Tag

Sector Turismo archivos - Analytica

Analytica Espresso 5-Dic-2017

Por | Sin categoría | No Comments

INTERNACIONAL

IHS Markit: Zona euro percibe crecimiento en noviembre

El índice de compra de los sectores de servicios e industria (IHS Markit) aumentó para la zona euro en 1.5 puntos, llegando a establecerse en 57.5 puntos, siendo su nivel más alto desde abril del 2011.

Chris Williamson, economista jefe de negocios en IHS Markit, informó que tomando en cuenta los resultados presentados en el índice para el mes de noviembre, la zona euro se ve preparada para el final de año. Además, agregó que la fortaleza del crecimiento de la cartera de pedidos y el buen nivel de confianza empresarial fueron las razones del aumento en el índice.

Fuente: América Economía

NACIONAL

Costo de tarjeta turística se incorporará al boleto aéreo

Con el propósito de estimular el sector turismo, el Consejo Nacional de Competitividad, dirigido por Rafael Paz, estableció como medida incorporar el costo de la tarjeta de turismo al precio del boleto aéreo.

De acuerdo con las medidas ─la cual fue incorporado este lunes por el presidente Danilo Medina mediante el decreto 430-17─ todo turista que arribe a República Dominicana por medio aéreo o marítimo estará sujeto a dichos cambios. El decreto establece por igual que las empresas que se dedican al transporte internacional tanto por vías aéreas como marítimas, quedaran designadas a cobrar los diez dólares en el momento de la venta del boleto.

Rafael Paz, opinó que dichas medidas mejorarán los niveles de competitividad del país, facilitando la llegada de extranjeros no residentes. Dicho decreto entrará en vigor a partir del primero de enero del 2018.

Fuente: Diario Libre

INDICADOR

Polémica del Brexit reduce valor de la libra esterlina

Las negociaciones sobre los términos finales del Brexit causaron fluctuaciones en el valor de la libra esterlina, la cual para este martes redujo su valor frente al dólar y al euro.

Theresa May, la primer ministro del Reino Unido, mantiene negociaciones de término contra el Partido Unionista Democrático ─el cual está dirigido por Arlene Foster─ principalmente sobre los derechos de los ciudadanos, los costos de transacción de la salida y los términos de salida de Irlanda del Norte.

El valor de la moneda británica se ha reducido un 0.7% frente al dólar este martes, hasta posicionarse en US$1.3390 por libra, siendo la mayor caída desde noviembre. Frente al euro, la misma se redujo un 0.3%, estableciéndose en €0.8832 por libra.

Fuente: Financial Times

Entradas recientes / Ver todas las entradas

5 cosas que debes saber sobre la nueva emisión soberana

La emisión La semana pasada, vía el Ministerio de Hacienda, el gobierno colocó bonos soberanos por US$3,800 millones en los mercados internacionales, con el fin de cumplir con el presupuesto…

Resumiendo el Plan Nacional de Educación

La educación en tiempo de pandemia ha sido un reto para los sistemas educativos en todo el mundo, al verse obligados a cerrar los centros como medida para la prevención…

Perfil: Sr. Raúl Ovalle Marte

El Sr. Ovalle es economista, con una Maestría en Macroeconomía Aplicada de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En adición, ha recibido múltiples capacitaciones en instituciones como el Fondo Monetario…

Adictos al crecimiento

Por | Sin categoría | No Comments

Desde el tercer trimestre de 2013 al primero de 2017 la economía dominicana mantuvo un crecimiento interanual de su Producto Interno Bruto (PIB) por encima de 5%, su tendencia de largo plazo. Este nuevo normal nos enseñó a esperar tasas de expansión altas en perpetuidad, haciéndonos en la práctica adictos al crecimiento.

La historia nos enseña que alrededor del 40% del tiempo el crecimiento del PIB dominicano se encuentra por debajo de 5%, que es el nivel de crecimiento de tendencia o natural que se ha estimado desde tanto el sector público y privado como el coherente dados los fundamentos de la economía. Es entonces un poco atrevido pensar que siempre contaremos con tasas casi 2% por encima de la tendencia en promedio, como ocurrió en los últimos 15 trimestres.

Durante el pasado reciente la economía dominicana fue impulsada, entre muchos factores, por la reducción drástica del precio del petróleo, la recuperación de Estados Unidos y Europa (sector turismo), la entrada en vigor del mecanismo de los fideicomisos y fuertes obras de infraestructura gubernamental (sector construcción) y un crecimiento robusto de la cartera de préstamos (sector financiero).

