Tag

Seguridad Social archivos - Analytica

Nóminas y Pensiones del Estado en 2017

Por | Sin categoría | No Comments


Parte integral del funcionamiento de una economía se basa en la confianza y compromiso entre el empleador y el empleado. Actualmente, el Gobierno General Nacional es el mayor empleador en la República Dominicana, por lo que de su responsabilidad dependen una gran cantidad de personas y familias dominicanas. En este nuevo informe, presentaremos el gasto en remuneraciones (incluyendo las contribuciones del empleador a la seguridad social) y pensiones del Gobierno General Nacional dividido por sus tres niveles institucionales para los primeros once meses del 2017.

A primera instancia se visualiza que la Administración Central es el nivel institucional que más cantidad de dinero atribuye al pago de nóminas y pensiones, ya que contiene ministerios y entidades de mayor envergadura. De acuerdo con la tendencia en el monto registrado hasta noviembre, existe un aumento en la ejecución devengada hasta haber alcanzado RD$15,258 millones en nóminas y RD$2,874 millones en pensiones en el onceavo mes del año.

El Ministerio de Educación es la entidad de mayor gasto por concepto de remuneraciones y de pensiones, llegando a devengar más de RD$79 mil millones hasta noviembre del 2017. A pesar de lo anterior, su participación total en la ejecución acumulada de todos los organismos presentó una disminución de enero a noviembre 2017, pasando de registrar un 51% a un 47.5% del total. Es decir, el 47.5% del total de gasto por nóminas y pensiones en la Administración Central fue devengado por el Ministerio de Educación.

Viendo el análisis por parte del las Instituciones de la Seguridad Social, se puede notar cómo el gasto en nómina se redujo en más de RD$229 millones de enero a febrero. Este efecto vino dado por la contracción en un monto similar en la nómina del Instituto Dominicano de Seguros Sociales, provocando que la participación de las Instituciones de la Seguridad Social en la ejecución total de nóminas y pensiones se redujera en 37.6% de enero a noviembre.

En cuanto a las Instituciones Públicas Descentralizadas y Autónomas no Financieras, la ejecución total se concentra en la Dirección Central Del Servicio Nacional de Salud, la cual a noviembre controlaba el 75% del gasto de nóminas y pensiones en dicho nivel institucional. Cabe destacar que ninguna entidad dentro de dicho nivel institucional había presentado un gasto en pensiones en 2017.

El análisis anterior incluye los sueldos ordinarios, sobresueldos, jornales, honorarios, sueldos fijos al personal en trámite de pensiones y todo concepto general de pago por parte del estado a un servicio que se le preste. Es primordial que se cumpla de manera correcta el proceso de remuneración por parte del Estado, ya que de bloquear la fluidez de este se podrán presenciar efectos negativos de manera inmediata en la cadena de liquidez que se tiene en la economía.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Foto: Acento

Subsidios durante la pandemia

La crisis actual ha puesto en una situación frágil a muchas familias dominicanas que han perdido sus empleos y ha agravado considerablemente sus condiciones económicas y calidad de vida. Ante…

Exportaciones en el DR-CAFTA frente al COVID-19

En los últimos trimestres, República Dominicana aumentaba sus exportaciones hacia la región del DR-CAFTA y se observaba una ligera mejora en el deterioro de la balanza comercial, sin embargo, con…

Impacto del COVID-19 en el uso de tarjetas en mayo 2020

Desde el mes de marzo, el gobierno dominicano ha estado implementando una serie de medidas para mitigar el impacto del COVID-19 en el país, provocando la suspensión de operaciones de…

Real vs Nominal

Por | Sin categoría | No Comments

¿Qué significa cuando los economistas hablamos de cifras “reales” o “nominales”? La respuesta corta es que nos referimos a que, para evaluar el desempeño de cualquier indicador económico o financiero, una buena práctica es descontar del mismo el efecto precio, haciendo que esté expresado en términos reales.

Un ejemplo ilustrativo de esta metodología es el análisis del salario. Según la Superintendencia de Pensiones (SIPEN) el salario promedio de los cotizantes en la Seguridad Social aumentó un poco más que 50% entre diciembre de 2008 y mayo de 2017. Sin embargo, durante el mismo período las estadísticas del Banco Central de la República Dominicana (BCRD) nos indican que se experimentó una inflación generalizada de precios de casi 40%. Entonces, podemos hablar de que en términos nominales el salario promedio creció en 50%, pero en términos reales sólo aumentó 10%.

Esta visión no solo aplica a los agregados macroeconómicos, como el salario promedio de la economía y la inflación. Evaluar la diferencia entre el crecimiento real y nominal de un negocio es clave para determinar su desempeño. Es necesario descomponer siempre el aumento de las ventas o ingresos entre el efecto precio y el efecto cantidad. Podrían existir dos negocios que aumentaron sus ventas de un año al otro, pero su situación es significativamente diferente si el primero aumentó su cantidad vendida, y mantuvo precios fijos, pero el segundo aumentó precios y vendió las mismas unidades. El primero creció en términos reales, mientras que el segundo creció en términos nominales.

