Tag

up archivos - Analytica

MacroReport Comercio: Julio-Septiembre 2016

Por | Sin categoría | No Comments

A pesar de estar caracterizado por un déficit comercial histórico, el panorama comercial de la República Dominicana durante el período julio-septiembre de 2016 refleja el potencial de nuestras exportaciones mineras, alimentos y bebidas y productosde zonas francas.

A lo largo del tercer trimestre de 2016, el déficit en la balanza comercial presentó una expansión interanual de 3.5%, explicado por un incremento en el volumen de importaciones mayor al registrado por las exportaciones. Los niveles de importación han venido recuperándose tras experimentar contracciones durante al menos los cuatro trimestres previos al actual. En contraste, las importaciones han mostrado una tendencia volátil, a pesar de que en el presente año, han reflejado un mayor dinamismo…

VER INFORME COMPLETO

Mitos sobre el Gasto Tributario

Por | Sin categoría | No Comments

Las reformas fiscales pueden tener muchas formas, y es difícil anticipar la creatividad del gobierno a la hora de abordar el tema de la insuficiencia de los ingresos fiscales y la efectividad del gasto público. Una herramienta conocida para aumentar los ingresos es desmontar sistemas de incentivos, reduciendo el gasto tributario, que es el ingreso que el gobierno debería percibir, pero no lo hace debido a exenciones. Desde un punto de vista de potencial recaudatorio (dejando a un lado las distorsiones que resultan de estos sistemas), esta vía no devengaría tanto ingreso como se piensa.

La Dirección General de Impuestos Internos (DGII) estima el gasto tributario y publica su desagregación en un nivel de detalle bastante amplio, lo que nos permite identificar las partidas principales: exenciones generales al ITBIS (salud y alimentos), zonas francas (impuesto sobre la renta y aranceles), impuestos sobre los activos, exenciones específicas al ITBIS (compras por internet, concesiones y contratos públicos, minería y turismo), y los impuestos a los hidrocarburos.

No parece viable reducir estas partidas por diversas razones:

La vía óptima (en términos de recaudación y no de bienestar) sería eliminar las exenciones del ITBIS a los alimentos de primera necesidad y a la salud. La demanda de estos bienes y servicios es por definición inelástica, lo que significa que un aumento del precio no reduciría mucho la cantidad comprada. Sin embargo, en materia de bienestar sería una política totalmente regresiva que vendría a aumentar la brecha de ingresos reales de la sociedad dominicana, y conllevaría un costo político demasiado grande.

Se estima también un gasto tributario en zonas francas por motivo de aranceles. Esto asume que, si no existiese el régimen especial, se pagarían impuestos por las importaciones; la realidad es que la mayoría vienen de Estados Unidos, lo que les permitiría acogerse al acuerdo DR-CAFTA. Este gasto tributario podría estar, en gran parte, sobreestimado.

Aumentar los impuestos a la minería y el turismo, o el ISR de zonas francas, importantes fuentes de divisas del país, es una apuesta riesgosa de cara a la pobre capacidad de generar dólares en República Dominicana. Las exenciones a los impuestos sobre los hidrocarburos están asociadas a la generación eléctrica, por lo que cualquier cambio aquí pudiese tener un impacto importante en el precio de la energía pagado por los usuarios finales (hogares y empresas) del sector privado.

El gasto tributario asociado al impuesto al patrimonio también está sobreestimado. La forma en que funciona el impuesto sobre la renta de las empresas es que pagan el 27% de sus utilidades netas y si no tienen ningún movimiento, pagan el 1% de sus activos (de esta forma se protege al fisco de la evasión de impuestos a través de empresas «fantasmas» que no operan, pero tienen gran cantidad de activos). La DGII asume que las empresas que pagan debidamente los impuestos sobre las utilidades están de alguna forma exentas de pagar el 1% de sus activos; esto simplemente no es cierto. De forma que esta partida no es un gasto tributario real.

Aunque los datos arrojan que hay tela por donde cortar en materia de gasto tributario, este análisis de las partidas principales viene a aclarar que esto no es tan cierto.

Recomendaciones de política:

Este análisis no pretende descartar totalmente la vía del desmonte de exenciones, pero sí logra aclarar las realidades del gasto tributario.

Si bien la reducción a las exenciones del ITBIS puede tener un efecto regresivo, una política social adecuada (quizás a través del programa Solidaridad), pudiese mitigar el efecto si está bien focalizada. Hay que tener cuidado con los impuestos a la salud y la educación, de forma que no desincentivemos la inversión en capital humano.

Cualquier ajuste que se haga sobre los incentivos de Zonas Francas asociados al impuesto sobre la renta deben ser consistentes con las realidades de Centroamérica, ya que los capitales en este sector son más de 75% extranjeros y podrían espantarse con facilidad.

Un análisis exhaustivo de las exenciones es fundamental para poder disminuirlas.  Si se hace con un criterio que tome en cuenta el impacto a mediano plazo, entonces podría lograr resultados oportunos y trascendentes. Esto debe hacerse de la mano con la reducción de otras distorsiones que existen en el mercado de trabajo, financiero, transporte, energía, entre otros. Una reforma fiscal no existe separada del resto de la economía, tiene que ser pensada como parte integral de un todo que es mucho más que la suma de sus partes.

Diversificación energética: ¿a qué precio?