Es importante resaltar que las perspectivas de crecimiento de Estados Unidos y Europa son moderadas, debido a una diversidad de factores como la normalización de su política monetaria, posibles reformas fiscales regresivas, bajo crecimiento de los salarios, entre otros factores. El impulso del gasto público del Estado Dominicano al sector construcción ya se ha reducido, notándose en los últimos resultados revelados preliminarmente por el Gobernador del Banco Central que la industria constructora creció 0% en el período enero-agosto de este año comparado con el pasado.

A pesar de que la cartera de préstamos de República Dominicana mantiene un crecimiento moderado, se nota una reducción de los desembolsos acumulados al mes de agosto de RD$23 mil millones, atribuida de manera importante al sector público relacionado a la salud, que fue contrarrestado por el alto crecimiento de los desembolsos para préstamos de consumo. La morosidad del sector también se mantiene tendiendo lentamente al alza, impulsada por exactamente estos préstamos destinados al consumo.

Un crecimiento promedio por debajo de 5% por cierto tiempo es inevitablemente una señal de alerta, pero no una de pánico. Las autoridades monetarias ya han tomado medidas importantes para evitar que el crecimiento caiga de manera precipitada, y la entrada en vigor del pacto eléctrico debe ser un componente importante de impulso a la productividad de los negocios dominicanos en el mediano y largo plazo. Queda pendiente una discusión seria de la fiscalidad, pero no se puede hacer todo a la vez. Es de esperar, entonces, que durante los próximos trimestres nos enfrentemos y asimilemos la realidad de que nuestro PIB no va a expandirse siempre a tasas elevadas, haciendo aún más importante trabajar las reformas estructurales necesarias para impulsar la productividad, exportaciones y la industria nacional, y quizás convirtiéndonos un poco menos adictos al crecimiento.

 

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Resumiendo el Plan Nacional de Educación

La educación en tiempo de pandemia ha sido un reto para los sistemas educativos en todo el mundo, al verse obligados a cerrar los centros como medida para la prevención…

Perfil: Sr. Raúl Ovalle Marte

El Sr. Ovalle es economista, con una Maestría en Macroeconomía Aplicada de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En adición, ha recibido múltiples capacitaciones en instituciones como el Fondo Monetario…

Resumen – Plan de Gobierno PRM (2020-2024)

Resumen Ejecutivo: El programa se apalanca en la construcción de credibilidad y mejora de la inclusión como piedras angulares del proceso de reforma, cambio y modernización. En cuanto a la…

Brasil, sede de los Juegos Olímpicos: ¿una decisión acertada?

Por | Sin categoría | No Comments

Si alguien cuestiona la relevancia de realizar un evento de la envergadura de los Juegos Olímpicos hoy en día, debe ver más allá de la pasión por el deporte. Los Juegos Olímpicos, por tradición, se han convertido en uno de los pocos escenarios de interacción, esencialmente apolítica, entre todos los países del mundo a través del deporte. No menos importante, es una plataforma sociocultural de gran alcance y cada vez se consolidan como juegos más inclusivos. No obstante, su realización requiere de inversiones financieras, infraestructurales, salubres y de otras índoles que podrían resultar exorbitantes para un país en vías de desarrollo. Esto ha llevado a cuestionar la elección de Brasil como sede de los Juegos Olímpicos de Verano que se llevaron a cabo durante el mes de Agosto de 2016. La prensa especializada y analistas socioeconómicos han puesto en duda la capacidad de la nación de satisfacer las necesidades que demanda un evento de la magnitud de los juegos por la situación actual del país. ¿Acaso debió ser electo un país en vías de desarrollo, con una situación sociopolítica inestable, una economía estancada y problemas de seguridad como anfitrión de uno de los eventos más complejos?

Antes de entrar de lleno en los juegos, es importante tener en la mira el estado reciente de la economía brasileña. Si bien es cierto que es una de las economías de mayor y más diversa producción, y con mayores recursos de Latinoamérica, es imperativo resaltar los retos que enfrenta la misma. Para el primer trimestre 2016, su economía se contrajo un 5.4% interanualmente. Igualmente, de enero de 2015 a la actualidad, su tasa de desempleo ha aumentado de un 6.8% a un 11.3%, mientras que los salarios promedios han descendido. Las tasas interanuales de inflación se han mantenido desde 2015 al menos por encima del 7% y la deuda pública aumenta paulatinamente, debilitando su sostenibilidad.