Se nota la relevancia de distinguir la variación real y nominal de los indicadores económicos y financieros. Esta forma de pensar permite un análisis más profundo y detallado, entendiendo mejor la estructura del crecimiento o cambio de los indicadores. La distinción entre valores reales y nominales les facilita a tanto los hogares como las empresas, en agregado a los hacedores de política, a tomar mejores decisiones.

Entradas recientes / Ver todas las entradas

Entrevista con Jacqueline Mora: Factores claves para la reapertura exitosa del turismo

Entrevista a la Viceministra Técnica de Turismo‍, Jacqueline Mora, en la revista Factor de Éxito: Desde el Ministerio de Turismo, se tomaron medidas exclusivas para iniciar la reactivación del sector…

MacroTendencias: 12 de noviembre, 2020

Para la semana 45, la economía dominicana observó una disminución de las reservas internacionales netas junto a una estabilidad en la depreciación acumulada del tipo de cambio. En el marco…

Efectos del COVID-19 en los préstamos por destino

El cierre de la economía por COVID-19 ha generado uno de los choques económicos más importantes para la economía mundial. De la mano del sector público, los gobiernos de todo…

Seguridad Social

Por | Sin categoría | No Comments

Los programas de seguridad social son seguros, otorgados por el Estado o empresas privadas, contra riesgos sociales y que son financiados principalmente por medio de subsidios y deducciones a los contribuyentes. Estos programas pueden contemplar seguros contra la vejez o discapacidad, contra el desempleo, y/o seguros de salud.

La seguridad social dominicana ofrece tres tipos de seguros que funcionan bajo regímenes contributivos y subsidiados:

  1. El seguro de vejez, discapacidad y sobrevivencia (pensiones), financiado por medio de aportes del empleador y el empleado (capitalización individual / contributivo); por la solidaridad social (régimen subsidiado para los de menores ingresos); y por medio de contribuciones extras voluntarias;
  2. El seguro familiar de salud, que funciona en un régimen contributivo (con aportes del empleado y el empleador) y subsidiado;
  3. El seguro de riesgos laborales, financiado por el empleador en su totalidad.

El sistema de pensiones pretende asegurar a las personas que, por cuestiones de vejez, fallecimiento, jubilación, o discapacidad, se ven limitadas para seguir trabajando, y por tanto para seguir percibiendo ingresos.

El seguro familiar de salud dominicano bajo el régimen subsidiado fue legalmente ideado para ser compuesto por un plan básico de salud y servicios de estancias infantiles. El régimen contributivo fue concebido para cubrir las prestaciones en especie mencionadas anteriormente, más un subsidio por maternidad y enfermedad.

¿Por qué está el sistema de seguridad social regulado?

La salud y el sistema de pensiones son considerados bienes preferentes, es decir, condiciones necesarias que toda persona debe tener asegurada, pero que no necesariamente son correctamente valoradas. Por otro lado, se pretende eliminar la asimetría de información que a lleva a las aseguradoras a fijar primas muy altas.

Las personas que saben que tienen menor riesgo de enfermarse, en el caso del seguro de salud, estarán menos dispuestas a comprar un seguro; y aquellas que saben que comprar un seguro saldría más barato que autofinanciarse servicios de salud, serán las que opten por obtener el seguro. Por otro lado, las aseguradoras prefieren afiliados con poca propensión a enfermarse. Estas dos premisas nos permiten concluir que las personas que voluntariamente compren un seguro serán, en su mayoría, aquellas que se auto-asignan mayor probabilidad a enfermarse; este razonamiento también lo hacen las aseguradoras y provocaría que la prima del seguro sea excesivamente alta.

En el caso de las pensiones, se sostiene que las personas no dan igual ponderación al consumo futuro comparado con el presente, y que podrían no tener incentivos suficientes para ahorrar pensando en los tiempos en los que no puedan trabajar. Al fin y al cabo, sería responsabilidad del Estado velar por condiciones mínimas de vida para los jubilados o discapacitados. Previendo esto, se impone por medio de la ley un fondo individual para la subsistencia de las personas.

La seguridad social dominicana es sometida constantemente a reformas; recientemente se eliminó el régimen contributivo subsidiado para hacer más eficiente el sistema. Chile, una de las economías modelo de la región, se encuentra inmersa en un proceso de restructuración del sistema de pensiones, que podría sugerir mejoras al caso dominicano.

Se nota la importancia de manejar los conceptos relacionados a la seguridad social, ya que el tema es relevante a todas las personas que velan por asegurar el momento de su vida en que no generen renta activamente, pero es aquel en que probablemente necesiten más dinero para cubrir gastos extraordinarios. Asegurar que todos los ciudadanos mantengan un nivel digno de vida, especialmente al final de su vida, es una tarea imperante e innegociable; lo que sí es negociable es que analicemos, todos juntos, la forma en que esto se financie sin perjudicar el crecimiento saludable de largo plazo de la economía.