Por | Sin categoría | No Comments

Durante los últimos años, la República Dominicana se ha encontrado batallando para lograr ser un país más productivo y eficiente en términos de desarrollo y crecimiento económico. Uno de los retos más grandes ha sido el sector eléctrico, debido a su gran impacto sobre el gasto privado (costos de las empresas) y el gasto público (el subsidio eléctrico). El enfoque para el sector ha sido la búsqueda de una mayor y mejor diversificación de la matriz eléctrica en nuestro país, la cual para el periodo enero-noviembre del 2015, se compone mayormente de Fuel oil no. 6 (42%), gas natural (28%) y carbón (14%), el resto con participaciones no tan relevantes y por debajo del 10% del total, según datos de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE). Se espera que la participación del carbón aumente debido al proyecto de Punta Catalina y por igual la energía solar debido a la inauguración del parque de energía solar fotovoltaica en Monte Plata. La idea de una mayor diversificación es verdaderamente importante, pero ¿realmente se está diversificando de la manera más eficiente?

Durante los últimos años las organizaciones mundiales han puesto el cuidado del medio ambiente como uno de sus principales objetivos, y como resultado de esto se han realizado múltiples medidas para que los países tomen conciencia de lo que está sucediendo. El primer paso importante hacia un régimen verdaderamente mundial de control y reducción de las emisiones de  gases efecto invernadero (GEI) fue el Protocolo de Kyoto, y proporciona la base esencial para cualquier acuerdo internacional sobre el cambio climático. Recientemente, tenemos el Acuerdo de Paris, realizado el pasado 12 de diciembre del 2015, en el cual se sentaron las nuevas bases para el cuidado del ambiente. En este nuevo acuerdo se reunieron 195 países que se comprometen a hacer todo lo posible para evitar que las temperaturas medias mundiales aumenten más de dos grados Celsius con respecto a los niveles anteriores a la revolución industrial y “quieren seguir esforzándose” por limitar el incremento a 1.5 grados Celsius, tal como exigían, entre otros, los países más vulnerables del océano Pacífico.

Conociendo estos acuerdos tanto actuales como del pasado, surge la idea de conocer la razón por la cual nuestro país ha optado por la creación de una planta de carbón. El verdadero problema de esto radica en que solo se están viendo los costos evidentes, ignorando las externalidades negativas generadas. Estamos ahorrando en el presente, pero debemos cuidar que los costos futuros no sean abrumantes.

Comparado con los combustibles derivados del petróleo, el carbón es mucho más económico como fuente de energía, lo que ha influenciado a países como Reino Unido a implementar masivamente esta tecnología. Sin embargo, como consecuencia de sus actos durante el 2015, Reino Unido fue demandado por Bruselas debido a las altas emisiones de las plantas de carbón. Los humos tóxicos de las plantas de carbón en Gran Bretaña son responsables de 1,600 muertes prematuras al año, y los costos de salud de los daños causados a los sistemas respiratorios, han llegado al estimado más alto de € 3.7 billones (£ 2.7bn) al año.

República Dominicana posee sectores como la agricultura, la ganadería y el turismo que son fuentes importantes de divisas, y podrían ser impactadas en el largo plazo por la contaminación de nuestros ecosistemas. La sugerencia no es desestimar las plantas, sino evaluar su impacto sobre la economía, de manera integral, y a tiempo.

A la vez que países como Chile deciden subsidiar en un 100% las instalaciones de paneles solares, República Dominicana ha optado por eliminar cualquier tipo de incentivo a las energías renovables. Esto no parece ser congruente con una estrategia de desarrollo nacional de largo plazo bien pensada.

Nuestro país es rico en recursos y tiene la capacidad suficiente para lograr diversificar la matriz energética de una manera más eficiente, limpia, y orientada al desarrollo sostenible. Falta disposición para lograr soluciones mejores y más inteligentes, no lo más fácil y barato en el corto plazo. Las negociaciones del pacto eléctrico se mantienen estancadas durante este periodo pre-eleccionario, pero al menos son un pequeño indicio de querer generar un cambio desde la fuente principal del sector. De manera positiva, esta creación de la planta de carbón podría impulsar aún más el proceso de industrialización, necesario para el desarrollo y crecimiento de la nación como país en vía de desarrollo. Es importante que la población entienda que la diversificación es buena para el sector y para el país, el problema radica en cuáles son las opciones y cuál es la más eficiente para el desarrollo y crecimiento de la República Dominicana.

El debate republicano: ¿radicalismo o no?

Por | Sin categoría | No Comments

A pesar de las diferentes trayectorias que los pre-candidatos tomaron hacia la candidatura presidencial, Donald Trump, John Kasich y Ted Cruz se posicionan como los mayores representantes republicanos para las elecciones. Trump se ubica como el republicano con más delegados (739), convirtiéndose estadísticamente en el favorito con un 59.74% de los votos necesarios para ser nominado. En caso de que ninguno de los candidatos alcance los votos internos suficientes, la carrera a Washington podría concluir con alguna alianza estratégica entre ellos.

Donald Trump es un empresario y mediático, que desde sus inicios en la política ha participado en movimientos tanto republicanos como demócratas. John Kasich, por otra parte, es el actual gobernador de Ohio, que ha servido en nueve términos en la casa de representantes del congreso de Estados Unidos. Ted Cruz es un político y senador de Texas, graduado de Princeton y Harvard Law, cuyo sistema refleja la forma de pensar republicana.

