Importancia del conocimiento de los instrumentos bancarios

Por junio 13, 2016Sin categoría

Los sistemas financieros tienen muchos instrumentos con distintas funciones que le permiten al consumidor tener un mejor desempeño en términos monetarios. A pesar de esto, existen muchas personas con poco conocimiento sobre este tema, ocasionando en su mayoría la poca inserción de las mismas al sistema financiero. Debido a esto se pudiera afirmar que educar al individuo en el mundo de las finanzas debe resultar primordial en la población dominicana.

Es importante destacar que en toda economía existen diversos agregados monetarios, los cuales se diferencian entre sí por su grado de liquidez, los más importantes son M1, M2 y M3. Sin embargo, en esta ocasión sólo se hará mención del agregado M1 de la República Dominicana, el cual está compuesto por el efectivo en manos del público más el dinero depositado en cuentas bancarias a la vista, denominadas también como cuentas corrientes. En otras palabras, es el dinero del cual podemos disponer de manera fácil y rápida para ejecutar cualquier tipo de gasto.

Ahora bien, como individuos, ¿Qué nos conviene hacer con nuestro dinero? ¿depositarlo? ¿tenerlo en efectivo? A diferencia del efectivo, tener una cuenta de ahorros genera algún tipo de interés. Abstrayendo la necesidad de efectivo por un tema transaccional, conviene depositar nuestro dinero y hacer las operaciones bancarias necesarias que estos tipos de instrumentos nos permiten; así el dinero que percibimos con cierta periodicidad no se quede guardado en nuestro bolsillo, sino que genera un excedente en forma de intereses.

Desde el punto de vista de las instituciones bancarias, los depósitos generan más liquidez, causando así, según el modelo Neo-Keynesiano, una cadena de eventos positivos donde el crédito, debido a la gran liquidez de los bancos, resulta ser más accesible por la baja del tipo de interés promedio. Esta facilidad de crédito tiene un efecto multiplicador: permite un incremento en la inversión, lo cual crearía empleos, bajando así la tasa de desempleo, y aumentando la producción. Este efecto traería como consecuencia un mayor crecimiento de la economía dominicana.

Participación de los Depósitos a la Vista en el Medio Circulante (M1)

Participacion de los depositosSegún data histórica para República Dominicana sobre la evolución de la participación de los depósitos a la vista sobre el medio circulante, se puede apreciar que los mismos han tomado un mayor peso a través de los años, sin embargo, esta tendencia se ha desacelerado. Al mes de mayo del 2016, según los datos del Banco Central, M1 cuenta con un balance de RD$281,746MM, del cual los depósitos ocupan el 70% con un valor de RD$197,308MM, mientras que el efectivo en poder del público ocupa el 30% restante, equivalente a RD$84,438MM.

Esta ralentización del crecimiento de la participación de los depósitos en el medio circulante está relacionada a un requerimiento de liquidez de la economía que es normal y ocurre en todos los países. Sin embargo, hay espacio para cierto aumento en esta participación en la medida que la población, en conjunto con los negocios, manejen una mayor proporción de las transacciones a través de medios de pago electrónicos; este tema va de la mano con un mayor énfasis en la educación financiera, campañas de bancarización de la población, y esfuerzos gubernamentales para la inserción de los negocios que aún, por razones relacionadas a la informalidad, sólo aceptan efectivo como medio de pago.

Por otro lado, en materia de seguridad, en la medida que se utilicen mayormente medios electrónicos, el incentivo a delinquir disminuye porque no se espera que los individuos carguen montos significativos consigo. En pro a esta idea, ya en el país, algunos sectores como el de transporte empiezan a moverse a un paradigma de pago electrónico a través de plataformas tecnológicas como UBER, Apolo Taxi, entre otras. Proyectos como estos en el resto de los sectores, en que los pagos se realizan principalmente en efectivo, podrían apoyar al crecimiento del sistema financiero vía inserción bancaria de la población y por ende impulsar el crecimiento en la economía.