 6.5% durante el último trimestre del año.

Para el 2017 el rubro de Hoteles, Bares y Restaurantes presentó el mayor crecimiento con 6.9%, seguido de la actividad de intermediación financiera con 6.2% y el sector Agropecuario con un crecimiento de 5.9% pese a los embates atmosféricos. El sector Financiero presentó aumentos en los indicadores de morosidad (1.8%) y solvencia (18.4%), mientras que disminuyeron la rentabilidad sobre los activos (1.7%) y el patrimonio (14.7%).

Las medidas optadas por esta entidad, como la reducción de 50 puntos bases en la tasa de política monetaria, acompañada de la liberación del 2.2% del encaje legal, con el fin de dinamizar la economía, se tradujo a la liberación total de RD$20,359 millones, donde los sectores de Consumo, Comercio y Construcción fueron los más beneficiados de la liberación de recursos. Por su parte, la inflación anualizada culminó en 4.20%, en torno a su valor central meta. De igual forma, el país evidenció una estabilidad cambiaria señalada por una depreciación nominal acumulada de 3.3%, por debajo de la experimentada en 2016.

En sentido general, se percibió en 2017 un incremento en las divisas recibidas. El saldo de la cuenta corriente terminó en -0.2% del Producto Interno Bruto (PIB), el monto más bajo desde hace trece años. Asimismo, las reservas internacionales mostraron un crecimiento sustancial y finalizaron en US$6,780.8, siendo esta la cifra más alta en la historia económica dominicana. Este incremento estuvo sustentado por el aumento experimentado de 48.3% en la inversión extranjera, el 12.4% en las remesas familiares y 6.8% en los ingresos por turismo.

En cuanto a los indicadores laborales, la generación de 120,237 plazas de empleo en 2017, permitieron la reducción en promedio de la tasa de desocupación abierta en 160 puntos básicos, pasando de 7.1% en 2016 a 5.5% en 2017.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Perfil: Sr. Raúl Ovalle Marte

El Sr. Ovalle es economista, con una Maestría en Macroeconomía Aplicada de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En adición, ha recibido múltiples capacitaciones en instituciones como el Fondo Monetario…

Resumen – Plan de Gobierno PRM (2020-2024)

Resumen Ejecutivo: El programa se apalanca en la construcción de credibilidad y mejora de la inclusión como piedras angulares del proceso de reforma, cambio y modernización. En cuanto a la…

COVID-19, Colapso u oportunidad: una decisión de todos | Listín Diario

La economía dominicana, al igual que el resto del mundo, enfrenta desafíos incuantificables.  La incertidumbre y la nueva “economía del cuidado” nos imponen retos difíciles de medir.  Los modelos económicos…

Economía dominicana crece un 4.6% en 2017

Por | Sin categoría | No Comments

De acuerdo con los resultados preliminares de la economía dominicana en 2017 presentados en la rueda de prensa realizada por el Banco Central este 30 de enero, el crecimiento interanual real de la economía dominicana fue en 4.6%, sustentado en los elevados incrementos percibidos en algunos sectores económicos que permitieron el aumento en 6.5% durante el último trimestre del año.

Para el 2017 el rubro de Hoteles, Bares y Restaurantes presentó el mayor crecimiento con 6.9%, seguido de la actividad de intermediación financiera con 6.2% y el sector Agropecuario con un crecimiento de 5.9% pese a los embates atmosféricos. El sector Financiero presentó aumentos en los indicadores de morosidad (1.8%) y solvencia (18.4%), mientras que disminuyeron la rentabilidad sobre los activos (1.7%) y el patrimonio (14.7%).

Las medidas optadas por esta entidad, como la reducción de 50 puntos bases en la tasa de política monetaria, acompañada de la liberación del 2.2% del encaje legal, con el fin de dinamizar la economía, se tradujo a la liberación total de RD$20,359 millones, donde los sectores de Consumo, Comercio y Construcción fueron los más beneficiados de la liberación de recursos. Por su parte, la inflación anualizada culminó en 4.20%, en torno a su valor central meta. De igual forma, el país evidenció una estabilidad cambiaria señalada por una depreciación nominal acumulada de 3.3%, por debajo de la experimentada en 2016.