Si bien es cierto Trump lidera los votos, si el mismo no logra alcanzar los delegados necesarios, las encuestas indican que, a pesar de que Cruz lleva ventaja, el partido optaría por Kasich para hacerle frente a los demócratas en las elecciones presidenciales el próximo noviembre; alegando que este ha tenido un recorrido eficaz de electibilidad y experiencia basándose en los valores republicanos.

Ahora bien, ¿por qué Trump genera tanta controversia? Posiblemente porque, aunque tiene influencia significativa en el mundo empresarial, su carrera como figura política apenas inicia y desde ya aspira al trono presidencial; además de proponer medidas muy radicales, en una sociedad caracterizada por gran diversidad ideológica. Por otra parte, la visión política de nuestros días está influenciada por la división generacional. Nuestros abuelos buscaban un trabajo y tenían una casa, hoy en día lo normal entre estudiantes es buscar un trabajo, habiendo pasado por varios trabajos sin paga, con el fin de poder financiar su deuda. Luego de desligarse de este compromiso, entonces tienen mayor libertad para tomar decisiones económicas. El sector empresarial ha ganado más peso en las decisiones gubernamentales a través de los años. Al ser Trump un empresario exitoso, la inclusión del dinero y del poder empresarial encaminan su candidatura.

Tanto Trump como Kasich desean reestructurar y simplificar sistemas de impuestos, argumentando que esto beneficiaría a las empresas y a las familias de clase media y baja. Kasich propone reducir el impuesto sobre la renta de un 35% a un 25% para las grandes empresas, mientras que Cruz alega que dicho impuesto debería establecerse en 16%. Trump, en un sentido más ambicioso, propone que, sin importar el tamaño de la empresa, el impuesto no supere el 15%. En cuanto a impuestos personales se refiere, Trump propone que los solteros con ingresos menores de US$25,000 al año o matrimonios que entre ambos perciben menos de US$50,000 anuales, quedarían exentos del impuesto sobre la renta. De ser así, se eliminaría el impuesto en 75 millones de hogares.

Ambas medidas se han considerado un tanto extremas por sus oponentes, ya que el impacto en la recaudación tributaria sería más que significativo, lo que compromete los programas sociales del Estado. La posible incidencia de esta reforma para República Dominicana es ambigua. Por un lado, podría esperarse que aumente el flujo de remesas como consecuencia del mayor ingreso disponible de los trabajadores; no obstante, la menor carga impositiva para las empresas incentiva la inversión en Estados Unidos, lo que podría resultar en menor flujo de capitales hacia nuestro país, así como menor inversión extranjera directa.

En el sector educativo, Kasich defiende la no intrusión del gobierno federal, inclinándose por el manejo de los entes educativos exclusivamente por su distrito. La reforma planteada apunta a reducir el costo de la educación, disminuir la deserción escolar y fortalecer las capacidades de la fuerza de trabajo. A pesar de su política de no intrusión por el gobierno federal, propone aumentar los subsidios del gobierno a las universidades públicas e incentivar los estudios en línea. Muchos dominicanos optan por migrar a los Estados Unidos para que sus hijos tengan un mejor futuro; las tarifas, tanto de educación temprana y superior, toman un gran peso en estas decisiones para las familias dominicanas.

Los tres candidatos se encuentran a favor de defender la segunda enmienda de la constitución, que promulga el derecho del porte de armas a toda persona con el fin de auto-protección. También proponen eliminar las prohibiciones de diferentes tipos de armas y municiones. La sensibilidad de este tema lo convierte en controversia: por un lado incita a los malhechores y criminales a portar armas, pero por otro, brinda protección y seguridad a los civiles. Como una forma de contrarrestar lo anterior, ambos proponen reforzar el sistema de regulación de armas, como fortalecer el sistema de verificación de antecedentes.

Los Republicanos siempre se han posicionado en contra del sistema actual de la seguridad social, estos entienden que un individuo debe de velar por su propio futuro. Trump y Kasich no son la excepción, ya que ambos están a favor de eliminar el actual sistema de la seguridad social llamado “pay as you go”, optando por la privatización del mismo. También se oponen al Obamacare, argumentando que este sistema ha influenciado en el alza de los precios de seguros médicos, afectando especialmente a las familias más pobres.

Por otro lado, en cuanto al comercio internacional, según los analistas de Trump, desde la entrada en vigor del acuerdo de noviembre de 1999, entre E.E.U.U. y China, se han perdido más de 10 millones de puestos de trabajo estadounidenses y más de 50,000 empresas. Trump se compromete a exigir el respeto de las leyes de propiedad intelectual y patentes como condición para entrar al mercado chino. El candidato también planea poner fin a las subvenciones de exportación y al mal manejo de las normas ambientales de empresas chinas.

Estados Unidos apoya el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), el tratado de libre comercio que involucra a países de Europa, América Latina y Asia, pero excluye a China. Este nuevo tratado de libre comercio, en la medida que hace más competitivas a las exportaciones asiáticas a EE.UU., podría perjudicar a los productores dominicanos. La postura republicana en relación a este tipo de acuerdo es crítica. Trump mantiene una visión proteccionista en cuanto a acuerdos como el anterior y comercio internacional en términos generales. El pre-candidato ha propuesto la implementación de barreras financieras y físicas entre EE. UU y el exterior. Al ser EE.UU. el socio comercial principal de nuestro país, estas medidas incidirían de manera significativa en nuestra economía.

