Balanza de pagos – cuentas corrientes

Por agosto 24, 2016Sin categoría

La balanza de pagos es un instrumento contable que registra todas las transacciones entre un país y el resto del mundo en un periodo determinado. La misma, se subdivide en tres partes: La cuenta corriente, la cuenta de capital y la cuenta financiera.

-La cuenta corriente registra las transacciones de bienes, servicios, inversión y transferencias (principalmente remesas) entre locales y extranjeros.

-La cuenta de capital incluye las transferencias de capital desde y hacia el país.

-La cuenta financiera registra las operaciones de carácter financiero, las cuales son, principalmente, la contrapartida a las transacciones de las cuentas corrientes y de capital.

A estas tres cuentas, se añade una cuenta de ajuste denominada Errores y Omisiones, que refleja problemas de compatibilización estadística, junto con transacciones no declaradas como fuga de capitales.

Debido a la amplitud de este instrumento contable, sólo desarrollaremos en esta oportunidad la cuenta corriente, pues la misma se destaca por incluir la importación y exportación de los bienes y servicios del país, y también las inversiones y transferencias. Esta balanza se descompone en cuatro partes, las cuales son:

  1. Balanza de Bienes: registra las transacciones comerciales de exportación e importación de bienes.
  2. Balanza de Servicios: registra los ingresos y egresos por servicios.
  3. Balanza de Rentas: registran las remuneraciones pagadas a trabajadores que no son residentes en el país (rentas del trabajo); los intereses generados por inversiones hechas por extranjeros; el pago de dividendos que las empresas de capitales extranjeros giran al exterior, así como las retribuciones que perciben; y, también se registran aquí los intereses por préstamos y títulos de deuda (bonos).
  4. Balanza de Transferencias: corresponde a las transferencias en efectivo, como es el caso de las remesas enviadas por trabajadores emigrantes y las pensiones recibidas desde el exterior por extranjeros residentes.

Cada una de las balanzas tiene un saldo por separado, el cual de ser positivo se considerará como una entrada de divisas hacia el país (superávit) y de ser negativo implica una salida de divisas hacia el exterior (déficit).

Es importante destacar que los déficit y superávits en la cuenta corriente deben ser complementados con flujos de signo contrario en el resto de las cuentas, para lograr un equilibrio en la balanza de pagos como un todo. Por ejemplo, un país que mantiene un déficit de cuenta corriente tiene que financiar el mismo a través de su cuenta financiera por la emisión de deuda y/o flujos de inversión. Este es el caso de República Dominicana.

La balanza de pagos es un instrumento que puede ayudar a evaluar la economía de un país en relación al resto del mundo. En base a los resultados de la balanza de pagos se puede incluso formar expectativas y así poder tomar mejores decisiones de negocios.