En sentido general, se percibió en 2017 un incremento en las divisas recibidas. El saldo de la cuenta corriente terminó en -0.2% del Producto Interno Bruto (PIB), el monto más bajo desde hace trece años. Asimismo, las reservas internacionales mostraron un crecimiento sustancial y finalizaron en US$6,780.8, siendo esta la cifra más alta en la historia económica dominicana. Este incremento estuvo sustentado por el aumento experimentado de 48.3% en la inversión extranjera, el 12.4% en las remesas familiares y 6.8% en los ingresos por turismo.

En cuanto a los indicadores laborales, la generación de 120,237 plazas de empleo en 2017, permitieron la reducción en promedio de la tasa de desocupación abierta en 160 puntos básicos, pasando de 7.1% en 2016 a 5.5% en 2017.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Perfil: Sr. Raúl Ovalle Marte

El Sr. Ovalle es economista, con una Maestría en Macroeconomía Aplicada de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En adición, ha recibido múltiples capacitaciones en instituciones como el Fondo Monetario…

Resumen – Plan de Gobierno PRM (2020-2024)

Resumen Ejecutivo: El programa se apalanca en la construcción de credibilidad y mejora de la inclusión como piedras angulares del proceso de reforma, cambio y modernización. En cuanto a la…

COVID-19, Colapso u oportunidad: una decisión de todos | Listín Diario

La economía dominicana, al igual que el resto del mundo, enfrenta desafíos incuantificables.  La incertidumbre y la nueva “economía del cuidado” nos imponen retos difíciles de medir.  Los modelos económicos…

Adictos al crecimiento

Por | Sin categoría | No Comments

Desde el tercer trimestre de 2013 al primero de 2017 la economía dominicana mantuvo un crecimiento interanual de su Producto Interno Bruto (PIB) por encima de 5%, su tendencia de largo plazo. Este nuevo normal nos enseñó a esperar tasas de expansión altas en perpetuidad, haciéndonos en la práctica adictos al crecimiento.

La historia nos enseña que alrededor del 40% del tiempo el crecimiento del PIB dominicano se encuentra por debajo de 5%, que es el nivel de crecimiento de tendencia o natural que se ha estimado desde tanto el sector público y privado como el coherente dados los fundamentos de la economía. Es entonces un poco atrevido pensar que siempre contaremos con tasas casi 2% por encima de la tendencia en promedio, como ocurrió en los últimos 15 trimestres.

Durante el pasado reciente la economía dominicana fue impulsada, entre muchos factores, por la reducción drástica del precio del petróleo, la recuperación de Estados Unidos y Europa (sector turismo), la entrada en vigor del mecanismo de los fideicomisos y fuertes obras de infraestructura gubernamental (sector construcción) y un crecimiento robusto de la cartera de préstamos (sector financiero).

Es importante resaltar que las perspectivas de crecimiento de Estados Unidos y Europa son moderadas, debido a una diversidad de factores como la normalización de su política monetaria, posibles reformas fiscales regresivas, bajo crecimiento de los salarios, entre otros factores. El impulso del gasto público del Estado Dominicano al sector construcción ya se ha reducido, notándose en los últimos resultados revelados preliminarmente por el Gobernador del Banco Central que la industria constructora creció 0% en el período enero-agosto de este año comparado con el pasado.

A pesar de que la cartera de préstamos de República Dominicana mantiene un crecimiento moderado, se nota una reducción de los desembolsos acumulados al mes de agosto de RD$23 mil millones, atribuida de manera importante al sector público relacionado a la salud, que fue contrarrestado por el alto crecimiento de los desembolsos para préstamos de consumo. La morosidad del sector también se mantiene tendiendo lentamente al alza, impulsada por exactamente estos préstamos destinados al consumo.