Los tres candidatos han realizado propuestas catalogadas como radicales, aun dentro de los estándares del partido republicano. Las encuestas indican que Trump se encuentra mejor posicionado para ganar las elecciones internas y ser el candidato republicano en las elecciones presidenciales. En el marco del actual mandatario estadounidense Barack Obama, y su trayectoria en lo últimos ocho años, Donald Trump representa una tendencia totalmente contraria a la estructura e ideología actual del gobierno. El mercado global espera con ansias el resultado de las elecciones de la economía líder a nivel mundial, ya que las políticas estadounidenses siguen modelando el comercio y las relaciones internacionales.

Equidad de género laboral, más que un reto

Por | Sin categoría | No Comments

La desigualdad de género es un tema central en materia de políticas públicas en pleno siglo XXI. La equidad en el mercado laboral entre hombres y mujeres está lejos de alcanzarse, aún en los países desarrollados. Un estudio realizado por ManpowerGroup¹ arrojó que pasarán aproximadamente 20 años para lograr la equidad de género en el ámbito laboral a nivel mundial.

Para lograr este retador objetivo se requiere la intervención no sólo de las mismas empresas sino del gobierno en el diseño de políticas orientadas a incentivar la equidad. Ejemplo de ello es la ley implementada recientemente en Gran Bretaña, en la cual se obliga a las grandes compañías del sector privado a publicar cuánto le pagan a sus empleados hombres y mujeres; pero la nueva regla no queda sólo en la brecha salarial, sino que también se les obligará a publicar el número de hombres y mujeres que se encuentran en cada rango de sueldos.

La brecha salarial de género en el Reino Unido es del 66%, según el Foro Económico Mundial. Eso significa que las mujeres ganan alrededor de dos terceras partes de lo que los hombres ganan por trabajos similares. El Reino Unido no es la excepción: a las mujeres se les paga menos que a los hombres por hacer el mismo trabajo en la mayoría de los países del mundo, desde países desarrollados como EE.UU., hasta países en desarrollo como los de Latinoamérica, donde el problema es aún más pronunciado. En México, por ejemplo, menos del 4% de los puestos de dirección son ocupados por mujeres y, en promedio, ellas ganan 22.9% menos que los hombres, según cifras del informe de ManpowerGroup.

En República Dominicana también se observan diferencias relevantes en materia de igualdad de género. Según el censo más reciente (2010), las mujeres representan prácticamente el 50% de la población total. Las últimas dos décadas han sido claves para la inserción de la mujer en el sistema educativo, de hecho, las mujeres representan aproximadamente el 60% de los egresados universitarios. Sin embargo, desde el punto de vista del mercado laboral, según cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), la tasa desocupación ampliada² de la mujer en el año 2014 se ubicó en 23.1% frente a un 8.7% de los hombres, además éstas perciben ingresos promedios mensuales menores en un 21% en relación al percibido por sus homólogos masculinos. Estos datos evidencian que en la República Dominicana el desempleo es un fenómeno esencialmente femenino, a pesar de la importancia que en los últimos años se le ha dado al tema de equidad de género.

Es fundamental para la mujer combinar el trabajo remunerado con el tiempo destinado a los cuidados familiares, condición que la ha caracterizado históricamente. Sin embargo, lo anterior no debe ser considerado como posición de desventaja a la hora de buscar empleo, sobre todo por el hecho que cada día son más las mujeres que se encuentran en condición de madres solteras. Esto les impulsa a destacarse en el ámbito profesional con el objetivo de mantener un mínimo de calidad de vida para ellas y sus hijos.

Se hace imperante la necesidad de llevar a cabo mejores políticas que aseguren, no sólo la participación plena de mujeres y niñas, sino que reduzcan las brechas de desigualdad, considerando que los aportes de las mujeres a la sociedad y al desarrollo de la misma son fundamentales.

Actualmente, debe ser prioritario el compromiso adquirido por las empresas públicas y privadas en cuanto a la defensa de los derechos humanos, la igualdad de género y el acceso a oportunidades.

El 17 de agosto de 1982, el gobierno dominicano emitió el decreto no. 4682, que creó la Dirección General de Promoción de la Mujer (DGPM) como una dependencia de la Presidencia de la República. Años más tarde (11 de agosto de 1999), fue promulgada la Ley no. 86-99, que dejó establecida la Secretaría de Estado de la Mujer, actualmente conocida como Ministerio de la Mujer (MMUJER). Este ministerio implementa planes, proyectos y programas con la finalidad de lograr el empoderamiento de las mujeres en la lucha por la igualdad y la equidad de género enfocándose en tres temas fundamentales: a) no violencia, b) salud y sexualidad y c) derechos económicos, sociales y culturales. En tal sentido, la vinculación con otros organismos gubernamentales es relevante para realizar las intervenciones adecuadas con miras a lograr los objetivos propuestos.

Las políticas públicas deben concentrar esfuerzos, recursos y espacios orientados hacia las mujeres, pues son ellas las más vulnerables a la pobreza, quienes reciben los salarios más bajos, además destinándolos en mayor medida al bienestar familiar. No obstante, es necesario que el sector privado tome una participación mucho más activa en el compromiso de combatir la desigualdad entre hombres y mujeres.

La enseñanza desde edad temprana sobre la importancia de la igualdad social es crucial para lograr resultados significativos mucho más rápido a los 20 años que se plantea a nivel mundial. Una educación consistente en estos temas, no sólo traerá consigo niveles de desarrollo superiores, sino personas con valores más orientados al respeto y a la igualdad.