Hablar de estas cifras sencillas puede resultar ingenuo si no tomamos en cuenta los retos sociales de la nación hoy en día. Brasil es una sociedad con altos niveles de desigualdad social y económica, con graves problemas de seguridad y salubridad. Este ha sido uno de los argumentos principales de los opositores sobre la realización de los juegos en la nación, ya que argumentan que les resulta ilógico atender un evento de requerimiento económico tan elevado cuando una gran parte de la población local no tendría la posibilidad económica de disfrutar sus propios juegos. No obstante, el problema social en Brasil ha convergido con un problema político también. La destitución de su líder, Dilma Roussef, del cargo de presidenta por graves acusaciones de corrupción en su contra, y la designación de su vicepresidente Michael Temer como presidente interino ha provocado un caos social que ha traspasado fronteras.

Los retos que suponen unos Juegos Olímpicos para el país sede cada vez son mayores. La inclusión de nuevas delegaciones y disciplinas año tras año es un fenómeno inminente que aumenta el volumen de atletas y personal en los juegos. Por ende, los costos de garantizar que cada uno de ellos participe bajo perfectas condiciones de alojamiento, alimentación, y otros servicios esenciales aumentan. En los juegos de Rio de Janeiro de 2016, participaron alrededor de 1,000 atletas y diez delegaciones más que en Atlanta, 20 años atrás. Además, se agregaron al menos 30 eventos deportivos. La vasta gama de disciplinas añade una enorme inversión adicional para adecuar, preparar y mantener los múltiples escenarios de juego con las condiciones de electricidad, agua y otros servicios necesarios en punto. Además, los recursos tecnológicos necesarios para proveer eventos de calidad y establecer importantes sistemas de comunicación representan costos de envergadura. Si a esto agregamos la presión que representan las expectativas de los espectadores en presenciar juegos con mayor innovación, lujo y calidad, los Juegos Olímpicos podrían significar un reto que podría fácilmente salirse de las manos a cualquier país, a pesar de los impactos positivos que pudiera traerle al sector turístico y al consumo en la nación, por mencionar algunos de los sectores con principales ganancias potenciales.

Si bien el costo efectivo de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro no ha sido reportado con precisión, un estudio de la Universidad de Oxford estimó que los mismos superaban en un 51% el presupuesto original, aunque permanecen modestos en comparación a ediciones anteriores. Tras la falta de apoyo económico a los Juegos, el gobierno nacional tuvo que desembolsar US$895 millones de emergencia para cubrir los gastos de seguridad de los juegos, a pesar de la crisis económica en la nación.

En 2004, Grecia fue sede de los Juegos Olímpicos más costosos de la historia hasta esa fecha, con costos cercanos a €9 mil millones (actualmente €11 mil millones). Si bien los juegos en sí recibieron críticas favorables, para finales de 2004, el país registró un déficit de 6.1% de su Producto Interno Bruto (PIB), más del doble de lo permitido por la Unión Europea, mientras que su deuda, el 110% de su PIB. En consecuencia, la nación se convirtió en la primera en estar bajo monitoreo fiscal por la Unión Europea. El endeudamiento a raíz de los juegos es ampliamente considerado como un factor de influencia en la crisis económica griega. Por su parte, la República Dominicana fue sede de los Juegos Panamericanos de 2003. A pesar de ser un evento de mucha menor envergadura, fueron realizados en el marco de una crisis económica agudizada por el desastre financiero que caracterizó la época tras la quiebra de tres de los principales bancos del país. Resulta interesante investigar sobre los efectos económicos de unos juegos que, aunque de menor costo, fueron realizados en una nación de baja capacidad socioeconómica.

A pesar de todo esto, los Juegos Olímpicos mantienen su significado y relevancia social, y atrayendo una mayor cantidad de seguidores y espectadores. A su vez, dinamizan la actividad turística y, consecuentemente, los niveles de consumo del país sede, lo cual puede convertirse en un potencial motor económico para la nación anfitriona. No obstante, pudiera argumentarse que, en un país con mejor situación socioeconómica, los beneficios de realizar juegos pudieran contrarrestar de mejor manera sus elevados costos. Esto requiere un estudio económico con mayor detalle.

Es más complejo analizar con certeza qué tan acertada fue la decisión de elegir a Brasil como país de los Juegos Olímpicos. Lo cierto es que los mismos han finalizado y prácticamente todos los eventos han sido completados con éxito. Ahora, las bajas expectativas previas y los inconvenientes suscitados antes y durante los juegos deben ser un punto de partida importante para análisis futuros sobre dónde y bajo qué condiciones realizar unos Juegos Olímpicos.