Un crecimiento promedio por debajo de 5% por cierto tiempo es inevitablemente una señal de alerta, pero no una de pánico. Las autoridades monetarias ya han tomado medidas importantes para evitar que el crecimiento caiga de manera precipitada, y la entrada en vigor del pacto eléctrico debe ser un componente importante de impulso a la productividad de los negocios dominicanos en el mediano y largo plazo. Queda pendiente una discusión seria de la fiscalidad, pero no se puede hacer todo a la vez. Es de esperar, entonces, que durante los próximos trimestres nos enfrentemos y asimilemos la realidad de que nuestro PIB no va a expandirse siempre a tasas elevadas, haciendo aún más importante trabajar las reformas estructurales necesarias para impulsar la productividad, exportaciones y la industria nacional, y quizás convirtiéndonos un poco menos adictos al crecimiento.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Perfil: Sr. Raúl Ovalle Marte

El Sr. Ovalle es economista, con una Maestría en Macroeconomía Aplicada de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En adición, ha recibido múltiples capacitaciones en instituciones como el Fondo Monetario…

Resumen – Plan de Gobierno PRM (2020-2024)

Resumen Ejecutivo: El programa se apalanca en la construcción de credibilidad y mejora de la inclusión como piedras angulares del proceso de reforma, cambio y modernización. En cuanto a la…

COVID-19, Colapso u oportunidad: una decisión de todos | Listín Diario

La economía dominicana, al igual que el resto del mundo, enfrenta desafíos incuantificables.  La incertidumbre y la nueva “economía del cuidado” nos imponen retos difíciles de medir.  Los modelos económicos…

Tasa de Morosidad

Por | Sin categoría | No Comments

Una gran parte de las entidades financieras funcionan en torno a un esquema de obtener recursos del público (depósitos) para luego prestarlos (créditos). Dado que existe el riesgo de que los agentes económicos, tales como miembros de los hogares, empresas y otros, dejen de pagar sus préstamos o mejor dicho “caigan en mora”, las instituciones tendrán una parte de su cartera con pagos pendiente, llamada cartera vencida.

La tasa de morosidad es uno de los indicadores que nos permiten evaluar la calidad de la cartera de crédito y con ello el desempeño del sector financiero. Podemos calcularla como la relación entre la cartera vencida y la total.

El estudio de la morosidad es muy importante para las instituciones financieras porque afecta directamente sus utilidades. Esto es así porque la Superintendencia de Bancos (SIB), en su función de organismo regulador, exige en forma de restricciones y normas prudenciales que las entidades cumplan con algunos requerimientos que dependen de los niveles de morosidad de la cartera.

El impacto directo sobre la reducción de las utilidades puede verse a través de un aumento de las provisiones. A medida que una cartera se vuelve más morosa, se deberá incurrir en gastos por provisiones más altos, traduciéndose en un peor perfil de riesgo para los créditos que aumentaron la morosidad. Sin embargo, cuando se acumulan las provisiones y se deteriora la cartera, las instituciones tienen un mayor porcentaje de activos improductivos y con ello niveles de rotación ─medido como ingresos entre activos─ más bajos, impactando negativamente la rentabilidad de la entidad.

A medida que incentivamos una economía con mayor inclusión financiera y que sustente su dinamismo en el crédito, el análisis de la morosidad cobrará aún mayor relevancia.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Discriminación de Precios

La discriminación de precios es una práctica que se origina cuando una empresa cobra distintos precios a diferentes consumidores por el mismo bien o servicio, a pesar de que el…

La Paradoja de Leontief

Un país se especializará en el desarrollo de aquella actividad económica para la que posee una ventaja comparativa, y negociará con otros países para obtener aquellos productos o servicios para…

El problema del polizón

El problema del polizón o free rider hace referencia a una teoría económica donde un individuo se beneficia de un bien o servicio, pero evita pagar por él. A partir…