¹El estudio se titula “7 Pasos hacia una inclusión consciente: una guía práctica para facilitar una mayor participación de mujeres en posiciones de liderazgo”.

²Desocupados ampliados/Población económicamente activa.

¿Realmente RD mejora en competitividad?

Por | Sin categoría | No Comments

La semana pasada, República Dominicana contó con la visita a la conferencia “Mercado de Valores, Motor de Competitividad” del destacado economista Xavier Sala -i- Martin, co-creador del Índice de Competitividad Global (ICG) para el Foro Económico Mundial. La importancia de este índice radica en que es representativo del nivel de prosperidad de países seleccionados, a través de la ponderación de una extensa lista de indicadores socioeconómicos. Los indicadores cualitativos obtienen una calificación de 1.0 a 7.0, donde 7.0 implica un mejor desempeño en esa categoría. Los indicadores cuantitativos son utilizados en su unidad original. Estas calificaciones son ponderadas y generan una calificación final. Comparando el reporte de 2011-2012 con el de 2015-2016, que es el actualizado, el país ha escalado del puesto 110 al puesto 98. No obstante, su calificación en base a 7 puntos solo ha aumentado dos décimas. De esta divergencia surge la interrogante: RD escala en el ICG pero, ¿realmente mejora?

Tanto las puntuaciones como la escala en posiciones indican que al menos algunos indicadores mostraron mejorías. No obstante, la realidad es que una gran parte no lo hace. La mejoría de nuestro índice se apoya principalmente en indicadores macroeconómicos que abordaremos más adelante. No obstante, los indicadores sociopolíticos son los que muestran mayor estancamiento o decrecimiento. República Dominicana no ha mostrado cambios significativos en los indicadores relacionados a servicios de salud y educación primaria desde los resultados arrojados en el índice de 2011-2012. Si bien la comparación arroja una mejoría de los indicadores relacionados a la calidad de la educación primaria, otros indicadores tales como la tasa de participación de alumnos en la misma, e indicadores de salud (específicamente prevalencia de enfermedades específicas, como VIH y tuberculosis) permanecen estáticos. Igualmente, la tasa de entrada de alumnos a la educación secundaria se mantiene en un 75.9% sin mostrar mejoría. De igual manera, han empeorado los indicadores de entrenamiento para oficios específicos.

Otra categoría que muestra críticas debilidades es la calidad y eficiencia de las instituciones. El reporte del Foro Económico Mundial indica que la mayor parte de los indicadores de este pilar se encuentran estancados o han empeorado sus calificaciones. En un contexto general, los indicadores específicos de la categoría, resaltan la urgencia de una mayor transparencia en aumentar la confianza de la sociedad en las instituciones públicas. Otras estadísticas con resultados negativos tienen que ver con la eficiencia de los mercados de trabajo, de bienes, y financiero, los cuales mostraron un estancamiento en su calificación, en el caso del primero, y reducciones, en el caso de los dos posteriores.

Cabe destacar que el ambiente macroeconómico mostró una importante mejoría en su calificación, influenciado principalmente por el aumento de los ahorros nacionales como porcentaje del PIB de un 11.6% a un 18.1%, una reducción de la inflación de un 4.8% a un 3.0%, y una disminución del déficit presupuestario como porcentaje del PIB de un 3.6% a un 3.0%. No obstante, la deuda general del gobierno aumentó de un 33.8% a un 35.1%. El mejoramiento de los indicadores relacionados a los mercados doméstico y foráneo, el aumento del Producto Interno Bruto por poder de paridad de compra, y de las exportaciones como porcentaje del mismo, fueron otros factores que contribuyeron positivamente a nuestro resultado final.

La disyuntiva principal emerge del contraste presentado anteriormente. La falta de homogeneidad en la evolución de los indicadores ha causado que la puntuación general del país haya mostrado una mejoría muy reducida, aunque en términos de posición la recuperación es evidente. Esto puede indicar, a groso modo, que la competitividad de la República Dominicana ha mejorado destacadamente en comparación con el resto de países, pero no tanto con respecto a sus propias estadísticas. Otro factor importante es que una gran porción de los indicadores que mostraron mejoría no necesariamente son percibidos por la sociedad de manera directa. Los que han mostrado estancamiento o empeoramiento sí la afectan. Un ciudadano normal no percibe directamente cuando el PIB aumenta, pero sí cuando el sistema educativo mejora.

Entonces, ¿por qué se da esta disyuntiva? Hace falta que los aspectos económicos que, según el informe, han mostrado una mejoría considerable, se traduzcan en la práctica para que mejoren no solo las condiciones de vida de la sociedad, sino la percepción de la misma de la economía local. Es imperativa una distribución del presupuesto e ingresos nacionales adecuada, y posteriormente que se garantice la apropiada utilización de los mismos, para crear el puente de conexión entre esos indicadores y la sociedad.

Sala-i-Martín y la Competitividad en República Dominicana

Por | Sin categoría | No Comments

En el marco de la próxima visita del profesor Sala-i-Martín a República Dominicana, invitado por la Asociación de Puestos de Bolsa a la conferencia magistral “Mercado de Valores, Motor de Competitividad”, resulta interesante revisar la trayectoria y los aportes del economista que perfila ser un futuro ganador del Premio Nobel de la Academia Sueca.

Nacido en España y de nacionalidad estadounidense, Xavier Sala-i Martín es doctor en economía por la Universidad de Harvard, actualmente catedrático de la Universidad de Columbia, asesor del World Economic Forum (WEF), colaborador del periódico “La Vanguardia” y autor de varios libros sobre crecimiento económico y liberalismo. Adicionalmente, es fundador y Presidente de Umbele: Un Futuro Para África, una ONG para el desarrollo económico de dicho continente. También ha sido consultor en el Fondo Monetario Internacional y en el Banco Mundial  e investigador en el Centro de Investigación de Política Europea en Londres.

Además de introducir por primera vez en su tesis doctoral (1990) el término de “convergencia condicional”, que es hoy en día uno de los fundamentos universales en el análisis del crecimiento económico, es el padre intelectual del Índice de Competitividad Global (Global Competitiveness Index) construido anualmente por el WEF, reporte del que Sala-i Martín se mantiene como editor en jefe.

 Competitividad y Mercado Financiero en República Dominicana

El Índice Global de Competitividad 2015-2016 fue publicado el pasado mes de septiembre por el WEF, en el que se analizan diferentes países y regiones del mundo en materia de competitividad.

El reporte define competitividad como “el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan la productividad de una economía, que a su vez establecen el nivel de prosperidad que dicho país puede alcanzar”. Para la construcción del índice se evalúan tres áreas generales: los requerimientos básicos, el nivel de eficiencia y la innovación, cada una con sus respectivas sub-divisiones, para un total de 12 pilares, cuya ponderación otorga un ranking a cada país, siendo 1 la mejor calificación posible.

Actualmente, República Dominicana se coloca en la posición 98 de 140 países, avanzando del lugar 101 que ocupó en el reporte anterior. No obstante, al compararnos con la América Latina y el Caribe, nos encontramos inferior a la media; estando por debajo de nosotros sólo Argentina, Nicaragua, Bolivia, Paraguay, Venezuela y Haití.  Chile (35), Panamá (50) y Costa Rica (52) figuran como los líderes de la región. La mayor debilidad de RD es la falta de un ecosistema de innovación y sofisticación, la fragilidad de las instituciones y la calidad de la educación, indicadores que nos sitúan en el lugar 118, 112 y 104, respectivamente.

En mayo del 2015, Margareta Drzeniek, también representante del World Economic Forum, estuvo en el país para la presentación del informe “Cierre de la Brecha de Competitividad a través de la Formación Técnica e Innovación en América Latina”. En esta oportunidad la especialista citó que mejorar el marco macroeconómico e institucional, impulsar una cooperación público-privada más estrecha y desarrollar programas educativos eficientes son factores claves que necesita el país para cerrar la brecha de competitividad, además de resaltar que lo más importante es empezar con pequeños pasos en áreas particulares.

Para que el sistema financiero dominicano logre su desarrollo potencial, el tema de la competitividad es esencial, ya que ambos factores se retroalimentan entre sí: si la competitividad es baja, el desarrollo financiero se ralentiza; y si el sector financiero se estanca, la competitividad se desacelera. En este sentido, el mercado de valores del país apunta a seguir fortaleciéndose, lo que demuestra la confianza de los inversores en nuestro mercado, que a su vez serviría de impulso para aumentar la competitividad financiera de República Dominicana. De hecho, actualmente el valor del monto en circulación en diferentes instrumentos asciende a RD$595,0000 millones. Esta cifra representa aproximadamente el 23% del PIB nacional.

Tanto la innovación como el capital humano de calidad son fundamentales para que este esquema de competitividad continúe mejorando. La posición geográfica de nuestro país nos ofrece una ventaja comparativa natural, sin embargo, no es suficiente para competir con el resto del mundo. Como demuestra la literatura económica, la diferencia en productividad es el principal determinante de la brecha de prosperidad entre países, por lo que el impulso del nivel productivo debe ser un punto central en las agendas políticas de países como República Dominicana.

El Debate Demócrata: Entre el Populismo Radical y el Socialismo Popular de Mercado

Por | Sin categoría | No Comments

Hillary Clinton y Bernie Sanders son los dos candidatos del partido demócrata que aún quedan en la lucha por conseguir un puesto en las elecciones presidenciales de noviembre de 2016. Si bien Hillary Clinton es la pre-candidata aparentemente dominante, las estadísticas muestran que Bernie Sanders aún no puede descartarse. Aunque pertenecen a la misma alineación política y socioeconómica, ambos partidarios tienen agendas económicas que difieren.

Tanto Clinton como Sanders proponen un ajuste del salario mínimo en el país, que actualmente se encuentra en US$7.25 la hora. Clinton plantea un incremento a US$12 la hora, mientras que Sanders propone elevarlo a US$15 la hora. Ambos incrementos son significativos y muchos consideran difícil de implementar por sus efectos en el empleo.  Un fuerte incremento en el salario trae consigo aumentos en el salario real, lo que podría generar presiones sobre el desempleo, sobre todo de los de menores productividad.  A mediano plazo se podría ver un incremento en los niveles de precios.  Un incremento en el desempleo traería consigo un impacto sobre las remesas de países como la República Dominicana, y el eventual incremento de los precios también incrementaría el costo de nuestras importaciones.  Sin embargo, un efecto positivo podría una migración de contrataciones a países como el nuestro bajo el esquema de Zonas Francas.  Es por esto que esta política de incremento de salarios no es tan sencilla de implementar.

Un aspecto que ha generado mucha expectativa en referencia a ambos candidatos, es cómo piensan abordar los cambios del sector educativo. En el marco de un sistema educativo tanto público como privado bastante costoso en los Estados Unidos, Clinton propone entregar US$17 billones en subsidios para invertir en educación superior, y bajar los intereses de los créditos universitarios a los préstamos actuales y futuros. Adicionalmente, se ha trazado como objetivo eliminar los pagos en los colegios comunitarios. Por otro lado, su contrincante Sanders ha sido más drástico. Este propone eliminar los pagos en todas las universidades públicas estadounidenses. La reducción de los costos de educarse apunta a incrementar la cantidad de personas que reciben educación superior y a liberar también presupuesto de los bolsillos de los graduados.  Con el tiempo ambos enfoques tendrían un efecto positivo en el gasto privado (mayor disponibilidad para otros gastos) y un incremento en la capacidad de crecimiento a mediano plazo para esta economía. Un punto importante sería la forma en que se realice este proceso, pues la receta de Sanders podría incluir reducción en algunos costos universitarios que se pueden traducir en temas de calidad de las universidades públicas o migración de talentos a las privadas.   ¿Tendría esto alguna incidencia en nuestro país? A mediano plazo claramente un mayor crecimiento de este país, repercutiría positivamente en el crecimiento dominicano.  Otro punto es que posiblemente los hijos de dominicanos que viven en los Estados Unidos tendrían una mayor posibilidad de educarse y con ello mejorar su capacidad de generar ingresos a futuro.  Por otro lado, si bien ninguno de los dos candidatos ha declarado nada concreto sobre la inclusión o no de los estudiantes internacionales, y esto podría ser un riesgo o una oportunidad.  Esta política podría convertirse en un riesgo en la medida que la reducción del costo esté enfocado en estudiantes locales, y una forma de financiarlo será mediante incremento del costo a estudiantes internacionales (con lo cual quizás se podrían reducir las becas).  Si esta reducción se traduce en menor costos para estudiantes internacionales entonces claramente sería una oportunidad.

Ahora bien, ¿cómo espera Sanders solventar estos cambios tan drásticos? Propone aumentar los impuestos “especulativos” de Wall Street, incluyendo impuestos en acciones, bonos y transacciones financieras. Igualmente, aumentaría el impuesto marginal a los ingresos como forma de cubrir una expansión del programa de Seguridad Social. Hillary Clinton también desea expandir el programa de Seguridad Social, pero no ha sido clara al explicar cómo lo haría.

Un punto crucial a destacar, que podría tener consecuencias en la República Dominicana, es la divergencia en lo referente a acuerdos de libre comercio. Si bien Clinton declaró que no se encuentra satisfecha con los resultados del Acuerdo Trans-Pacífico, en su gestión como Secretaria de Estado apoyó y firmó a favor de la aplicación de dicho pacto. Por su parte, Sanders se ha manifestado en contra de los mismos, indicando que estos no generan la cantidad de empleo que prometen, haciendo que los puestos de trabajo se trasladen de Estados Unidos a tierras foráneas. Esto lo ha llevado a manifestarse en contra de tratados tales como el NAFTA y el Tratado de Comercio entre Estados Unidos y Corea. La posición respecto al TPP es una oportunidad para República Dominicana, ya que su firma podría significar un riesgo para las Zonas Francas textiles principalmente.

En adición, Sanders plantea implementar un “acuerdo de prevención de evasión de impuestos sobre sociedades”, que busca eliminar cualquier diferimiento de impuestos a dinero generado por empresas americanas multinacionales fuera de los Estados Unidos. En República Dominicana operan un sinnúmero de multinacionales norteamericanas, por lo que medidas de este tipo pueden incidir sobre las decisiones de inversión de las empresas estadounidenses.

Otras medidas ligadas a los programas económicos tanto de Clinton como de Sanders, incluyen sus planes energéticos; ambos desean implementar energía solar como fuente energética de los hogares norteamericanos. Por otro lado, Sanders considera necesario revisar la estructura del mercado financiero norteamericano y su nivel de concentración en unas cuantas empresas, sin exponer con certeza cuáles serían las medidas inmediatas.

El costo económico de las huelgas

Por | Sin categoría | No Comments

La práctica de hacer huelgas desorganizadas en la República Dominicana se ha vuelto costumbre, y la reciente manifestación por parte del sindicato de profesores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) es un ejemplo perfecto de las virtudes y los costos de permitirlas

La causa de los profesores es noble: dignificar la profesión con mejores salarios. Es imposible ir en contra de un móvil así. Sin embargo, la forma en que se realizan estas manifestaciones tiene costos evidentes y no evidentes sobre la economía dominicana que no deberían existir si en le país las huelgas fueran verdaderamente pacíficas y ordenadas.

El primer costo, y quizás el más evidente, es la paralización de la institución pública más grande de educación superior. Los estudiantes son las principales víctimas, ya que ven interrumpidas sus clases por una semana o más, lo que podría tener implicaciones de largo plazo en su educación. ¿Cómo pretendemos que existan mejores profesionales en un país en que la principal universidad pública interrumpe clases regularmente para hacer protestas?

El otro costo, que no es tan evidente, es el efecto multiplicador de este desorden sobre la ciudad de Santo Domingo. El entaponamiento y la congestión de las vías públicas tiene un costo a los comercios, empresas y personas que es difícil de cuantificar, pero existe.

El Estado tiene la obligación de ordenar esta situación, no a través de la violencia, pero sí exigiendo el cumplimiento de las leyes y normas. No está permitido obstaculizar la vía pública. No está permitido agredir a vehículos y personas con piedras u otras herramientas. No está permitido, o no debería estarlo, interrumpir el proceso educativo de nadie. Todos los ciudadanos tienen derecho a protesta pacífica en un estado moderno de derecho universal e incluyente, como el que esperamos de nuestra República Dominicana, pero debemos velar porque el costo económico de las huelgas no sobrepase sus posibles beneficios.

El rol que juega la mujer en el sistema financiero dominicano

Por | Uncategorized | No Comments

El rol que juega la mujer en el sistema financiero dominicano

La importancia que tiene la mujer en la sociedad ha cobrado fuerza en la mayoría de los países. La inequidad de género se ha convertido en un tema fundamental para el desarrollo económico y social a nivel mundial.

De hecho, dentro de la nueva agenda mundial de objetivos para el desarrollo sostenible 2030, la equidad de género es un pilar esencial.

República Dominicana no se queda atrás en la consecución de este tipo de objetivos. Según el censo más reciente (2010), las mujeres representan prácticamente el 50% de la población total.

Las últimas dos décadas han sido claves para la inserción de la mujer en el sistema educativo, un escalón fundamental para aumentar el rol social de las mujeres y el incremento de oportunidades en el mercado laboral. Según el Banco Central (BCRD), la tasa de participación laboral femenina ha aumentado de forma consistente en República Dominicana, pasando de 46.9% en el 2000 a 52.2% en 2015.

cartera-credito-generoSi bien los cotizantes masculinos (para el mercado formal) es superior al número de cotizantes femeninos, el salario promedio de la mujer en el sector formal es ligeramente mayor, alcanzando en enero 2016 RD$20,479 mensuales respecto a RD$19,961 de los hombres.

Un área de especial sensibilidad a la hora de abordar el tema de género a nivel global es la integración de la mujer en el sistema financiero, ya que el acceso al crédito puede representar una barrera para el desarrollo de la mujer en otras áreas.

Al evaluar la data para República Dominicana, se observa que, en promedio, los hombres reciben más préstamos que las mujeres de las entidades reguladas, en la mayoría de las provincias, ocupando una media del 62% del total de la cartera.

Sin embargo, este resultado se ve afectado por la realidad de que los hombres tienen más préstamos comerciales. De hecho, mientras la participación de la mujer es 26% en préstamos a Pymes, en préstamos de consumo e hipotecario esta participación se incrementa a 39% y 42%, respectivamente.

Un dato importante es que la participación de la mujer fue un 52.4% en el micro-crédito en estas entidades al cierre de 2015. Así mismo el balance promedio en casi todos los instrumentos es ligeramente menor para las mujeres. No obstante, la participación de la mujer ha mejorado en los últimos años.

Es probable que este resultado sea el reflejo de la menor participación de la mujer en el mercado laboral. De hecho, cuando se comparan los balances respecto al tamaño de los empleados por género el resultado es diferente.

Si tomamos en cuenta la cartera de préstamos personales (consumo e hipotecario), por cada 100 mujeres laborando existen 44 préstamos, comparado con 32 para los hombres. Las mujeres presentan un balance promedio 10% mayor que el de los hombres al cierre 2015.

La mezcla de productos es también diferente. En el caso de las mujeres 37 de cada 100 pesos que tienen en préstamos corresponden a hipotecarios, 9 pesos están en tarjetas de crédito y 40 en préstamos de consumo. En el caso de los hombres, 30 de cada 100 pesos corresponde a préstamos hipotecario.

Esto podría reflejar la ponderación que otorgan las mujeres al bienestar familiar, es decir, poseer una casa propia, garantizar mejor nivel educativo para sus hijos, al igual que una mayor protección en términos de seguridad social y, en general, mantener un nivel mínimo de calidad de vida.

La historia en el ahorro es similar, a diciembre de 2005 las mujeres sumaron un total de RD$270,000 millones en cuentas de depósitos vs. RD$365,000 millones para los hombres.

Sin embargo, cuando analizamos en términos netos (depósitos – crédito) a diciembre 2015 son superiores para las mujeres, que alcanzaron RD$109,643 millones, frente a RD$99,272 millones de los hombres; es decir, 10% superior.

Participación de la mujer por tipo de crédito

Es importante resaltar que, si bien la mujer tiene una menor participación en la cartera por tipo de créditos, su tasa de morosidad es mucho menor que la de los hombres, en 1% aproximadamente, demostrando la responsabilidad financiera de la población femenina.

En los préstamos al consumo es donde más se evidencia la diferencia entre las tasas de morosidad por género, siendo para las mujeres de 3% aproximadamente y para los hombres el 4%.

En fin, la mujer sigue siendo un elemento importante para el sistema financiero, dado el grado de participación que ha cobrado en los últimos años en todos los ámbitos de la cotidianidad dominicana. No sólo se preocupan por sus intereses personales, sino por las del grupo familiar que les rodea, demostrando de esta manera mayor seguridad al momento de asumir cargas crediticias y emprender diversos proyectos.

En República Dominicana, las políticas públicas y privadas se orientan cada día más a la protección e inserción de la mujer; el Gobierno participa a través de ayudas sociales para el caso de madres en condición de pobreza; y desde el ámbito privado son cada día más los productos y servicios diseñados para las necesidades de las mujeres, que en condición de madres solteras o no, demuestran un mayor protagonismo en el desarrollo integral de la sociedad dominicana.

Este artículo es un contenido original del Periódico elDinero